Los refugiados fiscales, héroes o villanos

Los Papeles de Panamá, la lista de Falciani y otros escándalos fiscales involucrando jurisdicciones de baja o nula presión fiscal que los medios nos cuentan en prime time para escandalizarnos y para mayor escarnio de los implicados, son en realidad el resultado del perverso sistema tributario que padecemos en España. Lejos de ser un delito que un ser humano quiera proteger lo que es suyo, su propiedad por la que ha trabajado, ha dejado su salud, ha arriesgado su patrimonio, por no hablar de cuántos sacrificios cada uno hacemos para llevar a cabo nuestros proyectos en términos personales y familiares, querer cuidar y proteger lo que tanto te ha costado ganar es humano, civilizado, decente, valiente y hoy en día hasta heroico.

No quiero entrar a valorar la hipocresía y la falta de ética de algunos de los usuarios de servicios offshore que en nuestro país siempre se mostraron como adalides de la alta fiscalidad al contribuyente de a pie, la defensa de las subvenciones del dinero extraído coercitivamente a los demás -para ellos y sus proyectos- o el llanto para que el Estado les proteja los negocios, las academia, sus reales casas o sus chiringuitos frente a la competencia que podría darse en un mercado libre. Lo que sí quiero hacer es romper una gran lanza a favor de los incorrectamente denominados paraísos fiscales. Al margen de su deficiente traducción del inglés tax haven, es decir, refugio fiscal- sin embargo esta traducción puede resultar incluso más positiva para la defensa de modelos de libre mercado y baja o cero fiscalidad. Sea como fuere, tanto si preferimos el término refugio como si nos quedamos con la traducción errónea de “paraíso fiscal”, lo cierto es que ambos términos tienen una connotación muy positiva. Por mucho que los intervencionistas estatales hayan tratado de mancillar el significado del verbo refugiar o de la palabra paraíso, cuando hablamos de ellos nuestra mente automáticamente se siente segura, viaja hasta lugares de paisajes hermosos, donde la gente vive feliz y conviven pacíficamente. Se trata pues de un espacio de bienestar, de seguridad, de calidad de vida para cualquier individuo que logre alcanzar esos reductos donde la principal característica no es de la reportarse ante una hilera de funcionarios de Estado para permitirte vivir, sino de que nadie se mete contigo, te dejan en paz para vivir tu vida, en resumidas cuentas de mayor libertad. Porque al final no nos engañemos, si tiramos del hilo descubriremos que la prosperidad, la gran riqueza refugiada en esos paraísos beneficia a sus propietarios pero también a todas aquellas empresas y por lo tanto a muchas personas que trabajan para esos refugiados fiscales de forma directa o indirecta.

Dentro del manual para dummies vs paraísos fiscales  que los intervencionistas estatales escribieron para atacar a los refugios fiscales siempre surge la teoría del lavado de dinero del narcotráficos, el tráfico de armas y un sinfín de males terribles. Pero cualquiera que haya intentando irse y abrir una cuenta en una jurisdicción así sabe que las cosas no son tan fáciles sino todo lo contrario. El nivel de control de proveniencia de los fondos a refugiar que aplican las entidades bancarias en jurisdicciones offshore generalmente es muy superior al ejercido por las entidades en nuestro propio país. El mayor lavado de dinero no está en esas jurisdicciones sino en países como España y en sus leyes cambiantes que abren el grifo sin mirar mucho quienes les entran. Recordemos la reforma fiscal de Montoro en plena crisis para atraer la compra masiva de inmuebles, reforma que benefició a los grandes capitales rusos de más que desconocida procedencia que vinieron en masa a comprar en cash inmuebles; o la famosa regularización de Hacienda para que algunos refugiados fiscales, entre ellos unos cuantos de los círculos del poder político, coincidencia o no, pudieran repatriar sus fortunas de vuelta a España.

También como nos explicaba tan objetivamente el diario británico The Guardian, al margen de que es perfectamente legal, y añadiría yo legítimo que una persona pueda abrir cuentas bancarias y empresas libremente en las jurisdicciones de menor impacto fiscal para su propiedad, no debemos perder de vista que las motivaciones de abrir cuentas en los refugios fiscales la mayoría de las veces son de naturaleza personal, más relacionadas con la seguridad de una persona que con supuestos negocios ilícitos provenientes de actividades consideradas como delictivas por los países (a)normales. Y digo anormales porque para mí no se puede considerar normal un sistema como el que tenemos en España. Es precisamente este sistema que arremete contra los refugiados fiscales la verdadera causa  de que el que pueda huya hacia aquellos refugios fiscales que puedan convertirse en su paraíso, al resguardo de las hordas fiscalizadores del Sheriff de Nottingham de turno. En qué clase de sistema vivimos cuando el significado esencial de las palabras ha sido cambiado ciento ochenta grados para significar lo opuesto a su sentido inicial, al sentido objetivo de la realidad. Qué tan enfermos tenemos que estar como sociedad para llegar a considerar que refugiarse de algo considerado peligroso para un ser humano, para los suyos y para lo que tiene es un mala acción. Cuán infestada de envidia y odio ha llegado a estar nuestra sociedad con tanto discurso socialista como para condenar a aquellos que aspiran a vivir una vida de bienestar y prosperidad en el paraíso hoy en la tierra que pisamos, en lugar de emularlos, de tratar de aprender de ellos y de querer lo mismo para nosotros y nuestros seres queridos. Y en cambio, en este retorcido y putrefacto modelo que nos ha hecho tragar la socialdemocracia los últimos treinta años, muchos ven como algo positivo, una buena actuación a imitar a un Falciani o a los papeles de Panamá, es decir a elegir el yugo de vivir bajo constante amenaza de castigo a todo cuanto emprendamos y aplaudir cegados la creación del complejo y perverso sistema de millones de páginas de normativas e imposiciones que hoy nos castigan por trabajar, por tener ingenio, por crear y en definitiva por prosperar nosotros y en el camino hacer prosperar a la sociedad en la que vivimos. Si tan malo es vivir en un refugio fiscal, por qué allí no hay pobreza, desempleo, miseria, muertes, sino todo lo contrario: la gente vive en paz y prosperidad. Y antes de que alguien saque del manual para dummies vs paraísos fiscales  la también falaz argumentación de que se llevan el dinero que debería estar en España, sólo quiero recordarles algo esencial: el significado de la propiedad privada, es decir algo que verdaderamente pertenece a alguien. En los refugios fiscales la propiedad privada está absolutamente protegida. Lo que significa que el dinero y los títulos de propiedad refugiados en las jurisdicciones offshore pertenecen a sus dueños. Ellos son quienes generalmente los utilizan no en el propio refugio fiscal sino fuera en el resto del mundo para invertir y prosperar. Primero para ellos mismo como es normal, que para eso es su patrimonio el que arriesgan, y también en el proceso benefician a mucha más gente de lo que ningún plan quinquenal de los ministerios de los Estados infiernos fiscales posiblemente sea capaz nunca de lograr al estar completamente roto de la realidad del mercado, ese mercado que somos todos nosotros, los individuos.

Acerca de la autora: Roxana Nicula

Consultora en el sector internacional de la consultoría en comunicación, posicionamiento online y servicios de traducción. Especialista en creación y gestión de estrategias transversales en Internet para la medición, el seguimiento y el posicionamiento de todo tipo de marcas. Emprendedora y autónoma. Desde diciembre de 2014, Secretaria de Organización del Partido Libertario (P-LIB) y miembro de su Comité Ejecutivo Federal.

[td_block_ad_box spot_id=”sidebar”][td_block_11 custom_title=”Más de Roxana” header_color=”#bfb200″ category_id=”28″ limit=”2″][td_block_ad_box spot_id=”sidebar”][td_block_11 custom_title=”ÚLTIMAS NOTICIAS” header_color=”#afa400″ limit=”2″][td_block_ad_box spot_id=”sidebar”]

Un corazón a medida

Recientemente el equipo científico del Hospital General de Massachusetts nos sorprendían con el anuncio del primer corazón que no generará rechazo en cualquier paciente de trasplante que lo reciba. Los científicos llevan trabajando desde 2008 en buscar las maneras de vencer la incompatibilidad que se da entre un paciente y un corazón nuevo y parece que una solución ya está a la vuelta de la esquina: la población masiva de células madre del paciente a la estructura del corazón que se le trasplantará. Aunque parezca ciencia-ficción, el primer corazón completamente funcional ya ha superado las primeras pruebas funcionado con normalidad durante 14 días en un simulador que reproduce exactamente un humano. No me centraré en el avance médico-científico sino en la argumentación que hay detrás de ello, argumentación expuesta por el jefe del equipo de investigación del proyecto, Harald Ott. Dice Ott que la generación de miocardio personalizado poblado de células madre del paciente es un paso importante hacia nuevas estrategias de para la ingeniería de aparatos que potencien soluciones y terapias médicas diseñadas específicamente para cada individuo, lo que ayudará combatir de forma más eficiente la enfermedad. En un artículo anterior hablaba de la solución libertaria a una enfermedad mortal como el cáncer hablando de los grandes avances llevados a cabo en este campo y que tienen una fuerte componente individual.

En efecto, como Ott explica en referencia al objetivo último del corazón a medida, al final todo cuanto emprendemos sea en la esfera científica, social, cultural, económica y política lleva inevitablemente hacia la personalización de las cosas, hacia la individualización. Los colectivistas nos quieren hacer creer que seguimos en el consenso de las masas importan, sin individualizar cuando el mundo, la sociedad, la medicina de la mano de los avances tecnológicos y científicos siempre trabajaron y siempre lo harán con y para el individuo como núcleo de esas acciones. En este sentido, cualquier avance por muy pequeño y grande que sea no hace sino reconfirmar la posición libertaria en la forma de ver, comprender y construir los proyectos vitales de los seres humanos para el siglo XXI. La salud es un aspecto demasiado esencial como para estatalizarlo alejándolo del ámbito privado, de la misma manera en la que no se nos ocurre pedir la estatalización de la alimentación, lo que siempre lleva a la escasez, desaparición de la mayoría de los productos del mercado, y totalitarismo ya visto allí donde se ha implementado.

