En una sociedad sin estado, invertir en carreteras no habría sido rentable.

El concepto de la carretera está muy ligado al subconsciente civilizado, parece ser el eje sobre el que pivota nuestra civilización. Una carretera simboliza la esencia humana: curiosidad, descubrimiento, comercio. Si buscamos referencias a las primeras carreteras, siempre están ligadas al intercambio de bienes. Aunque su unión con el Estado moderno data desde que Roma las necesitara como infraestructura militar para mantener la paz, siendo esta la razón fundamental por la que el Estado ha deseado tener buenas vías de comunicación terrestre, especialmente en Europa. Es evidente que al Estado le conviene el desarrollo del comercio, siempre y cuando pueda tasarse y monopolizarse, pero esa no es la razón principal.

¿Qué hubiera pasado con la industria del automóvil si el Estado no hubiera estado detrás del desarrollo de infraestructuras?

Sabiendo que la necesidad humana de comerciar, viajar y comunicarse es inherente al ser, no cabe duda de que los humanos no nos hubiéramos quedado de piedra ante la necesidad de hacerlo.

¿Pero no tiene más sentido invertir cientos de millones en desarrollar transporte aeronáutico en vez de miles de millones en transporte terrestre? Siempre y cuando ese desarrollo aeronáutico no esté hiperregulado.

Es impresionante el crecimiento de micronaves teledirigidas en apenas pocos años. Un sector que apenas llamaba la atención acaba ofreciendo soluciones a amplios sectores de actividad: desde agricultura a seguridad. ¿Cómo se posible que ese desarrollo no se diera hace años para naves de transporte individual? O el desarrollo de aeropuertos y compañías aéreas pequeñas. A lo mejor el manejo de los vientos hace que estos aparatos sean difíciles de pilotar, ¿pero no es el consumidor el que debe decidir eso? La legislación actual no puede más que ir a remolque de los avances tecnológicos.

Si el desarrollo aeronáutico no es factible, ¿cómo se habrían desarrollado las carreteras privadas? Seguro que, por lo menos, habrían sido más eficientes: menos kilómetros por tramo. Seguramente, habría menos tramos. Y más tráfico. ¿Habrían monopolizado las empresas de construcción la distribución de combustible en sus carreteras? Es posible, y no lo veo negativo. Por un lado, el beneficio de los primeros llamaría poderosamente la atención de otros competidores, deseosos de ofrecer alternativas. Por otro, es un lugar donde ofrecer atención al cliente (¿existe eso para las carreteras actuales?). Y quizás habría resultado mucho más fácil hacer transformaciones a nuevas fuentes de energía: hidrógeno, electricidad o gas, por poner algunos ejemplos.

¿Habría favorecido la descentralización de servicios? Si no fuera tan fácil acceder a Madrid por carretera desde cualquier punto de España ¿habría habido más servicios en capitales de provincia? ¿Educación? ¿Comercio?

¿Cómo habrían reaccionado las comunidades privadas ante ésto? ¿Dejarían volar libremente a sus residentes? ¿Cómo se ordenaría el tráfico?

Precisamente, el tráfico, es quizás el lenguaje internacional más importante a la hora de viajar: señales y penas. ¿Cómo habría ordenado un mundo libre el tráfico aéreo? ¿O en realidad habría habido un fuerte desarrollo del ferrocarril? O puede que las telecomunicaciones hubieran avanzado más, siguiendo el principio “Si la montaña no va a Mahoma”.

El estado interviene hasta en los más profundos detalles de nuestras vidas, sin darnos cuenta, como los padres. Pero el Estado no te quiere y te mataría para sobrevivir. ¿En qué otras facetas de nuestras vidas influye de soslayo este Estado controlador y cómo habría sido vivir en un mundo libre?

Gerónimo Perea


Acerca del autor: Gerónimo Perea

Soy gestor de patrimonio inmobiliario. Autónomo. Emprendedor. Multidisciplinar. Lo más importante, mi familia. Página personal

 

Más de Gerónimo Perea

Control de azafatas

La última cruzada de la censura feminista es la de las azafatas deportivas. A su juicio es denigrante el uso que se hace de...

La España que conozco

¿Cómo se puede hablar de la España que conozco, cuando siento que son tantas? Conozco la España imperial, la socialdemócrata, la ibérica, la dictatorial,...

Desasociarse del Estado

Otros antes que yo lo intentaron, y fracasaron. Intentaron divulgar la rebelión ante el robo que son los impuestos, como intentaron buscar formas de...
Carreteras del Gobierno
4.5 (90%) 2 votes

No hay comentarios

Deja un comentario