Ayer los mineros, hoy los estibadores y mañana… la quiebra

Estos días con la nueva reforma para liberalizar la actividad portuaria, los grupos de presión de turno están calentando motores. Primero habría que ver en qué se queda finalmente la reforma para abrir el mercado de carga y descarga en los puertos porque dudo mucho que un gobierno tan socialista como el que tenemos quiera verdaderamente abrazar el libre mercado. La reforma que tanto temen los estibadores que ya están en pie de huelga, seguro que no contemplará por ejemplo una completa devolución de los puertos a la sociedad civil y acabar con el actual monopolio aunque sea privado del servicio de carga y descarga. ¿Cómo? Mediante la opción por ejemplo de transformar a todos los puertos en cooperativas de los propios trabajadores o mediante conversión de empresas con acciones dándoles a los trabajadores un paquete accionarial y al resto de ciudadanos que estén interesados en ello. Y lo mismo se aplica en el caso del propio servicio de carga y descarga que afecta a los propios estibadores. Tener un monopolio sea privado o estatal en la práctica significa un mercado cerrado a cal y canto. Es decir, ninguna otra empresa, grande o pequeña puede entrar a competir, a ofrecer mejores condiciones a los propios estibadores y un servicio más competitivo, de mejor calidad y a menos precio para los productos de exportación e importación.

Ahora que todavía no han iniciado la huelga, les recomendaría a los estibadores que exijan al gobierno una reforma en clave libertaria que les permita a los propios trabajadores a ser cooperativistas o empresarios en un mercado de carga y descarga de mercancías libre, abierto. De esta forma asegurarán realmente una sana competitividad que siempre trae consigo la mejora del servicio y unos precios competitivos. Y se beneficiarán todos los usuarios y clientes que de una forma u otra siempre asumimos parte del coste de las mercancías que manejan los estibadores con su trabajo. Pero quizás más importante incluso que la mejora del servicio y una oferta de puestos de trabajo más dinámica que producirá siempre también mejores condiciones laborales, los estibadores tendrían la oportunidad de actuar con ética y honradez.

Si por lo contrario, siguen la estela sindicalista y piden al gobierno que les mantenga en empresas monopolio por cortesía del Estado, entonces al menos que sepan que esto hacer el uso de la fuerza contra el resto, quienes nos vemos forzados por Hacienda a destinar gran parte de nuestro trabajo a costearles vía impuestos, altos precios en la mercancía y perdida de oportunidades al no permitir la apertura del sector de carga y descarga. Hasta donde yo sé en el mundo moderno, desarrollado en la sociedad civil las personas ponemos en marcha empresas, cooperativas y otro tipo de instituciones privadas cuyos servicios y trabajos  desde mineros, estibadores hasta vendedores de pan son de mejor calidad porque son más competitivos al estar anclados a la realidad y a las exigencias del mercado, y no al coto cerrado y a los privilegios políticos que deciden cerrar el mercado para una empresa concreta, sea directamente estatal o sea de los intereses cercanos al poder de turno.

Los estibadores deben demostrar que lo suyo no es otra huelga de vividores a expensas de millones de autónomos, pymes y trabajadores de la economía real que no tienen descanso, ni días de asuntos propios porque han de pagar al Estado miles de euros anuales sólo por poder trabajar en legalidad. Los estibadores deben demostrar primero que sus derechos no implican obligaciones a la fuerza para el resto de nosotros, ni perdida de oportunidades y entonces tendrán todo mi apoyo. Hasta entonces su causa será ilegítima y dañina para el conjunto de la sociedad.

Acerca de la autora: Roxana Nicula

Roxana Nicula es autónoma, de profesión jurista y traductora, actualmente desempeña el cargo de Presidenta de la Fundación para el Avance de la Libertad y de Secretaria General del Partido Libertario (P-LIB).

[td_block_11 custom_title=”Roxana Nicula” header_color=”#bcb000″ post_ids=”-9439″ category_id=”28″ limit=”2″][td_block_ad_box spot_id=”sidebar”][td_block_11 custom_title=”NOTICIAS” header_color=”#bcb000″ post_ids=”-9439″ limit=”2″][td_block_ad_box spot_id=”sidebar”]

España sigue cayendo en el Índice de Libertad Humana

Todos los años por estas fechas llega el momento de repasar el Índice anual de Libertad Humana. Para quienes no están familiarizados con este índice, baste decir que quien lo prepara durante todo el año con esmero y profesionalidad, es el Instituto Cato de Washington, un referente mundial en el análisis y el impulso a las reformas políticas a favor de la libertad humana. Otro dato importante que mucha gente no conoce sobre esta particular institución es su origen: el Partido Libertario (LP) de Estados Unidos. El Cato surgió como un proyecto dentro del movimiento libertario americano entorno al LP.

El Índice de Libertad Humana mide varios aspectos de los países que lo componen. Desde el marco legislativo, el Estado de Derecho, la seguridad, la libertad de movimiento, creencias religiosas, asociación, manifestación y organización de la sociedad civil; la libertad de expresión y de interrelacionarse. Y por supuesto analiza el tamaño del gobierno, el marco legal y los derechos de propiedad así como el acceso al dinero, la libertad de comerciar a nivel internacional, la regulación del crédito, del trabajo y de los negocios.

Como ya nos vienen acostumbrando todos los años los campeones de la Libertad Humana siguen siendo Hong Kong, Suiza y Nueva Zelanda. También nos encontramos en el Top 10  Irlanda, Dinamarca, Canadá, Gran Bretaña, Australia, Finlandia y los Países Bajos. Seguimos buscando y veintiséis puestos más abajo, es decir en el puesto treinta y seis del índice encontramos a nuestro país, España. No sólo no mejoramos o al menos nos mantenemos, sino que vamos cayendo años tras año. Muchos ya advertimos en repetidas ocasiones que la libertad humana en España está deteriorándose a golpe de leyes restrictivas, cada vez más liberticidas. Y el Índice Mundial viene a confirmar lo que sólo los libertarios nos atrevemos a decirle a la sociedad.

En cuanto a la Libertad Personal, España saca varias notas malas que deberían preocupar y mucho a los ciudadanos. En el apartado de Libertad de Expresión e Información España saca un seis cuando hablamos de la Presión política y el control de los medios por parte del Estado. Ciertamente inquietante para un país occidental supuestamente desarrollado. Esta calificación bien cuadraría más con países dictatoriales. El mismo seis recibe también todo el apartado que engloba a nuestra justicia. Y ya se sabe que una sociedad cuya justicia no funciona, arrastra fallos en todos los demás ámbitos. Es una realidad que conocemos todos los ciudadanos puesto que nos afecta de forma directa en el día a día de nuestras acciones. “Con la administración hemos topado” viene a ser el mantra de la mayoría de nosotros cuando tratamos con la administración pública en su conjunto porque al final todo depende de la Justicia.

Vamos a cambiar ahora un poco de tono y darnos una alegría. También tenemos sobresalientes. La libertad de movimiento tanto dentro de nuestras fronteras como a nivel internacional, así como en la libertad de interrelacionarse: familia, relaciones de pareja o la libertad de separación merece que al menos tengamos un motivo de orgullo y sentirnos como parte del mundo civilizado moderno.

Y todo bueno se acaba al pasar al ámbito de la Libertad Económica. España SUSPENDE en TODOS los apartados que el Índice de Libertad Humana analiza. Es decir sacamos muy malas notas en el tamaño del gobierno, el marco legal y los derechos de propiedad así como el acceso al dinero, la libertad de comerciar a nivel internacional, la regulación del crédito, del trabajo y de los negocios. Y suspendemos en cuanto a la independencia judicial y de los tribunales en general o en todo lo relacionado con el tamaño del Estado. Si ya en ediciones anteriores estábamos mal, ahora estamos peor. Y el gobierno de Mariano Rajoy es el artífice sin ninguna excusa de estos pésimos resultados. A mayores reformas socialistas o socialdemócratas que vienen a ser lo mismo, peores resultados obtenemos. Y el Partido Popular nos ha llevado decididamente por la senda del socialismo cada vez más radical en detrimento de la Libertad Humana de todos nosotros.

Un rápido repaso de las peores notas sin los suspensos ya mencionados antes nos lleva a ver que en cuanto a la libertad del mercado laboral, de emprender o de defender los derechos de la propiedad estamos ya a un paso del suspenso, pues a penas sacamos un cinco. Estos son los efectos de una Constitución socialista ya decrépita junto a unos políticos y legisladores igualmente decrépitos a pesar de que algunos no hayan cumplido ni los cincuenta. Todos ellos están más desubicados que nunca y desanclados de la realidad en la calle y de que estamos ya en el siglo XXI, y no en la toma del Palacio de Invierno.

¿Qué podemos hacer para remediarlo? Tal y como se desprende del propio Índice de Libertad Humana la clave es aplicar la Libertad a todos los ámbitos de nuestro país. ¿Cómo? Mediante las reformas políticas libertarias para limitar el tamaño del Estado, asentar la independencia de la JUSTICIA, devolver la libertad de expresión a la sociedad civil y a los medios, devolver la libertad de trabajo al trabajador y la libertad de emprender a los empresarios. Dando estos pasos España se acercará más al Top 10 de los países más libres y con mayor prosperidad como Hong Kong, Suiza o Nueva Zelanda y se alejará de los países más pobres en libertad y en desarrollo. Ahí lo dejo para reflexionar ahora que llegan las vacaciones. Feliz y libertaria entrada de año y seguid defendiendo la libertad.

Acerca de la autora: Roxana Nicula

Roxana Nicula es autónoma, de profesión jurista y traductora, actualmente desempeña el cargo de Presidenta de la Fundación para el Avance de la Libertad y de Secretaria General del Partido Libertario (P-LIB).

[td_block_11 custom_title=”Roxana Nicula” header_color=”#ada700″ post_ids=”-9244″ category_id=”28″ limit=”3″][td_block_ad_box spot_id=”sidebar”][td_block_11 custom_title=”NOTICIAS” header_color=”#ada700″ post_ids=”-9244″ limit=”3″]

El Soon-silGate coreano

El mes de noviembre ha sacudido la política asiática con el mayor escándalo de corrupción que haya enfrentado Corea del Sur desde su independencia. El Gürtel-Bárcenas-Urdangarin a la coreana se ha convertido en el tsunami político-empresarial que por vez primera afecta directamente a la máxima figura del gobierno, la actual presidenta del país, Park Geun-hye y a los principales conglomerados chaebols coreanos.

La hija del autoritario presidente Park Chung-hee y la versión de Bárcenas con faldas, su amiga y confidente de toda la vida, Choi Soon-sil se encuentran en el ojo del huracán de la fiscalía anti-corrupción por haber traficado con influencias gubernamentales por valor de unos setenta millones de euros. La operación funcionaba igual que en el caso Nóos del yerno del antiguo rey Juan Carlos.  A través de dos fundaciones, Mir y K Sports, ambas bajo el control de la amiga de la presidenta los conglomerados coreanos eran presionados directamente por la propia presidenta Park a hacer cuantiosas donaciones a lo largo de los años que llegaron a sumar nada menos que esos setenta millones de euros según publican los medios a raíz del auto de la fiscalía.

A diferencia que nuestro búnkerizado Mariano Rajoy, al que sí le está saliendo bien la jugada por ahora debido a una justicia todavía más politizada y controlada por los políticos, la presidenta Park lo tiene más complicado. Los tres partidos de la oposición y prácticamente la mitad de su propio partido, el conservador Partido Saenuri, ya han iniciado los pasos necesarios para la moción de censura. La guerra abierta entre la fiscalía y la presidenta Park que se ha negado a acudir a dar explicaciones tras haber sido citada oficialmente por esta institución demuestra una vez más la urgente necesidad de nuevos modelos de organización socio-política para cortar de raíz este tipo de abusos de poder.

Es admirable la determinación de la sociedad civil coreana que demuestra su limpieza moral exigiendo una y otra la asunción de responsabilidades por parte de Park y sus cómplices. Con manifestaciones multitudinarias, sólo en Seúl se congregaban unos cuantos millones de manifestantes y en todas las principales ciudades del país, los ciudadanos no se callaron sino que se mantuvieron firmes en sus demandas de justicia real y sobre todo de exigir responsabilidades, algo que en España, tenemos muy olvidado. En Corea los ciudadanos sí valoran la responsabilidad individual. Las expresiones más comunes del lenguaje en el día a día hablan de ser responsable y de asumir la responsabilidad. Y en el caso que nos ocupa otro efecto de esa asunción de responsabilidad es que las grandes corporaciones salpicadas por el escándalo de corrupción van a tener que comparecer ante la Asamblea nacional, lo que viene siendo el Congreso de los Diputados, para explicar y responder en sesión pública ante el país.

La sociedad civil siempre será más madura que los políticos del Gobierno y lo que está ocurriendo en Corea del Sur no hace sino demostrar esta realidad. Otro resultado del Soon-silGate demuestra que los efectos de haber falseado el capitalismo con las artimañas mercantilistas son pan para hoy y hambre para mañana, además de seguir alimentado el mito socialista anti-capitalista. No hay más que ver cómo la famélica Corea del Norte abrazada al socialismo rancio, el comunismo, trata de sacar provecho para arremeter contra el capitalismo a pesar de que el dictador Kim Jong-un y la élite comunista sí disfrutan de los mejores productos importados del sur para su uso y disfrute personal.

Las lecciones a aprender a medida que más casos Bárcenas, Gürteles, Nóos o Soon-silGates vayan surgiendo en todo el mundo desarrollado son varias: es urgente transitar hacia la separación real de la economía y el Estado; el intervencionismo estatal provoca siempre corrupción, a mayor intervención política, mayor corrupción. Cuando el modelo de país se basa en decisiones políticas lo primero que se compran y se venden son esas decisiones. La separación real de la justica frente al poder legislativo y ejecutivo es imprescindible si queremos que los Rajoys y Parks sean sacados de sus búnkers para ser llevados ante la justicia. El Internet de las cosas ya ha generado el cambio de paradigma que vaticinábamos los libertarios hace ya una década. Los Estados y sus administradores, los políticos, ya no pueden tapar con tanta facilidad sus abusos y no pueden seguir impunes a menos ante la opinión pública. Las noticias sobre su maltrato a la sociedad civil, a las empresas se propagan con rapidez y facilidad en cuestiones de segundos a todos los rincones del país y del planeta. La sociedad global interconectada madura gracias a las nuevas tecnologías que la empoderan como estamos viendo estos días con la sociedad coreana.

Es necesario comprender ese cambio de chip donde el papel de Estado ha de limitarse a ser mero juez, árbitro, garante de un marco legal sencillo, claro, transparente y fluido que emane no de un grupo concreto de poder, sino de los propios individuos en la sociedad civil. Es imprescindible emanciparnos de la política del intervencionismo y caminar hacia las reformas políticas libertarias donde el protagonismo lo tengan las personas, la propia sociedad civil y no un grupo concreto de presión, sea conglomerado chaebol, el sindicato o las hermanas de la caridad.

Muchos consideran que el auge y el gran desarrollo de Corea del Sur sólo pudo ser posible gracias al mercantilismo que confunden y denominan capitalismo cuando no lo es. Yo soy de las que creen que a pesar de ello, a pesar de este mercantilismo que ha falseado el capitalismo de libre mercado, los surcoreanos nos han demostrado que la prosperidad está al alcance de todos, no sólo de los chaebols. Sólo hemos podido conocer y aprovechar una pizca del gran potencial coreano en un escenario de un poquito más de libertad para emprender que en el resto del mundo. El capitalismo de libre mercado, por ahora muy torpedeado por el terrible mercantilismo, sólo se pudo experimentar parcialmente algo más en la clase media y baja. La destitución y el procesamiento de la presidenta Park junto con una grave crisis de reputación de los principales conglomerados empresariales del país esperemos que sean el principio del fin del mercantilismo y el comienzo de unas reformas más en clave libertaria que permita florecer el capitalismo de libre mercado para una justicia independiente y una sociedad civil fuerte porque es libre y próspera.

Acerca de la autora: Roxana Nicula

Roxana Nicula es autónoma, de profesión jurista y traductora, actualmente desempeña el cargo de Presidenta de la Fundación para el Avance de la Libertad y de Secretaria General del Partido Libertario (P-LIB).

[td_block_11 custom_title=”Roxana Nicula” header_color=”#ada700″ post_ids=”-8904″ category_id=”28″ limit=”3″][td_block_ad_box spot_id=”sidebar”][td_block_11 custom_title=”NOTICIAS” header_color=”#ada700″ post_ids=”-8904″ limit=”2″][td_block_ad_box spot_id=”sidebar”]

Ya (nos la) juraron

Tras un año de desgobierno por fin podemos decir: tenemos de nuevo un gobierno. El gobierno de Mariano Rajoy juró el cargo y con ello todos sus integrantes nos la juraron. Los globos sonda ya hablan de nuevas subidas de impuestos, Montoro se está en el clímax tras la jura. También negocian con los sindicatos y patronato entre otras para ver si consiguen no aplicar la igualdad ante la ley en materia laboral para los trabajadores interinos en cuanto a las indemnizaciones por despido. Habrá que esperar a primeros de 2017 para conocer el veredicto de los seis expertos que la ministra Fátima Báñez que continúa como cabeza visible del ministerio de trabas al empleo y de la (in)seguridad social, los sindicatos y la patronal designaron para tal despropósito jurídico. Otro de la larga lista a la que los políticos de derecha a izquierda y pasando por el centro nos han acostumbrado. Al fin y al cabo quién lleva ya las cuentas: la inseguridad jurídica es la NORMA hoy en España.

Echando un vistazo a la composición del gobierno encontramos al alcalde de Santander ahora metido a ministro de Fomento. Sus anteriores víctimas, los residentes de la ciudad cántabra respiraron felices porque el alcalde hormigonera se fue para la capital. Para toda España es sin embargo motivo de preocupación. La cultura del pelotazo sigue siendo la tónica por lo que vemos también en el nuevo gobierno. Al fin y al cabo, saben que no les va a durar mucho y teniendo un ministerio como el de Fomento bajo la batuta del alcalde hormigonera el PP podrá hacer mucha caja B que les va a faltar para las elecciones anticipadas.

Otra perla escondida y sacada la pasada semana a la luz por el grupo sorayesco, es el nuevo responsable de la cartera de… a ver si lo escribo bien y no me dejo nada: Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital: Álvaro Nadal. Visto así de largo hasta parece que el hombre tenga hasta un trabajo. Que lo vaya a hacer bien, esto es ya es otra cosa a juzgar por lo que aportó desde su anterior puesto, nada menos que el jefe de la oficina económica de la Moncloa. Vamos que las malas lenguas y las buenas apuntan en su dirección como el artífice del plan económico del primer mandato de Rajoy. No sé yo si echaremos de menos hasta a Soria que ya es mucho. El sector turismo, particularmente toda la economía colaborativa junto con la parte de innovación ya pueden temblar. Fiel alto funcionario estatal no auguro con Nadal una apertura hacia mayor libre mercado y menor intervencionismo sino todo lo contrario.

Luis de Guindos y Cristóbal Montoro repiten carteras. Obviamente a juzgar por sus pasadas acciones podremos esperar en el futuro grandes cosas de ambos, terribles, pero grandes, como le diría Dumbledore a Harry Potter sobre Voldermort. Me vino a la mente justo esta frase al repasar la lista de los ministros y encontrarme con los Mariano Boys repitiendo asignaturas.

En definitiva, el gobierno sigue plagado de altos funcionarios y cero empresarios o al menos trabajadores con una mínima trayectoria en el mercado de la economía real, y por tanto de la sociedad civil. Así cómo vamos a crecer, competir con las nuevas economías, crear millones de puestos de trabajo que necesitamos y asegurar unas pensiones viables a la vez que desarrollar unos servicios sanitarios y educativos de calidad. Pero la buena noticia es que lo que sólo los libertarios veíamos hace unos años ahora cada vez más gente lo está notando. ¿Llegará un momento para un gobierno limitado? Indudablemente cuando llegue no será ni socialista de derecha, ni socialista de izquierda, ni socialista de centro. Será un gobierno libertario.

Acerca de la autora: Roxana Nicula

Roxana Nicula es autónoma, de profesión jurista y traductora, actualmente desempeña el cargo de Presidenta de la Fundación para el Avance de la Libertad y de Secretaria General del Partido Libertario (P-LIB).

[td_block_11 custom_title=”Roxana Nicula” header_color=”#ada700″ post_ids=”-8765″ category_id=”28″ limit=”3″][td_block_ad_box spot_id=”sidebar”]

Huelga al sentido común

Mientras Madrid amanece preparado para enfrentarse a la nueva huelga del sector educativo estatal en contra de la LOMCE y de las reválidas, conviene recordar cuál es en verdad la raíz del problema. Y no es otra que la estatalización de la educación por parte del Estado. O dicho de otro modo, el control de ésta por parte de los políticos a través del Gobierno de turno. Se mire como se mire, la LOMCE es un producto defectuoso, que ya antes de ver la luz del despacho de Wert, y de los demás socialistas del Congreso y el Senado, había caducado si la comparamos con los modelos educativos que se dan en otros países y, sobre todo, con las demandas reales en el mercado laboral mundial y en el modelo de la red distribuida que es hoy cada vez más la economía global, la española incluida.

Tampoco sería mejor el modelo que proponen los sindicatos y los políticos comunistas convocantes de la huelga porque insisto, seguiría siendo un modelo tan alejado de la realidad de la economía y del mercado laboral como la actual LOMCE e incluso más aun. Estos días me encontré entre mis múltiples grupos de trabajo en Telegram con una reflexión de un brutal sentido común. La hacía un libertario murciano en el grupo del Partido Libertario de Murcia. Decía: “la universidad en España va por un lado y la realidad va por otro”.

En efecto, tanto la universidad y en general la educación, en especial la educación estatal conocida erróneamente como “pública” cuando en verdad les pertenece a los políticos, vive desde hace décadas un traumático divorcio continuado de la realidad, es decir de la sociedad civil, de la comunidad. Ir a la escuela o educarse en casa es un derecho de todo niño. No lo es ir a la escuela estatal. Al confundir acceso universal a la educación con derecho a la educación estatal seguiremos condenando a nuestros hijos al fracaso formativo y laboral siempre.  Los alumnos año tras año acaban masivamente poco o nada preparados para emprender unos proyectos laborales, profesional o empresariales que les asegure un sustento y no les haga depender del subsidio estatal con cargo a los impuestos y al esfuerzo cada vez mayor de la población productiva.

En todo el mundo tenemos modelos anclados en la sociedad y alejados de la mano política como la Singularity University en Sillicon Valley o modelos educativos controlados por la propia comunidad local como es el caso de los hunza de Pakistán. Allí se estima que vive la población más leída con una tasa de alfabetización real del 95% de toda la población. Se les conoce mundialmente por la comunidad de individuos más pacífica y amorosa. Y su secreto es que no esperan a vivir a costa de otros y que gracias a la libertad educativa, la escuela no está en manos del gobierno de turno, sino en manos de los propios vecinos de la comunidad hunza. En España hay modelos educativos que van a esa línea como las escuelas cooperativas donde padres, profesorado y empresariado local deciden poner una escuela para formar a sus propios hijos y a todos los que ahí se educan para la vida real. Y es posible que todos los alumnos accedan a este tipo de centros privados incluyendo a aquellos de bajos recursos. En estos modelos educativos en libertad el Estado como proponen los libertarios españoles sólo se limitaría a extender al alumno un cheque por valor precio de mercado para que pueda escoger en libertad una escuela u otra, sacando así al político y al sindicalista del sector educativo.

En la escuela estatal los alumnos aprenden antes cuáles son sus “derechos” como el acceso a subsidios y “ayudas”, no tanto las obligaciones para con uno mismo para que no sea una carga para su familia, comunidad y país de residencia. Peor aún, se les inculca antes de haber pisado su primera entrevista de trabajo o de haber presentado su primer borrador de proyecto empresarial, toda una serie de “destrezas” para convertirse en el mejor gorrón de la sociedad. Todo ello gracias al plan educativo estatal que destierra legislatura tras legislatura el sentido común ya en huelga perpetua.

Brillan por su ausencia en los planes de estudios marcados por el “ministerio” de la anti-educación los principios básicos del comportamiento y la cooperación libre y voluntaria en la sociedad, en la comunidad; o unas destrezas básicas para enfrentarte a un mercado laboral acelerado gracias a las nuevas tecnologías y a la globalización; como también se ausentan de los estudios de los alumnos de las escuelas estatales una presentación objetiva del significado del dinero, el lucro, la empresa o el respeto a la propiedad del vecino.

Abundan, en cambio, tanto en la actual LOMCE como en las anteriores reformas y en las que proponen los otros socialistas, los más próximos al comunismo, no sólo las enseñanzas de vivir a costa de otros, sino una clara estrategia de desprestigiar el lucro, el beneficio o la empresa privada. Exaltan a la función pública, a los servicios estatales tipo educación, sanidad, pensiones o infraestructuras frente a los privados.  Menosprecian el trabajo privado, ese de la economía real, el que crea la riqueza que luego el Estado arrebata y sus gestores, los políticos y funcionarios, malgastan en sus propias redes clientelares generalmente. Los alumnos salen de la escuela preparados no para ser emprendedores de éxito a pequeña o a gran escala, sino para ser carne de nuevas huelgas para pedirle al Estado que les dé un techo “digno”, unos subsidios para sus proyectos sin jugarse nada suyo en ello, total viene de los impuestos de los demás; que les cree puestos de trabajo a ser posible estatales; o que les quiten las reválidas. Los alumnos en definitiva caen una y otra vez en la trampa política de perpetuar a aquellos que les levantaron las barreras en primera lugar al acceso al empleo, al aprendizaje de experiencias laborales, al libre emprendimiento y por lo tanto a la posibilidad de realmente prosperar. Y así la huelga al sentido tiene todo el sentido hoy en España.

Acerca de la autora: Roxana Nicula

Roxana Nicula es autónoma, de profesión jurista y traductora, actualmente desempeña el cargo de Presidenta de la Fundación para el Avance de la Libertad y de Secretaria General del Partido Libertario (P-LIB).

[td_block_11 custom_title=”Roxana Nicula” header_color=”#bcb000″ post_ids=”-8501″ category_id=”28″ limit=”3″][td_block_ad_box spot_id=”sidebar”][td_block_11 custom_title=”NOTICIAS” header_color=”#bcb000″ post_ids=”-8501″ limit=”3″]

Autocontrol o Estado-control

Seremos los españoles capaces de decidir tener más autocontrol o por lo contrario seguir bajo el reino del Estado-control / PP-control / Soraya-control. He aquí la gran cuestión. Si esto no quedó patente tras las últimas elecciones de junio, creo que ahora ya ha quedado muy evidente. Durante meses hemos asistido al penoso y patético periplo de la “embestidura” de nuestra actual clase política “analfabeto-funcional” como bien la caracterizaba el periodista Fernando Díaz Villanueva en su reciente conferencia durante las jornadas de Students for Liberty.

No entraré a valorar lo que ya todos hemos valorado y se ha escrito y hablado durante meses sobre las luchas intestinas dentro de la plutocracia socialdemócrata transpartita comúnmente denominada así en el movimiento libertario. Tampoco hablaré del populismo barato del socialismo en descomposición putrefacta del PSOE con caudill@s, la arroba para que la baronesa Susana Sánchez se sienta incluida y aludida. O reírme por no llorar del triunvirato del PAP -Pedro Sánchez, Albert Rivera y Pablo Iglesias- entrenando para ver quién se lleva… la palma en ser el tonto útil del reinado del PPSOE marca registrada del “milagro” español de la transición anti…democrática. Y no quiero centrarme ni en el nivel de mugre por la ausencia total de la más mínima moral del sentido común de un PP cada vez más aupado al ahora internacional socialismo -recordemos las cincuenta subidas de impuestos, los 3 millones de euros en software para espiar a los ciudadanos, la ley anti-descargas, la ley de (in)seguridad ciudadana y otras fechorías- que puso de moda desde el día en que decidió aupar a un Pablo Iglesias para “divertir” a las masas y desviar su atención de los Gürteles, Bárcenas y demás vergüenzas de los herederos del franquismo, es decir de nacional socialismo.

Quiero centrarme sólo en esta pregunta: ¿Auto-control o Estado-control? No hay más. Cada uno de nosotros decidimos. De hecho yo siempre lo tuve claro: autocontrol, siempre recelando del Estado-control. Claro, como bien sabéis los que me conocéis, razones de no me faltaron nunca para desconfiar y recelar de todo modelo basado en el Estado-control, pues el comunismo es la expresión última de ese modelo y ya tuve bastante con vivirlo una parte de mi vida.

Entonces a qué me refiero cuando defiendo la opción del autocontrol frente a la del Estado-control como modelo de comportamiento dentro de la sociedad. Me refiero a que si asumimos el modelo de organización socio-política-económica y cultural basada en el autocontrol individual entonces nosotros, cada uno, seremos quienes decidamos los alimentos, la ropa, el móvil, el techo, el trabajo, la educación, la sanidad, las pensiones y por supuesto las carreteras y los aeropuertos. Y por qué los decidiríamos nosotros como ya lo están haciendo en los países más desarrollados del mundo, porque nos afectan directamente.

El sentido común y de auto-preservación del individuo debe prevalecer por encima del reformatorio socialista en el que el socialismo convirtió España y Europa. En el caso español, ya viene de lejos, puesto que las anteriores generaciones fueron “re-educadas” en el socialismo franquista y las actuales en el socialismo socialdemócrata BOE en mano por la gracia del analfabeto-funcional PPSOE y con la inestimable ayuda de sus bufones de turno, IU, UPyD, Ciudadanos y el gran bufón real: Podemos.

Y porque el sentido común es el más común de los sentidos, contrario a lo que pensaba el fundador del Partido Republicano americano, Horace Greeley, el nuevo cambio de paradigma me reafirma en este convencimiento. Al fin y al cabo es lógico, como no mezclamos el agua y el aceite, tampoco podemos mezclar libertades y liberticidas, al final se acaban separando por la ley natural igual que el agua y el aceite. El libertarismo, la evolución natural del liberalismo clásico, tiene su propio camino bien definido donde el capitalismo es el modelo de la sociedad del libre intercambio, la solidaridad y la cooperación pacífica en el ámbito de las relaciones humanas, sociales, culturales, políticas y económicas. Y el conservadurismo, igual que el socialismo, es el producto final del colectivismo; es, en resumen, un modelo basado en la amenaza, el chantaje permanente del más fuerte sobre el más débil, el menos organizado; es en definitiva un grupo de asaltadores decidiendo por todos nosotros en los aspectos más esenciales de la vida de un ser humano: la alimentación, la ropa, el móvil, el techo, el trabajo, la educación, la sanidad, las pensiones y por supuesto las carreteras y los aeropuertos. Así que repito: y para ti, qué será ¿Autocontrol o Estado-control?

Acerca de la autora: Roxana Nicula

Roxana Nicula es autónoma, de profesión jurista y traductora, actualmente desempeña el cargo de Presidenta de la Fundación para el Avance de la Libertad y de Secretaria General del Partido Libertario (P-LIB).

[td_block_11 custom_title=”Roxana Nicula” header_color=”#ada700″ post_ids=”-8235″ category_id=”28″ limit=”4″][td_block_ad_box spot_id=”sidebar”]

El Silicon Valley de Europa

Recientemente la revista tecnológica Quartz anticipaba dónde iba a producirse el nuevo Sillicon Valley europeo. Puede sorprender a más de uno que Rumanía, uno de los países más pobres de la Unión Europea acabe siendo el nuevo Sillicon Valley de nuestro continente. Pero para quienes entendemos cómo funciona el libre mercado, es simplemente una reconfirmación de los beneficios de un modelo de mayor libertad económica y regulatoria frente al modelo social demócrata de la economía intervenida e hiper-regulada por el Estado.

Pero cómo consiguió un país devastado por la masiva pobreza producida y mantenida por la dictadura comunista durante casi medio siglo ser ahora uno de los referentes mundiales de la tecnología y como apunta Quartz probablemente sea el próximo gran hub tecnológico de las start ups europeas. La formación y la educación fueron clave para este despegue impresionante y cuando juntas estas dos con un mercado absolutamente libre, sin regulaciones estatales en el ámbito de las nuevas tecnologías y casi nada también a nivel del sector de las telecomunicaciones, el resultado salta a la vista. El país es el primero de Europa en cuanto a la velocidad de Internet y el sexto en el mundo. Como curiosidad, Estados Unidos, el hogar del primer hub tecnológico de Start Ups ocupa a penas el lugar diecisiete a nivel mundial.

La clave de todo este fenómeno fueron las “redes de barrio”. A finales de los ’90 sobre todo en la primera etapa de los años 2000 Rumanía se inundó de las redes de Internet de barrio donde estudiantes de ingeniería y otras especialidades se unían libremente al no haber regulación alguna y montaban servicios de internet para uno o varios edificios de viviendas a precios realmente de saldo. Cientos de miles de pequeñas empresas a menudo ni siquiera con infraestructura más que un servidor en el dormitorio de uno de los estudiantes empezaron a competir libremente sin cuotas de mercado, ni proteccionismo estatal con la gran Telefónica rumana, Romtelecom, antigua empresa estatal, privatizada de mala manera igual que ocurrió en España con Telefónica. La diferencia frente a España es que en Rumanía apenas había regulación en sector de las telecomunicaciones, la mitad del país no tenía ni teléfono fijo, y había un libre mercado absoluto en cuanto al sector de las nuevas tecnologías, es decir cero regulaciones estatales. De noche en las grandes ciudades te podías encontrar a grupitos de nuevos emprendedores de la era de Internet lanzando cables por encima del cableado de los tranvías y los trolleybuses -autobuses que funcionan por el principio de los tranvías- bucarestinos cruzando de un lado de la acera al otro para unir mediante fibra óptica dos edificios y poder ofrecer a los vecinos del otro lado servicios de internet a dos, cuatro euros al mes con una velocidad ya por aquel entonces -año 2005, 2006- de cincuenta y cien megas simétricos de descarga.

Es el libre mercado el que al final marca la diferencia y levanta sociedades y países. Y su ausencia degrada y hunde las sociedades y los países. En España haríamos bien en interiorizar bien lo que advertía ya a mediados del siglo XX la filósofa objetivista Ayn Rand sobre la condena de la sociedad que reniega del libre mercado y pide más Estado. “Cuando advierta que para producir necesita obtener autorización de quienes no producen nada; cuando compruebe que el dinero fluye hacia quienes trafican no bienes, sino favores; cuando perciba que muchos se hacen ricos por el soborno y por influencias más que por el trabajo, y que las leyes no lo protegen contra ellos, sino, por el contrario son ellos los que están protegidos contra usted; cuando repare que la corrupción es recompensada y la honradez se convierte en un auto-sacrificio, entonces podrá, afirmar sin temor a equivocarse, que su sociedad está condenada.”

Acerca de la autora: Roxana Nicula

Roxana Nicula es autónoma, de profesión jurista y traductora, actualmente desempeña el cargo de Presidenta de la Fundación para el Avance de la Libertad y de Secretaria Federal de Organización del Partido Libertario (P-LIB).

[td_block_11 custom_title=”Roxana Nicula” header_color=”#bcb000″ category_id=”28″ limit=”3″]

ROBOTpizza

Sillicon Valley, ese corazón de la innovación de las nuevas tecnologías nos sorprende como siempre con un nuevo modelo de negocio. Se trata del servicio de preparación y entrega de comida rápida que ahora entra en una nueva dimensión, la del ROBOTcomida. La pionera es la pizza, la ROBOTpizza de la mano de ZUME que abrirá el mercado a los aspirantes al AMAZON de las comidas rápidas.

En el país que adoptó la pizza como comida universal tras haber cruzado el océano desde la península itálica, acompañando a los emigrantes italianos que buscaban nuevas oportunidades de construir una vida próspera al otro lado del Atlántico, esta comida es todo un símbolo indiscutible de la gastronomía moderna americana. Cabe resaltar que esta comida tan común hoy se ha convertido con el paso de los años, desde finales del XIX, en una commodity del espíritu del emprendimiento en el país de los fundadores de la sociedad del capitalismo de libre mercado.

La deliciosa pizza, fiel compañera gastronómica de los creativos geeks del Sillicon Valley, ha encontrado por fin su nueva dimensión. Entre Marta y Bruno, los dos robots que sazonan y llevan las pizzas montadas al horno y unas camionetas especialmente diseñadas para terminar de cocinar las pizzas de camino a su cliente final, la industria pizzera entra en una nueva etapa.

El creador del concepto, que no es otros que Alex Garden, el ex director de los Estudios de juegos online gratuitos Zynga, aspira a convertir la marca ZUME en un referente de los servicios de entrega a domicilio en el sector de la hostelería. No es coincidencia que la ubicación del primer local de ZUME es estar al lado del complejo de gigante Google. Ni tampoco el que Garden preparara con sumo secretismo el lanzamiento de ZUME, reclutando profesiones del sector de la hostelería y robótica sin desvelar los fines últimos de su empresa. Por ahora parte del proceso sigue siendo humano tanto en la construcción de las diferentes recetas de la pizza como en la conducción de las camionetas de entrega.

Si nos atrevemos a imaginar un futuro próximo con el uso de la actual tecnología de la conducción autómata cada vez más extendida y el desarrollo de la IA -Inteligencia Artificial- podemos estar seguros que la próxima plantilla de ZUME no llevara nombres y apellidos sino nombres simples y un número de serie. Habrá quienes se sientan amenazados por estos cambios ya que siempre todo avance tecnológica trae consigo como no podría ser de otra manera una sana destrucción creativa según el principio de Schumpeter.

Hoy hablamos de ROBOTpizza y pronto encargaremos al restaurante de servicio a domicilio ROBOThamburgesas, ROBOTpastas, ROBOThotdogs y todos los platos que se nos antojen en un mercado dinámico gracias a los principios del libre mercado. La innovación está aquí para quedarse mejorando constantemente nuestras vidas y haciendo que cada vez más personas puedan acceder a bienes y servicios asequibles de calidad. Haríamos bien en recordad que los procesos creativos, de producción y distribución que no sean capaces de adaptarse para contar con más Martas y Brunos en sus proyectos, inevitablemente se quedarán por el camino como pasó con tantas otras industrias, sectores, bienes y servicios a lo largo de la historia del ser humano.

Lejos de ser un drama, gracias al modelo de libre mercado la competencia permite siempre la excelencia, la calidad y el progreso de la sociedad, es decir la generación de nuevas y mejores oportunidades para las personas. En un mercado tan competitivo como es el de la comida rápida en Estados Unidos, los gigantes Domino’s Pizza o Pizza Hut, deberán renovarse o quedarán atrás porque ZUME no sólo podrá ofrecer el mismo producto o incluso de mayor calidad, sino que podrá competir en precio con total seguridad. La llegada de los ROBOTS pizzeros abrirá también nuevas oportunidades para los humanos pizzeros, para aquellos que quieran avanzar en su formación y aprendizaje. Más tecnología no significa menos puestos de trabajo para los humanos, sino la apertura de horizontes profesionales novedosos para los trabajadores humanos. Quienes tengan interés podrán reciclarse, aprenderán nuevas formas de realizar su oficio o descubrirán otras potenciales carreras profesionales en la nueva economía global. ¡Buon appetito!

Acerca de la autora: Roxana Nicula

Roxana Nicula es autónoma, de profesión jurista y traductora, actualmente desempeña el cargo de Presidenta de la Fundación para el Avance de la Libertad y de Secretaria Federal de Organización del Partido Libertario (P-LIB).

[td_block_11 custom_title=”Roxana Nicula” header_color=”#ada700″ post_ids=”-5885″ category_id=”28″ limit=”3″]
[td_block_ad_box spot_id=”sidebar”]

España necesita una Solar City

Solar City es un proyecto del empresario americano Elon Musk y sus primos Peter and Lyndon Rive. Musk es más conocido por haber sido creador del servicio de pagos online Paypal y el empresario detrás del proyecto Tesla para coches eléctricos y baterías eléctricas para el hogar. Muchos por ejemplo no conocen sus otras hazañas empresariales como SpaceX  y HyperLoop, dos proyectos para viajar al espacio y un transporte más rápido. El concepto con el que Musk trabajó en ayudar a lanzar Solary City es el de potenciar un mercado energético asequible, más limpio y sostenible para los consumidores y para el medio ambiente.

Y no es para menos, pues al conocer más de cerca lo que este proyecto privado de servicios energéticos ha logrado es como para replantearnos por completo si en España a los consumidores pequeños y grandes nos sigue compensando seguir estando presos de viejos tabúes sobre la energía y la “necesidad” estratégica de estar bajo el control del Estado. Necesidad ya caduca si la analizamos con la mentalidad del siglo XXI y no empeñados en seguir anclados en el viejo orden, es decir el de los políticos de turno controlando al sector estratégico de la energía, en vez de asumir nosotros, la gente, es decir del libre mercado, un mayor control que ya ejercemos sobre otros sectores igual o más estratégicos como por ejemplo la comida.

Solar City inició su andadura en 2006 y ya registra entre sus récords de beneficio al medio ambiente una compensación de nada menos que 178 toneladas de CO2 calculada a treinta años vista o un ahorro de combustible equivalente a dar la vuelta el Ecuador casi dieciséis veces. Pero quizás lo que más interesa para los consumidores de energía, es decir para todas las personas y los negocios es por un lado el ahorro económico en nuestros bolsillo de la factura mensual de la energía y por otro el control energético que hoy en España no lo tenemos quienes consumimos la energía porque lo tienen los políticos.

En España no podemos tener una o varias Solar Cities porque tenemos una REE —Red Eléctrica Española—. La diferencia entre un concepto y otro es como de la tierra al espacio, es decir, inmensa. La primera está basada en la competencia en el mercado tendente hacia mayor libertad. La segunda es un oligopolio del entramado del Estado de mentalidad centralizadora para uso y disfrute de una élite.

La primera al tener que competir con otros servicios sin proteccionismo normativo de los políticos, es decir al menos en teoría con un mayor nivel de libertad, invierte y se esfuerza en responder a las demandas del propio mercado, cubriendo las necesidades reales de quienes la mantienen en el negocio, los consumidores. La segunda no necesita esforzarse, ni ofrecer servicios de calidad a precios competitivos porque está protegida por el entramado legislativo y los altos impuestos que fija el Estado. Sólo tienen que llenar bien los estómagos de los políticos y sindicalistas con poder de decisión. ¿Cómo? Por ejemplo mediante las famosas puertas giratorias que todos conocemos: colocándoles en puestos bien remunerados al dejar su escaño político o financiando campañas de sus partidos y sindicatos directa e indirectamente. De esta manera quienes componen y regentan la REE tienen asegurado un mercado cautivo de consumidores otra legislatura más que pagaremos sin tener elección.

Porque tenemos una REE y no una Solar City, tenemos la factura de la luz de las más caras de Europa. La factura de la luz en realidad es otra forma para el Estado de recaudar más impuestos de la gente. Hoy conocemos por ejemplo gracias a una reciente campaña de los libertarios españoles que los impuestos representan el 60 % de la factura. En un gracioso meme llegamos a conocer la verdadera cara oculta de la luna energética, esta barbaridad de impuestos que pagamos los consumidores cada mes. La última reforma legislativa del mercado energético de hace un par de años en España dejó claro que España no era y no será Holanda mientras no tengamos libertad energética para impulsar unas Solar City.

El nuevo impuesto a la instalación de placas solares y las nuevas trabas regulatorias levantaron una barrera de iure y de facto que nos impide a los hogares y negocios españoles acceder por ejemplo a generar nuestra propia energía vía paneles solares o comprando en el mercado las baterías Tesla y similares. Mientras en Holanda ya un 70% de hogares y un 20 % de comercios y pymes emplean energía solar según el último Informe del Mercado Global de Energía Solar 2015-2019. En España, en el país del sol, menos del 10 % de los hogares españoles y apenas un 5 % de comercios y pymes la utilizan.

No hay algo más estratégico en cuanto a energía que el acceso para uso y disfrute de unas fuentes de energía ilimitadas y limpias. Con conceptos como Solar City también en España podríamos aspirar a acceder a abundante energía limpia siempre y cuando exijamos las reformas por un  libre mercado en lugar de por un mercado intervenido como el actual. El mito del sector estratégico que requiere del control del Estado, o sea de los políticos, ya no se sostiene hoy. Queda patente que la única estrategia que lo ampara es la de mantener a una élite político-financiera sindical y empresarial viviendo a costa de las oportunidades para millones de consumidores. Estos consumidores se beneficiarían del libre mercado energético y además dejarían de ser moneda electoral del gobierno de turno, sea cual sea.

Acerca de la autora: Roxana Nicula

Roxana Nicula es autónoma, de profesión jurista y traductora, actualmente desempeña el cargo de Presidenta de la Fundación para el Avance de la Libertad y de Secretaria Federal de Organización del Partido Libertario (P-LIB).

[td_block_11 custom_title=”Roxana Nicula” header_color=”#bcb000″ post_ids=”-5230″ category_id=”28″ limit=”2″][td_block_ad_box spot_id=”sidebar”][td_block_11 custom_title=”NOTICIAS” header_color=”#bcb000″ post_ids=”-5230″ limit=”2″][td_block_ad_box spot_id=”sidebar”]

Friki y a mucha honra

El término friki suele ser a menudo asociado a la inconformidad, a la negación de un cierto perfil de personas de aceptar el status quo que las rodea. El fenómeno friki aunque en sus comienzos fue utilizado de forma despectiva hacia aquellos “inadaptados”, es hoy una cualidad a portar con orgullo y alardear de ello por significar la diferencia positiva. Lejos quedan las décadas pasadas cuando en los barrios o por los pasillos de los colegios los chicos más populares y pegones todo sea dicho —entiéndase en sentido amplio tanto femenino como masculino— lo usaban como arma de bullying para intimidar a aquellos otros chicos diferentes y esconder así sus propias inseguridades, taras y deficiencias como individuos.

Para los famosos de la clase o los chicos del barrio, ganar puntos ante la peña de seguidores al margen de algún que otro éxito usando sus destrezas físicas, el mofarse de quienes a primera vista parecían más débiles, era el “deporte” de moda. Y para los políticos colectivistas, esos políticos de ayer que se resisten a desaparecer sigue siendo la única manera que tienen de demostrar que tienen poder. Y no es para menos puesto que a esos “debiluchos” frikis nos interesa más el funcionamiento del mundo, de las cosas, de buscar soluciones novedosas a las grandes y pequeñas preguntas de la Humanidad, aunque para ello signifique perdernos algún que otro partido del deporte favorito del resto de las masas o el botellón junto al resto de la peña. Y claro, eso de tener materia gris y utilizarla en vez de hacer uso de la fuerza bruta no molaba ni en los ’80, ni ahora, porque evidencia las verdaderas carencias de los chicos “populares” como Mariano Rajoy, Albert Rivera o Pablo Iglesias.

Hoy los “populares” como Rajoy y el resto de socialistas de todos los partidos llevan ya desde las pasadas elecciones mofándose de esos frikis que “se atreven” a organizarse en otros partidos y demás entidades de la sociedad civil para hacerles la competencia política. Y claro, a un socialdemócrata, el matón socialista por excelencia, eso de competir le sienta mal. Significa dejar de lado la coerción, el saqueo, la corrupción y la mediocridad, vamos dejar el bullying y empezar a trabajar de verdad jugándose en el libre mercado lo que realmente es suyo y no lo que es de los demás.

Así pues, elegir entre ser un “normal” como Rajoy, Sánchez, Iglesias, Garzón o Rivera o ser un friki como Sergey Brin, Larry Page, Juan Ramón Rallo, Steve Jobs, Elon Musk, Juan Pina, Gary Johnson o Peter Diamantis, elijo definitivamente ser friki y a mucha honra. A los primeros les une fuertemente el desprecio al individuo que consideran como un mero ser básico, sin raciocinio, a la postre un pobre objeto a manipular, enjaular entre centenares de miles de páginas de SUS normas, marcar como animales en la granja y enviar a hacer la guerra militar, comercial, cultural, da lo mismo siempre y cuando sirvan a la perpetuación de esa élite que piensa por ellos. A los segundos les une y nos une la admiración por el INDIVIDUO y por su gran capacidad de salir adelante cooperando pacíficamente es decir sin iniciar violencia contra terceros en el marco del orden espontáneo de nuestra sociedad, sin contar con la esa élite “pensante” que diseñe desde sus laboratorios de ingeniería social el siguiente experimento pavloviano.

Así que ya sabes, si eres más del tipo emprendedor en lugar de enfilar la cola del paro; cooperante con otros en la economía colaborativa, en el crowdfunding y en el crowdsourcing en vez de esperar a por el subsidio estatal o el enchufe del primo concejal para conseguir una concesión; de consumir productos hechos aquí o en la otra punta del planeta siempre que cumplan con tus preferencias y no porque el ministerio te haga una campaña para fomentar la producción local del tomate y salvaguardar así el nacionalismo tomatero; si consideras que lo ético es trabajar, construir tu proyecto vital en vez de forzar a otros que lo hagan por ti usando sus recursos por la vía de la extorsión estatal; si rechazas el robo y el saqueo al igual que la agresión contra personas que piensan, visten, comen o aman de forma diferente a un@ mism@; si eres de los que quieren erradicar la pobreza ayudando a que los pobres puedan hacerse ricos no a mantenerse pobres malviviendo subsidiados por el Estado, entonces debes sentirte orgulloso de ser friki como yo. Steve Jobs, ese genio, ese inadaptado que se negó a que los ordenadores y demás aparatos de procesamiento de la información fueran sólo simples y horrendos mamotretos funcionales llamaba “inadaptados” a gente como él, recordando que esas personas serán quienes realmente cambien el mundo. Atreverse a pensar fuera del pensamiento único, hoy indudablemente copado por la socialdemocracia, no es un defecto sino una virtud a practicar y exponer con orgullo, al fin y al cabo es lo que realmente significa ser libertari@: vivir y dejar vivir. Y recuerda, con un pequeño punto de apoyo somos capaces de mover el mundo. Todo es querer hacerlo.

Acerca de la autora: Roxana Nicula

Roxana Nicula es autónoma, de profesión jurista y traductora, actualmente desempeña el cargo de Presidenta de la Fundación para el Avance de la Libertad y de Secretaria Federal de Organización del Partido Libertario (P-LIB).

[td_block_11 custom_title=”Roxana Nicula” header_color=”#bcb000″ post_ids=”-4895, -4706″ category_id=”28″ limit=”2″][td_block_ad_box spot_id=”sidebar”][td_block_11 custom_title=”NOTICIAS” header_color=”#bcb000″ post_ids=”-4895″ limit=”2″]