La legítima persecución de objetivos económicos, entre otros, por parte del equipo de investigación del hospital privado de Massachusetts nos ofrece aquellos productos sanitarios que el mercado de pacientes en espera de un trasplante necesita. Estoy convencida que el equipo de especialistas de Harald Ott trabajaron usando sus conocimientos, su pasión, su pericia y por supuesto su interés personal, incluyendo la obtención y mantenimiento de una buena posición económica que les permita la tranquilidad mental y el enfoque necesarios para volcar su atención en concluir con éxito este proyecto. Y el resultado de una inversión privada en dinero y esfuerzo personales de un grupo de individuos es que hoy todos nosotros, los potenciales receptores de un trasplante, estemos más cerca de acceder a nuestro corazón a medida.

Acerca de la autora: Roxana Nicula

Consultora en el sector internacional de la consultoría en comunicación, posicionamiento online y servicios de traducción. Especialista en creación y gestión de estrategias transversales en Internet para la medición, el seguimiento y el posicionamiento de todo tipo de marcas. Emprendedora y autónoma. Desde diciembre de 2014, Secretaria de Organización del Partido Libertario (P-LIB) y miembro de su Comité Ejecutivo Federal.

[td_block_ad_box spot_id=”sidebar”][td_block_11 custom_title=”MÁS DE ROXANA NICULA” header_color=”#bfb200″ category_id=”28″ limit=”2″][td_block_ad_box spot_id=”sidebar”]

Presos del terror o autodefensa

ESPECIAL OPINIÓN ATENTADOS BRUSELAS

El 9/11 de septiembre y el 11M para los occidentales supuso un punto de no retorno. Aprendimos a vivir con la barbarie terrorista por un lado al mismo tiempo que nuestras libertades civiles eran secuestradas por nuestros propios Gobiernos incapaces entonces como ahora de protegernos tal y como prometían por activa y por pasiva a cada golpe de normativa liberticida que firmaba el siguiente consejo de ministros o parlamento.

Hoy cuando Bruselas y con ella toda Europa y el mundo moderno se tiñe de luto por las víctimas de los recientes atentados cabe preguntarnos si es realmente efectivo combatir el terrorismo organizado tal y como lo venimos haciendo, única y exclusivamente a través de los canales estatales. Está claro que Nueva York, Washington, Madrid, Londres, París, Bruselas nos demuestran que no estamos haciendo una labor demasiado efectiva. Y peor todavía si echamos la vista atrás y vemos que lo único que sí ha cambiado radicalmente en el antiguo mundo libre es una constante pérdida de esa libertad. Cabe recordar que aquellos que están dispuestos a renunciar a su libertad por un poco de seguridad, finalmente acabarán perdiendo las dos. A la vista está el resultado de tal sabia reflexión. Los atentados siguen ocurriendo mientras que nosotros, los ciudadanos normales y corrientes aprendimos a convivir con el terror y a desnudarnos ante la autoridad pública en aras de esa seguridad ya perdida.

En este nuevo escenario, es imprescindible recordar las recomendaciones del antiguo Secretario General de la Interpol, Ronald Noble, quien acertadamente alertaba a los gobiernos occidentales que para combatir la amenaza terrorista en la actualidad requiere de métodos que impliquen inevitablemente la preparación de la sociedad civil para la autodefensa. Es decir más capacitación individual de los ciudadanos en el manejo de armas y menos políticas de desarme de la población civil occidental trasladando todo el peso de la protección a los cuerpos de seguridad de los Estados. A todo ello cabe recordar que urge una revisión profunda de la actual política exterior de los países, algo más afines a un modelo más libre y favorable al capitalismo de mercado para dejar de alimentar regímenes dictatoriales liberticidas, por mucho que puntualmente pueda parecer que a algunos cercanos a un gobierno u otro les pueda beneficiar en su carrera política y en el impulso a sus negocios y el de sus allegados. Si desterramos definitivamente las políticas mercantilistas donde el papel del Estado es el de mero árbitro de la sociedad y lo separamos de la economía, como lo hizo la reforma liberal ya en el XIX separándolo de la religión, habremos asentado las bases para combatir más eficientemente lacras como el terrorismo y la pobreza de recursos y de raciocinio. Y por último, debemos poner punto y final a la socialdemocracia que fomenta el efecto llamada para aquellos que vienen no a construirse una mejor vida para ellos y sus familias en el mundo desarrollado, sino que tienen la clara intención de parasitar los recursos producidos por quienes viven allí mientras que siguen esclavos de los grupos de intereses extremistas bien por elección propia y consciente en algunos casos o por haber pasado por un largo proceso de lavado de cerebro en sus culturas que rechazan el uso de la razón y del sentido común, es decir el respeto a la vida, propiedad y libertad de terceros.

Acerca de la autora: Roxana Nicula

Roxana Nicula es autónoma, de profesión jurista y traductora, actualmente desempeña el cargo de Presidenta de la Fundación para el Avance de la Libertad y de Secretaria Federal de Organización del Partido Libertario (P-LIB).

Volver al Especial Opinión por los Atentados en Bruselas

[td_block_ad_box spot_id=”sidebar”]
[td_block_ad_box spot_id=”sidebar”][td_block_9 custom_title=”Más de Roxana Nicula” header_color=”#c9bc00″ category_id=”28″ limit=”3″]

El tío Sam quiere la puerta trasera de Apple

Puerta trasera IphoneCuando la seguridad amenaza la privacidad de millones de personas se convierte en inseguridad para esas mismas personas.

No, no es 1984 de Orwell, es 2016 del Gobierno americano que ahora ha lanzado su nueva caza de brujas, esta vez contra la empresa Apple. El Estado quiere que el FBI tenga acceso por una puerta trasera a la programación de seguridad de los terminales Iphone con la excusa de siempre: la (in)”seguridad” de la sociedad.Recordemos que la tecnología de Apple y de muchas otras compañías ha sido actualizada en los últimos tiempos como consecuencia entre otras de las revelaciones de Edward Snowden sobre los programas de espionaje masivo a toda la sociedad civil por parte del Estado. Y no es para menos, máxime cuando estamos viendo que día tras día nuestras libertades civiles van menguando y por otro lado, todo el gasto estatal destinado a protegernos no sirve realmente para prevenir potenciales atentados. Recuerdo haber leído hace algún tiempo que sólo en Estados Unidos desde los atentados de septiembre 2001 el Estado se gastó la friolera de 57 mil millones de dólares en el nuevo programa de seguridad aeroportuaria iniciado tras aquello, concretamente en noviembre de 2011. Así pues junto a otras burbujas, una más, la de la compra masiva de todo tipo de aparatejosvariopintos, por supuesto carísimos como los escáneres “porno” que sublevaron a la sociedad civil allá por el 2013 que al final tuvieron que irlos retirando. Y todo ello para nuestra ¿seguridad?, por supuesto que no. Y es que agarrense: todos estos miles de millones NO sirvieron ni para prevenir ni para fallar en prevenir un solo ataque terrorista a bordo de los aviones o aeropuertos tal y como lo reconoce la propia administración de seguridad del transporte estadounidense, la TSA.

Ahora, el gobierno quiere obligar a los programadores de Apple a trabajar gratis rehaciendo el actual código de programación instalado en los nuevos terminales Iphone. Se queja el FBI que como la encriptación de los nuevos Iphones al cabo de 10 intentos de romper el código de seguridad borra automáticamente toda la información guardada en él, es urgente tener una puerta trasera para anular tal comportamiento, oiga. Hábrase visto, cómo se le ocurre a la empresa pensar en las necesidades de sus clientes que pagan su buen dinero por comprar sus productos y confían en una serie de prestaciones que para eso eligieron vivir en el capitalismo y no en el socialismo. Hay que pensar más en facilitar la labor a los espías estatales y ponerles las cosas fácil a la hora de vulnerar tranquilamente la privacidad de millones de consumidores. La burda excusa de siempre, el Iphone de un terrorista, vale ya como moneda de cambio para acabar con que la libertad personal de los ciudadanos, vulnerando su privacidad tal y como lo llevamos comprobando con con las escalofriantes revelaciones a raíz de Wikileaks, Snowden…

Sin duda alguna, habrá que seguir muy de cerca para ver el fallo de los tribunales americanos en esta materia porque será un antes y un después en la defensa de nuestras libertades civiles. Será un antes y después en la inmensa capacidad humana de poder crear nueva tecnología, algo que no soportan los ingenieros sociales del Estado, incapaces de entenderla y con ello comprender el cambio de paradigma en el cual ya estamos inmersos. Veremos si nos acercaremos más a la mátrix de 1984 de George Orwell o más al modelo de sociedades abiertas, de las “naciones a las redes” que describía David de Ugarte en uno de sus ensayos. Yo, como soy una optimista, confío en al auge de las nuevas tecnologías y de la capacidad de codificación. Sé que incluso si los Estados limitan la creación de tecnología, de programación, de cifrado, eso será un mero obstáculo, será como ponerle puertas al campo. Ello sin embargo, tengámoslo por seguro que no detendrá el nuevo paradigma traído por Internet y sobre todo por este desarrollo sin precedente de la tecnología de la información. De su mano el progreso de la sociedad humana, el progreso del orden espontáneo, del capitalismo de libre mercado de miles de millones de intercambios voluntarios sin la intermediación de ningún apparatchik estatal analfabeta digital se está extendiendo masivamente y rompe las barreras totalitarias hasta hace una década todavía cerradas.

ARTÍCULO ORIGINAL

Acerca de la autora: Roxana Nicula

Consultora en el sector internacional de la consultoría en comunicación, posicionamiento online y servicios de traducción. Especialista en creación y gestión de estrategias transversales en Internet para la medición, el seguimiento y el posicionamiento de todo tipo de marcas. Emprendedora y autónoma. Desde diciembre de 2014, Secretaria de Organización del Partido Libertario (P-LIB) y miembro de su Comité Ejecutivo Federal.

[td_block_ad_box spot_id=”sidebar”]
[td_block_ad_box spot_id=”sidebar”][td_block_9 custom_title=”Más de Roxana Nicula” header_color=”#c9bc00″ category_id=”28″ limit=”3″]

#FashionVictims… del pensamiento socialdemócrata

Me gustaría centrarme en otro tipo de #FashionVictims. No, no tiene nada que ver con el patético Salvados de Jordi Évole del pasado domingo que se fue hasta Camboya para atacar como no el capitalismo y la industria textil y se encontró con trabajadores a la industria textil y pidiendo a los españoles que compraran más jerseys para asegurar así sus puestos de trabajo también en el futuro.

