EconomíaInternacional

Acuerdo histórico: Grecia pone fin a ocho años de rescates

Grecia ha cerrado aparentemente, por fin, la página de los rescates. Tras ocho años de crisis, recesión y de las imprescindibles medidas de austeridad, los ministros de la eurozona acordaron este viernes de madrugada liberar a Atenas de la tutela internacional. Eso sí, antes han aprobado un último tramo de ayuda al país de 15.000 millones de euros, así como ampliar en 10 años los vencimientos de buena parte de su deuda.

“Con todas estas medidas podemos decir con seguridad, que la deuda griega será sostenible en el futuro” afirmó el presidente del eurogrupo, Mario Centeno. “Reafirmamos nuestro compromiso de seguir apoyando a Grecia y a los griegos en sus esfuerzos de reforma para mantenerse en el rumbo del crecimiento sostenible”.

Este acuerdo histórico, alcanzado tras varias reuniones bilaterales y trilaterales entre los ministros de economía de Grecia, Francia y Alemania, es un balón de oxígeno para Grecia y para el gobierno populista de extrema izquierda encabezado por Alexis Tsipras.

De los 15.000 millones de euros del último tramo de ayuda, 5.500 se utilizarán para devolver su deuda y el resto para engrosar un colchón de efectivo que permitirá a Atenas cubrir sus necesidades de financiación durante 22 meses sin necesidad de recurrir a los mercados.

No obstante, el acuerdo también impone objetivos fiscales rigurosos y el país va a ser sometido a una vigilancia estricta hasta 2022 para comprobar que no dá marcha atrás en las reformas.

288.700 millones de euros en ayudas a cambio de ocho años de recortes y reformas

En estos ocho años, Grecia ha recibido más de 288.000 millones de euros en ayudas. A cambio, el país se ha sometido a profundas reformas de su sistema laboral, tributario, de seguridad social, pensiones o administración pública. También ha llevado a cabo privatizaciones, un saneamiento de su banca y, sobre todo, un severo ajuste fiscal, que ha conllevado un sacrificio enorme de la población.

De la recesión al crecimiento

Grecia ha conseguido así pasar de la recesión a un crecimiento del 1,4 % en 2017 y del déficit al superávit. La otra cara de la moneda es una reducción del PIB del 25 % y un paro persistente, del 20,1 %,, el más elevado de la Unión Europea.

El Gobierno de Tsipras tendrá ahora más margen para dejar de lado la austeridad, es decir para gastar más, siempre y cuando no revierta las reformas, consiga seguir creciendo y afiance la confianza de los mercados. En otras palabras, se le va a permitir empezar de nuevo a endeudar a Grecia.

Compartir

Leer respuestas y comentar (0)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *