Make America Great Again, ¿o no…?

Después de todo el barullo que se ha montado en torno a la elección de Donald J. Trump se ha alzado como el vencedor gracias a su victoria en los estados claves, gana al superar los 270 votos electorales, aunque pierde por algo más de medio millón de papeletas en el voto electoral. Así y con todo, el magnate se convertirá en el 45º Presidente de Estados Unidos, y todo, porque Obama se cachondeó de él en la cena de corresponsales del año 2011. Ése fue el día cero, y la hora h, el inicio del fin del sueño de “La Clinton”, si Obama se hubiese estado calladito…

Visto lo visto, mis primeras dudas fueron: ¿Y ahora qué se le ocurrirá a este hombre?, ¿tendrá un plan para sus 100 primeros días? Porque, no nos engañemos, son los realmente importantes, son los que permiten a un presidente entrante hacer aquello que venía a hacer. Si es que tenía pensado hacer algo, -algunos viene a pasearse por el mundo en el Air Force One, y la verdad es que queda de maravilla en los telediarios del país anfitrión- aunque me da a mi en la nariz, que para bien o para mal, Trump hará cosas, o al menos lo intentará.

Así que, ni corto ni perezoso, me abalancé sobre su web, y allí me encontré con lo que andaba buscando: El contrato de Trump con el pueblo americano para aquello de… “Make America Great Again”.

En éste “su contrato”, -porque el señor Trump ha firmado el documento, y además, le ha dejado un espacio al lado para que usted haga lo mismo, y a ser posible lo cuelgue en la pared o se lo enseñe a su cuñado, el demócrata ése…-, volviendo al documento, ahí tenemos algunas de sus primeras medidas como presidente y, la verdad, es que el documento no tiene desperdicio.

Partiendo de algunas cosas que son directamente irrealizables,  bien porque aún teniendo mayoría republicana en Congreso y Senado, la mayoría no es de Trump, ni Trumpista. En Estados Unidos, cada representante se debe a su distrito, en el caso de los congresistas y a su Estado en el caso de los senadores, -hay dos por cada uno de los 50 Estados de la unión-.

Otras son directamente anticonstitucionales, y ya se encargará el Tribunal Supremo de hacer la correspondiente criba, decapitación y posterior incineración de las “idas de olla” del presidente.

Brevemente, y antes de continuar, quisiera felicitar al Liberarian Party Americano, y a su candidato a la presidencia, Gary Johnson, por haber logrado el mejor resultado de la historia del movimiento libertario en Estados Unidos, con 4.285.517 votos, y un 3,27% del electorado. Espero y deseo que en 2020, se luche por ganar varios estados. Aunque quizás, haga falta un candidato con algo más de garra,- quizás, Austin Petersen-, y más financiación. La campaña de Hillary Clinton ha sobrepasado los 1.100 millones de recaudación final, y la de Trump, los 700 millones. Obtener más de cuatro millones cien mil votos con una recaudación de 10 millones es casi heroico, pero es necesario dar el siguiente paso.

De vuelta al documento, cabe preguntarse ¿cómo lo resumiría en pocas palabras?: es un ataque a la línea de flotación del establishment. O, al menos, el comienzo.

Propone entre otras cosas, una enmienda constitucional para ampliar la limitación de mandatos a todos los miembros del congreso. Contando con que hay congresistas que llevan casi 40 años en la cámara de representantes, no creo que les haga especial ilusión el tema.

También plantea prohibir que lobbies internacionales aporten fondos a las campañas electorales; este punto en concreto estoy seguro de que lo habría propuesto Hillary, tal y como hemos visto con su fundación

Pero, la que pienso que es quizás la parte más interesante de este documento, son sus primeras medidas económicas, que si bien no son tan ambiciosas como las que presentaba el Libertarian Party, sin duda son mucho mejores que las presentadas por Hillary Clinton.

EEUU - Donald Trump - ImpuestosTrump promete algo que parecía olvidado en Estados Unidos, sobre todo desde que Barack Obama llegó a la Casa Blanca en 2008: una gran bajada de impuestos, de hecho, la más ambiciosa desde la etapa Reagan. Una rebaja media del 35% y un ambicioso plan de deducciones, un buen comienzo.

Una de las obsesiones del magnate durante la campaña ha sido el Impuesto de sociedades, pues bien, propone su rebaja a nivel federal, pasando del 35% actual, al 15%.

Este plan fiscal, aunque más amplio, es sin lugar a dudas, el más ambicioso propuesto por un presidente desde hace mucho tiempo, un primer paso en la buena dirección, y opuesto a la tendencia de la vieja Europa, con su represión fiscal “por nuestro bien”.

Además no hay que olvidar, el “New New Deal” que pretende impulsar el nuevo presidente, 1 billón de dólares, – europeos, no americanos- de inversión en infraestructuras en 10 años; el sueño húmedo de cualquier keynesiano que no utilice la obra de John Maynard Keynes para adornar, o bien los más osados para calzar alguna mesa, -bueno estos quizás lo hagan los libertarios, pero que quede entre nosotros-.

Aunque en su plan recalca que dicho armatroste de gasto tendrá un efecto “neutro” sobre el presupuesto, ¿será ésto como cuando los progres utilizan la palabra democracia?, que tanto pueden estar hablando de esclavizarte fiscalmente, como acordándose de cualquiera de nuestras respectivas madres, eso sí, todo muy democrático.

Trump corre el riesgo de no poder llevar a cabo la gran parte de aquello que ha prometido, primero, porque son locuras y burradas ajenas a una sociedad avanzada y comercial y, finalmente, porque el sistema en Estados Unidos está diseñado para que las propuestas salidas después de una jornada de colocón con pellote en alguna de las fastuosas estancias de la Casa Blanca no se conviertan, finalmente, en ley.

Ahorrándome mi opinión sobre el señor Trump, será interesante ver como navega por las turbias aguas de Washington, porque desengáñese señor Trump, en la tele usted es el rey, pero en la capital del establishment no es más que un lindo gatito con tupé.

Alejandro MuletAcerca del autor: Alejandro Mulet

Estudiante de Administración y Dirección de Empresas en la Universidad de Santiago de Compostela. Me interesa la economía, la historia, la política y temas curiosos y quizás por ello menos conocidos. Dispuesto a reflexionar y a compartir mis opiniones, espero que las disfrutéis. Mi Twitter.

[td_block_ad_box spot_id=”sidebar”][td_block_11 custom_title=”Más de Alejandro Mulet” header_color=”#ada700″ post_ids=”-8834″ category_id=”77″ limit=”3″][td_block_ad_box spot_id=”sidebar”][td_block_11 custom_title=”NOTICIAS” header_color=”#ada700″ post_ids=”-8834″ limit=”3″]
[td_block_11 custom_title=”Lo más leído” header_color=”#ada700″ sort=”popular” limit=”2″]

Elon Musk, entre Tony Stark y Steve Jobs

En ocasiones nacen genios, o casi. Como es que la visión de un físico se haya convertido en lo que es probablemente la empresa con más “hype” de nuestros días, bueno, quién dice empresa… dice el “emporio Elon Musk”.

Elon Musk es una de esas personas tocadas por una varita, a la tierna edad de 12 años vendió por 500$ el juego de naves que había diseñado, y desde entonces su objetivo más conservador ha sido intentar llegar a Marte. Qué iluso, quizás no tanto, síganme.

De formación economista, ingeniero y físico, multimillonario a los 28, milmillonario a los 30 y, actualmente, a sus 45, diez mil millonario; para ser más exactos 11.600 millones de $ según Forbes (2016); de hecho, su salario desde 2014 como CEO de SpaceX y Tesla, y presidente de Solar City se reduce a 1$ anual.

Musk, es la mezcla más perfecta que pueda encontrarse entre el “doble empleado” Tony Stark, CEO de Industrias Stark de día y Ironman después de merendar y Steve Jobs, el genio detrás de Apple y el iPhone, iPad, y todos los iCacharros que se os ocurran.

Y, la verdad, la vida de Elon me recuerda mucho a aquella cita de Tony Stark en Ironman 2, película en la que además protagoniza un cameo; –alerta Spoiler, evita las próximas líneas si aún no has visto la película, aunque ya va siendo hora…– cuando le llaman a declarar ante la comisión del senado a cargo del senador Stern, para exigirle que entregue la armadura de Ironman, a lo que Tony Stark, después de un rifirrafe entre ambos, responde:

“(…)yo soy Ironman, la armadura y yo somos uno, entregar el traje Ironman sería entregarme a mí mismo, lo que equivale a un contrato de servidumbre o a la prostitución dependiendo del en el qué Estado vivas; no, no la entregaré (…) “

“(…) es efectiva, América está segura, quieren mi propiedad, no puedo dársela, pero les he hecho un gran favor, ¡he privatizado con éxito la paz mundial!”

Tony_Stark_ante_el_senado_de_EEUU_-_2_-_Iron_Man_2

Toni Stark, en la ficción de Marvel, gracias a su armadura, revolucionó la industria militar, energética y espacial. Algo muy similar a lo que está haciendo Elon Musk, aunque sin tener que sufrir los inconvenientes de llevar un mini reactor nuclear, –en la ficción llamador reactor ARC– en el pecho.

Detallemos en que consisten sus “juguetitos” y por qué son tan prometedores.

Tesla marca el camino del sector de la automoción, sobrevivió a la crisis financiera de Lehman Brothers, cuando otros gigantes del sector como la General Motors o Chrysler tuvieron que ser rescatadas por el gobierno federal. Sus modelos S, X, 3 y el próximo Y muestran el camino, sus baterías sobrepasan los 400km de autonomía, muy por encima de cualquier otro vehículo de la competencia. Además, los súper cargadores que ha instalado Tesla permiten recorrerse Estados Unidos, de Este a Oeste y de Norte a Sur gratis, es decir, Tesla garantiza que nunca tendrás que pagar para cargar tú coche. ¿Cómo se puede competir contra esto? Simplemente, no se puede.

De nuevo los caminos de Tony y Elon se cruzan, Elon es el CEO de Solar City, empresa líder del sector de la energía solar en Estados Unidos, y, no sólo eso, su modelo de negocio ha conseguido revolucionar el sector. Ya no es necesario comprarse las placas solares, Solar City diseña, instala y mantiene el sistema para finalmente alquilarlo a los consumidores, todo ello gracias al rápido descenso en los precios de los paneles solares, permitiendo a los consumidores ahorros de  hasta el 25% de su factura eléctrica.

Pero el gran proyecto de este genio es sin duda SpaceX, con su gran reto: llegar a Marte y hacerla habitable; ¿no os recuerda a alguien?, quizás ahora mismo estéis leyendo estas líneas desde uno de sus dispositivos: mi añorado Steve Jobs, un visionario.

Pues Elon, está a su altura, y además amenaza con adelantarle. Ha conseguido lanzar con éxito cohetes a la estratosfera para transportar suministros a la estación espacial internacional,  con un coste un 75% inferior al de cualquier agencia espacial gubernamental. Además, sus cohetes son reutilizables. Todo un hito.

Musk no sólo ha revivido un sector casi moribundo como el de los viajes espaciales, sino que además tiene su propio proyecto para llegar a Marte y hacer el planeta habitable bombardeando la atmósfera del mismo… ¡Elon, has perdido la cabeza!

SpaceX se ha enfrentado a una de las industrias más difíciles y exigentes del mundo y la ha adelantado por la derecha, y tanto es así, que recientemente ha conseguido contratos con la NASA por valor de 6.000 millones de $.

Sin duda, ha conseguido mucho, ha retado a muchos y, por el momento, ha salido victorioso. El mundo que imagina Musk de aquí a unos años es un mundo mucho más libre, avanzado y retador. Y es nuestro deber, apoyar y alentar estas ideas, porque quién sabe, quizás en 10 o 15 años estemos hablando de los primeros habitantes de Marte.

Pero sus sueños y visiones no acabas aquí: ¿les suena el Hyperloop?, probablemente no… viajar a más de 1200km/h, cubrir Madrid-Barcelona en 30 min… eso señores, es lo que viene, agárrense.

Alejandro MuletAcerca del autor: Alejandro Mulet

Estudiante de Administración y Dirección de Empresas en la Universidad de Santiago de Compostela. Me interesa la economía, la historia, la política y temas curiosos y quizás por ello menos conocidos. Dispuesto a reflexionar y a compartir mis opiniones, espero que las disfrutéis. Mi Twitter.

[td_block_ad_box spot_id=”sidebar”][td_block_11 custom_title=”Más de Alejandro Mulet” header_color=”#ada700″ post_ids=”-8278″ category_id=”77″ limit=”1″][td_block_ad_box spot_id=”sidebar”][td_block_11 custom_title=”NOTICIAS” header_color=”#ada700″ post_ids=”-8278″ limit=”4″]

Pokemon Go y la dieta milagro de Niantic

Es curioso, no dejan de decirnos que estamos gordos. Sólo hay que fijarse en los anuncios durante el descanso de los partidos de fútbol, a parte del colesterol, los problemas de erección y las clínicas dentales, el otro gran reclamo son los productos para adelgazar.

Desde hace no menos de 15 años, la obesidad de las personas menores de 25 o 30 años se ha convertido en uno de los grandes campos de batalla de las políticas de salud pública. Por supuesto, todo a base de regulaciones que prohíben todo lo que los estudios científicos, apadrinados por ellos mismo, le susurran al oído.

Michelle Obama - Dieta saludablePero la gran estrella de esta lucha “antigorditos” de todas las edades ha sido, Michelle Obama. La primera dama americana se ha tomado el problema como algo personal, que si apariciones en los Teleñecos, campañas en contra de la comida basura, las bebidas azucaradas, hasta verduras el día de Pascua… todo lo que se le ha ocurrido. Y todo esto sin olvidar la otra pata de su plan, el ejercicio físico que la malvada industria de los videojuegos les niega a estas critaturitas, o criaturazas, dependiendo del tamaño de cada cual.

Como ya se habrán enterado, y sino ya se lo hago saber yo, el pasado 6 de Julio se lanzó el juego en Estados Unidos, Australia y Nueva Zelanda, después de algunos problemas de servidores, con ataques incluidos por parte de cierta organización internacional de hackers cuyo nombre no diré en estas líneas… OurMine. Tan sólo 10 días después, el 16 de julio desembarcaba en Europa, desde ese momento la expansión ha sido imparable, y aún quedan lugares a los que debe llegar, sobre todo en Africa.

Los datos a día de hoy son de lo más increíbles, más de 500 millones de descargas en menos de 90 días, durante las primeras semanas del juego, la gente dedicaba casi 10 minutos más al día que a Whatsapp, con 34 min y 14 más que a Facebook con 30.

Pero lo más importante, es que este es el primer juego realmente global de la historia que obliga a los jugadores a salir de casa. Y por consiguiente, a moverse.

Para que se hagan una idea, el objetivo inicial y principal del juego, a la espera de futuras actualizaciones que modifiquen la dinámica actual, es “capturar” los 151 pokemon, si bien hay 9 pokemon que actualmente o no están disponibles o son únicos de ciertos continentes, lo que limita su obtención a los famosos huevos pokemon de 10km.

Lo realmente importante y rompedor de este juego, es que la realidad aumentada junto con aquellas entrañables criaturas que llegaron al mundo de la mano de Nintendo allá por 1996, han cambiado el presente de los videojuegos.

Se calcula que, como término medio, una persona deberá andar unos 450km para poder completar los 142 Pokémon de la Pokédex que por el momento se pueden o bien capturar o bien evolucionar. Es decir, hay que moverse y mucho.

Les voy a hacer un simple cálculo, para un adolescente de unos 60kg se estima que quema 60 kcal por kilométro, después de andar 450km, habrá quemado 27.000 kcal. O lo que es lo mismo si el 100% de las calorías proviniesen de grasa, hablaríamos 3kg de grasa consumidos. Lo que representa el 5% de su masa total.

Como podemos ver, quizás el remedio para que los jóvenes, y no me refiero sólo a los niños, salgan a la calle y se muevan como sucedía con aquellos que vivieron antes de la era digital sea simplemente darles aquello que increíblemente la propia tecnología ha desarrollado. Ni planes estatales, ni famosos súper concienciados y concienciadores, no… solo dos empresas privadas, con el producto adecuado.

Para aquellos que creen que el impulso de Pokémon GO se terminará deteniendo, ya les adelanto que hay rumores de que Niantic prepara un juego de Harry Potter basado en la realidad aumentada para 2017, este es solo el comienzo…

Alejandro MuletAcerca del autor: Alejandro Mulet

Estudiante de Administración y Dirección de Empresas en la Universidad de Santiago de Compostela. Me interesa la economía, la historia, la política y temas curiosos y quizás por ello menos conocidos. Dispuesto a reflexionar y a compartir mis opiniones, espero que las disfrutéis. Mi Twitter.

[td_block_ad_box spot_id=”sidebar”][td_block_11 custom_title=”NOTICIAS” header_color=”#ada700″ post_ids=”-8040″ limit=”3″][td_block_ad_box spot_id=”sidebar”]