Como decía, he decido usar el mismo hashtag pero para hablar de otras víctimas, las víctimas de entre los sedicentes liberales que siguen presa de la moda socialdemócrata. Son ciertamente víctimas de esa moda de pensar que hibriando sus creencias, sus principios y por supuestos las ideas liberales con la socialdemocracia, piensan que habrán contribuido al avance de esas mismas en la sociedad y a la postre a las instituciones. Si es ciertamente así y estoy yo la equivocada, sólo basta con ver dos tendencias en la política europea consolidada o la llamada con representación parlamentaria estas últimas décadas.

Primera tendencia: el revival del comunismo/fascismo no ya a las puertas de Occidente sino dentro.

Tras décadas de socialdemocracia a la que los propios viejos partidos liberales se apuntaron ya desde los 80’ hasta la actualidad, vemos cómo el discurso socialista ha penetrado tanto en la sociedad civil independientemente del nivel de renta o de la formación haciendo víctimas hasta entre los “liberales” del ayer. Y digo sedicentes liberales o liberales del ayer porque estas #fashionvictims del pensamiento socialdemócrata hace tiempo que vendieron su poco o mucho liberalismo por un plato de socialismo que hoy ya ni siquiera es light sino que va camino del nuevo soviet con tintes perrofláuticos.Libos | Liberales

Mientras en la mitad de Europa nos ahogábamos en las penurias y la pobreza más absolutas por no recordar ya la falta absoluta de libertades civiles consecuencia del comunismo, en la otra mitad nuestros liberales agazapados pedían perdón ante la todopoderosa socialdemocracia por pensar que el capitalismo de libre mercado es superior a la economía planificada. O peor, nuestros #fashionvictims miraron para otro lado o callaron con cada nueva reforma mercantilista que convertía a la Europa Occidental en un pozo sin fondo de discrecionalidad política, corrupción, falsa movilidad social, mediocridad, en definitiva en un falseado capitalismo capitaneado por los socialistas del todos los partidos.

Así pues, no es de extrañar que lleguemos a la segunda tendencia: la bajada en muchos parlamentos del número de MPs que se llamaban liberales porque su partido alguna vez lo había sido pero de eso hace ya tiempo y que ya nadie de las nuevas generaciones de políticos recordaba lo que era porque inevitablemente la burocracia y con ella la aplicación práctica de la propia ideología socialdemócrata les había engullido por completo.

Por supuesto que algunos “liberales” patalean y nos atacan a quienes tenemos la valentía, la coherencia ideológica, el sentido común y el pragmatismo, el bien entendido pragmatismo, ese que tiene que ver verdaderamente con la defensa real, de frente del capitalismo. Debe haber un debate interno tremendo en sus cabezas entre seguir fieles a sus ideas y principios liberales de defender ese capitalismo del Estado limitado, esos servicios esenciales privatizados con su universalidad para ayudar a los más necesitados, esas empresas privadas, esas libertades civiles. Y al mismo tiempo justificar el votar “útil” para fortalecer y seguir en la socialdemocracia y a la postre al socialismo que es lo que han estado haciendo estas últimas décadas en España y en Europa. O dicho de otro modo, seguir fomentando a la empresa pública; a la caza fiscal de brujas de empresarios, autónomos y todo ser que decide producir en vez de vivir a costa de los demás; a la sanidad,  la educación y pensiones estatales con sus listas de espera, resultados académicos mediocres, pensiones de miseria… A los resultados me remito: auge de las dos vertientes del socialismo absoluto: comunismo y fascismo y caída en picado de esos partidos convencionales liberales de nombre pero practicantes de la misma política unitaria: la socialdemocracia.

Partidos históricos como el FDP en Alemania vienen menguando legislatura tras legislatura porque su fiel electoral, ese que votaba por el capitalismo y no por otra forma de socialismo se quedó en casa viendo una y otra vez traicionado por la hibridación con la socialdemocracia o peor, eligió votar al más fuerte porque total, para qué sirve votar a uno de menos peso que es un apéndice del grande. Lo mismo ocurrió en Gran Bretaña con los LibDems, vendidos o víctimas del pensamiento socialdemócrata -da lo mismo realmente si miramos el resultado de su claudicación-. Mucho me temo que a mi antiguo partido, el PNL, de mi etapa de militante política activa en el liberalismo rumano le pasará lo mismo en próximas legislaturas tras hibridarse no con uno, sino ya con dos colectivismos: la socialdemocracia y el conservadurismo, dejando atrás hasta su afiliación a la Internacional Liberal.

Volviendo a estas #fashionvictims, lo que detecto es que hay dos clases: unos que en su fuero interno sí alguna vez albergaron compromisos con el ideario liberal pero hacer política fuera del consenso socialdemócrata supone demasiado trabajo y esfuerzo, y eligen engañarse a sí mismos que también sirve seguir apostando por lo de siempre y que algún día ocurra el milagro de convertir la socialdemocracia en liberalismo. Cuando como es natural estamos viendo un cierre de ciclo sobre sí misma: la socialdemocracia nacida del socialismo vuelve a sus orígenes y hasta abraza la ortodoxia de ese pensamiento que no es otra que el comunismo y el fascismo. Y otros, que son víctimas y verdugo a la vez, pues conscientemente llevan utilizado algunas pinceladas de las ideas liberales y éstas muy cogidas con alfileres, para en realidad perseguir sus propias metas de valerse de la socialdemocracia.

