Los mediáticos magos conocidos como ‘Los Cuatro Jinetes’ llevan desaparecidos un año. Su espectacular desaparición tras el igualmente espectacular robo del banco, propiedad del magnate Arthur Tressler (Michael Caine), será recordado durante generaciones. Thaddeus Bradley (Morgan Freeman), cabeza de turco del robo, tampoco les olvida y desde la cárcel ha amenazado públicamente con vengarse del mágico grupo de ladrones.

Mientras, el cartomago Jack Wilder (Dave Franco), el hipnotista Merrit McKinney (Woody Harrelson) y el ilusionista J. Daniel Atlas (Jesse Eisenberg), llevan meses ensayando bajo la supervisión de Dylan Rhodes (Mark Ruffalo), con el objeto de desenmascarar públicamente las ocultas intenciones de una empresa de tecnología. La escapista Henley Reeves (Isla Fisher) será sustituida por Lula (Lizzy Caplan), una maga experta también en escapismo muy aficionada a trucos truculentos y simulación de muertes.

Los cuatro jinetes están convencidos de que su trabajo dará pronto sus frutos. Sin embargo, el sociópata Walter Mabry (Daniel Radcliffe) les pondrá contra la espada y la pared al pedirles que realicen un robo por encargo.

Ahora me ves 2Una secuela muy entretenida que no pretende más que eso. Lo dice la sustituta de Isla Fisher, Lizzy Caplan, en las notas de producción y lo confirmamos nosotros. Más de lo mismo pero mejor, o casi. Normalmente en una película de acción al uso, en plan Los Mercenarios, Transporter, Hit-Man, o cualquier otra que no requiera más que empuñar un arma y darle al gatillo, cualquier excusa es buena para hacer una secuela de cualquier manera. Es más, con un par de líneas por página y una avalancha de tiros y explosiones y ya tenemos segunda parte. Esta película, mezcla de aventuras y comedia que prescinde de los elementos típicos de la acción Hollywoodiense (armas y explosiones) los guionistas han tenido que echar mano de la imaginación y esforzarse para llenar el libreto. ¡Y vaya si lo han hecho! Y es que la magia de verdad requiere de mucho ingenio.

Esta ‘Ahora me ves 2‘ soluciona muchos de los problemas de guión que tenía la original. Ahora el grupo protagonista, “Los cuatro jinetes”, tiene un objetivo claro. Se han convertido, por decirlo de alguna manera, en la cara pública de una misteriosa sociedad secreta llamada “El ojo”. Teniendo en cuenta su activismo, bien podría recordar a grupos organizados como AnonymousAdemás han hecho una revisión de villanos y se han dado cuenta de que haciendo bien la mezcla de antagonistas, la película podría ofrecer un sinfín de posibilidades y enredos. Todo con truco, claro, pero lo suficientemente bien llevado como para mantener la atención de los espectadores.

Imaginativos son también los títulos que explican los sucedido en la anterior ‘Ahora me ves‘. Un resumen necesario para entender la grandiosidad de estos jinetes y poner en situación a toda la audiencia. Imprescindible para refrescar quién es cada personaje y qué pinta en la trama habiendo pasado casi tres años exactos desde el estreno anterior.

Este rasgo, el de la imaginación, es la esencia general de la película. Gracias a ello tanto el director (Jon M. Chucomo los guionistas (Ed Solomon y Peter Chiarelli) resuelven de forma fantástica escenas de acción y giros de trama. Lo imposible se hace posible, con truco, para engañar al público con imposibles cambios de escenario, cuasi irreales cambios de vestuario e irrealizables escenas de distracción y robo. Una de las cuales, la del robo en una cámara de alta seguridad, destaca gracias a su planteamiento, su planificación, sus movimientos de cámara, la jocosa interpretación de los actores y la constante subida de tensión a lo “más difícil todavía”. Y un apunte importante, tras haber consultado a varios magos y prestidigitadores importantes, casi todo lo mostrado en la película es posible. Harían falta unos extraordinarios magos especializados para cada truco pero se pueden realizar.

Esta entrega es bastante más divertida y gamberra que la anterior. Responsable de ello es el alocado personaje que interpreta Lizzy Capla, Lula, una maga de verborrea inmunda un tanto histriónica aficionada a los trucos sangrientos cercanos al mal gusto; y al hermano gemelo maligno del hipnotista Merrit McKinney, Chase, también hipnotista que juega en el grupo de los malos y que es el típico gemelo malo antagónico, interpretado con encanto por el mismo Woody Harrelson. Un personaje tan simpático y maligno que bien se merecería tomar más protagonismo en la ya anunciada próxima entrega ‘Ahora me ves 3’.

Entretenida, cierto. Y como no pretende más que eso, pues en eso se queda. Los puntos negativos pasan por tener distintas subtramas que se van resolviendo sin mayores consecuencias -veáse el caso turbio en el que se ve involucrado el personaje Atlas-, con descubrimientos bastante decepcionantes -por ahí andan la misteriosa organización de ‘el ojo’-, y con relaciones forzadas -¿por qué siempre hay que meter una relación amorosa acascoporro?-. Preparad las palomitas y a disfrutar.

NOTICIAS

Estonia, de miseria comunista a meca tecnológica de Europa

Cuando, en 1991, Estonia se convirtió en un país independiente, sus líderes políticos visualizaron el futuro en algo tan abstracto como la codificación y...

Trump desatado: “He heredado un desastre”

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha ofrecido este jueves su segunda rueda de prensa desde que llegó a la Casa Blanca, una comparecencia...

Estibadores: las claves del conflicto

El conflicto en el sector de la estiba en España está en su punto más álgido. Los puertos españoles están pendientes de un hilo...

Ayer los mineros, hoy los estibadores y mañana… la quiebra

Estos días con la nueva reforma para liberalizar la actividad portuaria, los grupos de presión de turno están calentando motores. Primero habría que ver...

Sobre el liderazgo

Si hay algo que ha aportado munición a aquellos que se desgañitan contra el capitalismo es, sin duda, la pésima gestión, no solo a...
Valora este artículo

No hay comentarios

Deja un comentario