Próxima salida. CapitalismoSea como fuere, lo cierto es la ideología de la libertad, llámese liberalismo clásico hace dos siglos, o libertarismo en el siglo actual, se enfrenta no sólo a los enemigos fuera sino también en casa. Ello no significa que quienes la llevamos defendiendo vayamos a perder siempre, sino todo lo contrario.  A penas hemos iniciado el camino de recuperar la soberanía individual y el auténtico sentido de lo que es una sociedad civil. Tendremos que fortalecernos, vacunarnos contra todos estos ataques, ir de frente con nuestra confianza en la superioridad del capitalismo de libre mercado y de las libertades civiles; hablar abiertamente de libertarismo en política como el liberalismo clásico evolucionado al siglo XXI, al siglo de las nuevas tecnologías, de Internet, de la red distribuida con su torrents, su bitcoins y su crowdfunding que no requiere de nodos estatales para fluir, intercambiar, prosperar, cooperar… Y sí, tendremos que apostar de una vez por todas por aquellos proyectos que en cada uno de los ámbitos de la sociedad trabajen verdaderamente por el modelo capitalista de libre mercado, no por más mercantilismo. Si todos los que decimos defenderlo también actuamos para impulsarlo, al socialismo le quedará dos telediarios. Si no, las nuevas generaciones nos juzgarán y con toda la razón igual que quienes ya sufrimos en el comunismo lo hicimos con quienes agacharon la cabeza y soportaron la tiranía socialista sólo para poder respirar también mañana y comer un poco del pan con tornillos oxidados a la que tenían derecho por la cartilla de racionamiento comunista.

ARTÍCULO ORIGINAL

Acerca de la autora: Roxana Nicula

Consultora en el sector internacional de la consultoría en comunicación, posicionamiento online y servicios de traducción. Especialista en creación y gestión de estrategias transversales en Internet para la medición, el seguimiento y el posicionamiento de todo tipo de marcas. Emprendedora y autónoma. Desde diciembre de 2014, Secretaria de Organización del Partido Libertario (P-LIB) y miembro de su Comité Ejecutivo Federal.

[td_block_ad_box spot_id=”sidebar”]
[td_block_ad_box spot_id=”sidebar”][td_block_9 custom_title=”Más de Roxana Nicula” header_color=”#c9bc00″ category_id=”28″ limit=”3″]

Corea del Norte: el comunismo, la locura de un esquizofrénico ideológico

La cara de la locura desde hace ya tiempo es la del dictador norcoreano Kim Jong Un. El heredero de Kim Il Sung en su locura alcanzó un nuevo nivel de fanatismo: en su obsesión por mantener viva la herencia de su abuelo, Kim Jong Un ya está llegando al extremo de someterse a varias veces operaciones estéticas para convertirse en una copia fiel del viejo dictador. Cuando me lo contaron camino de la Zona Desmilitarizada –DMZ– entre las dos Corea tuve un sentimiento de déjà-vu y no me sorprendió en absoluto porque el comunismo engendra siempre inestabilidad mental. La locura nunca fue la prerrogativa de personas estúpidas sino todo lo contrario. En este caso todo apunta a que el actual líder de la secta comunista que mantiene secuestrada a toda una sociedad es todo menos estúpido. Loco sí pero no estúpido. Con regímenes basados en la locura de sus caudillos las sociedad capitalista no puede razonar y llevamos décadas cometiendo el mismo error de tratar de ir a la mesa de negociaciones como si estuviéramos hablando con un vecino con él que sólo tenemos unas pequeñas diferencias a resolver con sonrisas y apretón de manos. Cuando no directamente nos engañarnos a nosotros mismos que estamos hablando, dialogando con gente sensata que entiende que respetar las reglas de la negociación es esencial para un acuerdo que beneficie a ambas partes que para eso es una negociación. El comunismo es la perfecta esquizofrenia ideológica de una mente incapaz de razonar y comprender la realidad objetiva, y por ello incapaz de experimentar y practicar la empatía en las relaciones entre seres humanos civilizados.

La escalada de amenazas de misiles norcoreanos que estamos viendo estos días entre Corea del Norte y la ONU es otro brote psicótico del loco de PyongYang. Occidente haría bien en tomar nota que los locos mienten, engañan, inician la violencia sin causa aparente aunque su mente ya haya fabricado todas aquellas causas que le permitan justificar sus actos locos. Y también es importante entender otra cosa: un loco inteligente como Kim Jong Un entiende y sabe explotar muy bien el miedo, el terror. (Si podéis, os recomiendo ver la serie surcoreana “Doctor Stranger“.) No en vano mantiene aterrorizada a su sociedad civil y pretende hacer lo mismo al mundo. Puente del NO RETORNO entre Corea de Norte y Corea de SurQuienes consiguen escapar de ese Auschwitz comunista llamado Corea del Norte sufren el síndrome de las víctimas de un secuestrado y les perseguirán durante toda su vida. Las taras que un régimen así dejan en una persona son cicatrices que nos acompañan hasta el día de nuestra muerte. No necesito leer libros de los expertos para creer lo que los colegas libertarios surcoreanos me contaron cuando me hablaron de los programas de rescate de los norcoreanos que quieren huir de su país-prisión. Puedo llegar a imaginarme aunque sólo sea en parte el sufrimiento de esas personas porque incluso dentro de la locura comunista hay grados y grados, y Corea del Norte es el grado máximo. A pesar de haber vivido ya más fuera que dentro de una sociedad sometida al comunismo, sin embargo mis catorce años de vivir en la dictadura comunista pesan mucho dejándome taras que nunca podré vencer por mucho que me esfuerce.

Mi intuición con respecto a los episodios recientes del país asiático me dice que PyongYang está enfrentándose internamente a ciertas fisuras en su hasta ahora política compacta interna y externa. Por un lado puede que la famosa Oficina 39encargada de ser la fuente alternativa de ingresos masivos de capital para la dictadura a través de falsificación de divisas, tráfico de drogas, armas… en el nuevo mapa geopolítico internacional se enfrente a la fragmentación. En el país de la centralización absoluta, puede que su “máquina de hacer dinero”, sobre todo de conseguir divisas extranjeras, que le permitan seguir alimentando la locura comunista del palacio dictatorial de puertas para fuera en la sociedad norcoreana, se esté enfrentando a la descentralización de facto tras años de alimentar los bolsillos ávidos de productos capitalistas de los líderes comunistas. Es decir que haya más jefes que quieran controlar el pastel. El dulce sabor de la buena vida producto del modelo capitalista puede que a algunos de los estamentos inferiores al dictador les sepa a poco para tener que disfrutarlas sólo en la intimidad de sus lujosas garitas de carceleros del regimen comunista. Y por otro, debido a la limitada capacidad de generar ingresos -unos dos mil millones de dólares anuales según recoge el diario estadounidense Wall Street Journal la Room 39 se antoja insuficiente para mantener la ficción comunista de todo un país. Especialmente cuando el jangmadan -mercado negro en Corea del Norte- lejos de debilitarse es cada vez más extendido entre los civiles para asegurar su existencia y hasta mejorarla sustancialmente si la comparamos con lo que el Estado les asigna para subsistir. Gracias a esta forma de comerciar desafiando al Estado comunista, tras la gran hambruna de los ’90 cuando más de un millón de norcoreanos murieron literalmente de hambre, las víctimas del secuestrador Kim Jong Un tejieron su propia red del estraperlo. jangmadanAsí la gente puede acceder a adquirir pequeñas comodidades: un poco más de comida traída por la frontera china soborno en mano a los guardias de frontera o incluso algo de tecnología como la radio casettes, walkman… donde poder escuchar el K-pop de la vecina Corea del Sur, una floreciente industria musical que empieza a arrasar los escenarios internacionales y a convertirse en digno rival de las industrias culturales occidentales más asentadas en el mercado. Es comprensible por otro lado que los norcoreanos quieran poder escuchar música normal en vez de los insufribles bodrios belicistas paridos por la locura del líder comunista norcoreano. Eso no hay quien lo aguante a menos que vayas provista de tapones de oído bie y haber saboreado unas cuantas botellas de soju.

Y con este panorama ante nosotros: ¿Cómo enfrentarnos a un loco así?

  1. Activar cuanto antes el escudo anti-misiles no sólo en los países vecinos, sobre todo Corea del Sur y Japón, sino tomarnos en serio la geopolítica a la que juegan por ejemplo Rusia, China y sus “aliados” de dudoso compromiso con la libertad y el capitalismo. Y por supuesto si el loco de Kim Jong Un se dispone a lanzar misiles responderle sin miramientos, aunque sinceramente lo veo más que como un perro ladrador y poco o nada mordedor aunque ello no quite que la esquizofrenia que sufre vaya a escalar hacia otro nivcl y conviene estar preparados y dispuestos a reaccionar.
  2. Dejar de aplicar las mismas recetas fallidas de negociación chequera en mano a nombre del régimen comunista norcoreano como hasta ahora. Es decir dejar de pagarle la fiesta loca. Es el mismo principio que aplico cuando analizo el fenómeno de la mendicidad. Si yo sigo alimentando la red, la mendicidad nunca acabará pues la mafia que hay detrás seguirá haciendo su agosto, se fortalecerá y extenderá su red de esclavitud  de las personas convertidas en mendigos. Con Corea del Norte es algo parecido.
  3. Reemplazar a la actual ONU vendida al mercantilismo, al discurso anti-mercado libre y por lo tanto anti-capitalismo por un concierto mundial de las sociedades abiertas. Se trata de las sociedades civiles dispuestas a trabajar en el nuevo paradigma de la red distribuida y la cooperación pacífica. Ello es posible gracias a las nuevas tecnologías y a Internet.
  4. Dentro del marco del nuevo paradigma los gobiernos inteligentes deberían saber que con un loco que engaña, miente, roba, mata sólo una posición superior de fuerza conseguirá contenerlo. En este caso, no se trata de iniciar ninguna agresión contra el régimen de PyonYang ya que sería anti-ético además de la excusa perfecta para que éste loco la siga armando. Tejamos primero una buena camisa de fuerza para podérsela poner. Hay que mirar primero en casa y hacer las reformas internas necesarias empezando por revisar de arriba abajo los principios sobre los cuales hemos estado edificando nuestras sociedades los últimos cincuenta años. Necesitamos rescatar cuanto antes el conjunto de valores objetivos de la defensa de la vida del ser humano, su propiedad y su libertad y actuar en consecuencia.
  5. Y como condición esencial para asegurar el éxito debemos apostar firmemente por modelos de libre mercado. Ello implica poner fin a la ilegalidad de toda una serie de actividades hoy prohibidas o altamente intervenidas por ley y por lo tanto cerrado su acceso a quienes no pasan por el peaje de la discrecionalidad política. Me refiero a las drogas, las armas, las piedras preciosas y otros minerales, el tabaco, el alcohol, la energía… Las regulaciones y los altos impuestos a estas actividades, impuestos por otro lado claramente ideológicos, sólo sirven para fomentar los mercados alternativos muy prolíficos que son a la postre grandes bolsas de oxígeno para los regímenes tipo Corea del Norte y todos los demás engendros liberticidas que nacen al calor de la cobardía de la comunidad internacional alimentada por la crisis de valores, por esa falta de ética de la libertad hoy la regla de oro especialmente en la socialdemocracia.

ARTÍCULO ORIGINAL

Acerca de la autora: Roxana Nicula

Consultora en el sector internacional de la consultoría en comunicación, posicionamiento online y servicios de traducción. Especialista en creación y gestión de estrategias transversales en Internet para la medición, el seguimiento y el posicionamiento de todo tipo de marcas. Emprendedora y autónoma. Desde diciembre de 2014, Secretaria de Organización del Partido Libertario (P-LIB) y miembro de su Comité Ejecutivo Federal.

[td_block_ad_box spot_id=”sidebar”]
[td_block_ad_box spot_id=”sidebar”][td_block_9 custom_title=”Más de Roxana Nicula” header_color=”#c9bc00″ category_id=”28″ limit=”3″]

14 años de prisión para Leopoldo López

La barbarie socialista golpea de nuevo en la ya maltrecha Venezuela. La dictadura sinsentido del analfabeta y criminal Nicolás Maduro acaba de emitir una sentencia criminal de 14 años de prisión contra el opositor Leopoldo López. López desde luego no es santo de mi devoción como político. Es por desgracia un político socialdemócrata que incluso sin darse cuenta fomentó la generación de una mentalidad colectivista que creo yo contribuyó en allanarle el camino al chavismo en Venezuela durante sus años de político en activo. El político socialdemócrata se define así mismo “defensor de la paz y del bienestar” según recoge el propio Blog de Leopoldo López pero no se dio cuenta que la paz y el bienestar de una sociedad nunca podrán fomentarse en prácticas basadas en el inicio de agresión contra terceros -los sindicatos en los que militó activamente- y que nos hay más que tres derechos fundamentales para los venezolanos y para el resto de humanos: la vida, la propiedad y la libertad directamente interconectados los unos de los otros.

Ese mercantilismo que practican todos los socialdemócratas y López no fue una excepción nos está pasando factura a las sociedades modernas al encorsetar a la población civil en estamentos bastante cerrados, de muy poca movilidad social a la vez que desde las tribunas del discurso socialdemócrata se pregonan consignas colectivistas y se impide el orden espontáneo, los acuerdos voluntarios entre personas y la solidaridad hoy secuestrada desde los ministerios democráticos o dictatoriales. Finalmente esas consignas que todo político colectivista lanza campaña electoral tras campaña electoral durante décadas acabaron en credos que cada vez más gente empezó a recitar como mantra para terminar por convertirse en el caldo de cultivo ideal del populismo barato de los expertos en la manipulación de masas: los socialistas más extremistas: los comunistas y los fascistas / nazis. Venezuela, Grecia, Francia, España son muestra clara de mi diagnóstico.

Pero quiero volver a Leopoldo López porque creo justo que en el día de su condena a tal terrible pena, recordemos, catorce años privado de uno de los derechos fundamentales: su LIBERTAD, se merece que los libertarios rompamos una lanza a favor de su firme defensa de las libertades civiles en Venezuela. Es por ello que aplaudo su determinación de enfrentarse al régimen socialista y sólo le deseo de mente y corazón que reflexione sobre el verdadero resultado de sus ideas, de la socialdemocracia y le invito a acercarse a las ideas libertarias que creo firmemente son más acorde con su valentía, su lucha y su compromiso para con los derechos fundamentales y libertades civiles de los venezolanos.

ARTÍCULO ORIGINAL

Acerca de la autora: Roxana Nicula

Consultora en el sector internacional de la consultoría en comunicación, posicionamiento online y servicios de traducción. Especialista en creación y gestión de estrategias transversales en Internet para la medición, el seguimiento y el posicionamiento de todo tipo de marcas. Emprendedora y autónoma. Desde diciembre de 2014, Secretaria de Organización del Partido Libertario (P-LIB) y miembro de su Comité Ejecutivo Federal.

[td_block_ad_box spot_id=”sidebar”]
[td_block_ad_box spot_id=”sidebar”][td_block_9 custom_title=”Más de Roxana Nicula” header_color=”#c9bc00″ category_id=”28″ limit=”3″]