¿Cuánto cobran los políticos en Europa?

[vc_row][vc_column width=”2/3″][vc_column_text]

Los parlamentarios de toda Europa disfrutan de un increíble sistema de ventajas que les da derecho a reclamar decenas de miles de euros al año, destinados a cubrir los gastos de sus puestos de trabajo. Incluso en algunos países no existe la obligación de declarar estos gastos, suscitando las críticas que acusan al sistema de dejar la puerta abierta para hacer la trampa.

Alrededor de un tercio de los países de la Unión Europea (UE) paga una cantidad fija al mes para gastos a sus diputados, incluyendo Bélgica, Bulgaria, Croacia, Francia, Alemania, Lituania, Holanda, Eslovenia y España. Aunque sí es cierto que los parlamentarios lituanos tienen que justificar sus gastos sobre una base trimestral, pero no está del todo claro cuántos países hacen lo mismo. La mayoría de los estados de la UE o exigen recibos o dan una cantidad máxima a sus parlamentarios, que estos pueden reclamar, antes de entregarles dinero en efectivo para dietas.

Incluso cuando son justificados, los gastos de los políticos comportan muchas más ventajas que la mayoría de las empresas.

Son los parlamentarios italianos los que disfrutan del salario base más alto, ganando alrededor de 167.000 euros al año, mientras que sus homólogos de Bulgaria se llevan a casa tan sólo 16.318 euros anuales. Los legisladores del Reino Unido, Italia, Austria, Alemania y Holanda ganan más que los miembros del Parlamento Europeo, que perciben 96.000 euros al año.

Las cifras muestran una amplia división este-oeste en la UE, con una franja de estados del este que agrupan la mayor parte de los representantes peor pagados. Así, los parlamentarios mejor pagados están en Alemania y en una franja central que se extiende verticalmente para abarcar Austria, Holanda e Italia. Mientras que más hacia el oeste, en España y Portugal, a los parlamentarios se les paga más a la par con países como Francia, Alemania o Italia.

El caso italiano

Una gran parte de los ingresos de los parlamentarios italianos está relacionada con los gastos realizados por los diputados, pero no tienen ninguna obligación de transparencia o de informar de esos gastos. De esta manera Italia entrega a sus parlamentarios una cantidad fija cada mes, calculada en 44.000 euros anuales, para cubrir sus gastos generales, sin necesidad de justificantes.

Los italianos no están enfadados por el salario de los parlamentarios sino por los privilegios, porque un parlamentario puede vivir sin ningún gasto. Trenes, aviones y restaurantes están pagados. Incluso sus peluqueros los paga el estado. Los diputados italianos ganan alrededor de 167.000 euros por año de sueldo base -el más alto de la UE- y obtienen otros 15.980 euros para cubrir sus gastos de viaje a Roma. Hay una parte que es fija, el sueldo, que es elevado, pero está bajo control. Y luego hay otra parte, la parte flexible, que es para gastos. Esta parte es la que no está bajo control y es donde se producen las irregularidades.

¿Y en el resto de Europa?

Parlamentarios franceses, alemanes, italianos, belgas y chipriotas son los líderes en lo que respecta a las cantidades máximas que pueden pedir para gastos -ver gráfico más abajo-. Los parlamentarios en Francia obtienen en gastos generales casi la totalidad de su sueldo. Los representantes eslovacos, por su parte, tienen mayor promedio de gastos en relación al sueldo, de un 82,4%.

Malta y España tienen uno de los índices más bajos, estando los sueldos de los parlamentarios justo por encima de la media de los salarios de sus países. Sin embargo en España, como en otros muchos parlamentos, hay que contar con los complementos para hacer el cálculo final. España reparte un salario por debajo del promedio a sus parlamentarios, algo que está compensado por una generosa paga en gastos. Si eres un diputado español que vive fuera de Madrid puedes pedir 21.866 euros para los gastos, o un 64,8% del sueldo.

Los diputados españoles que viven fuera de Madrid, por ejemplo, ganan dos tercios de su salario base, que es de 33.768 euros, en una cantidad libre de impuestos para gastos que asciende a 21.886 euros. La norma en el parlamento español es que un diputado gane 2.813,87 euros brutos al mes. A esta cantidad hay que sumar una serie de complementos con lo que el sueldo final asciende a unos 4.600 euros de media. Un diputado de fuera de Madrid cobra 4.636 euros al mes -2.813 euros más 1.823 de indemnización- y uno electo por Madrid percibe 3.683,56 euros mensuales, cifras a las que después hay que añadir los correspondientes complementos en función de las responsabilidades parlamentarias asignadas. Para que se hagan una idea, desempeñar el cargo de secretario general del Congreso supone un complemento mensual de 2.558,80 euros. Pensiones, kilometraje, dietas, taxis e indemnizaciones varias se suman al final a un salario que de estar por debajo del promedio de sus homólogos europeos pasa a superarlo y a constituir una fuente de privilegios difícilmente justificable.

Por otro lado varios países no entregan ningún dinero en efectivo a sus parlamentarios para cubrir los gastos generales. Entre ellos Gran Bretaña, que reformó su sistema de ventajas después de que The Daily Telegraph revelara un enorme escándalo sobre los gastos en 2009. Las autoridades parlamentarias de Reino Unido exigen ahora a sus diputados facturar los gastos específicos de alojamiento, viaje o de oficina. Y, finalmente, Eslovaquia vincula la retribución de los parlamentarios al salario medio del país.

Curiosidades

En Chipre, los parlamentarios tienen los gastos pagados, independientemente de si aparecen ante el Parlamento o no, incluyendo una suma general de 12.000 euros para ‘gastos de secretaría’, también durante las vacaciones de verano.

Los diputados de Croacia curiosamente también se les paga por lo que se llama el “subsidio de separación familiar”, de alrededor 1.442 euros, una ayuda inusual en otros países de la UE.

Algunos representantes en Dinamarca reciben alojamiento gratuito. También los hay que obtienen 4.000 euros al año para cubrir lo que se conoce como “doble gasto de mantenimiento”, la idea de cubrir los gastos de vida en dos lugares. Además está el detalle de que los diputados daneses tienen derecho a entradas gratis de teatro, de cine y de deporte. Y no hay un tope en la cantidad que pueden pedir.

Los diputados en Francia tienen unas generosas ventajas en viajes, incluyendo viajes en tren en primera clase y un chofer para viajes de negocios en París. Y si se quedan hasta tarde en la oficina pueden dormir allí, usando una cama plegable en algunos casos.

Siempre teniendo en cuenta, y conviene no olvidarlo, que reclamar un reembolso sin aportar justificantes es algo que no se acepta en Transparencia Internacional o en ninguna otra organización que cree en los principios de transparencia, responsabilidad e integridad. De ahí que el estamento político, por ser parte del entramado del Estado con su monopolio de la fuerza, despierte en estos tiempos tanto rechazo y desconfianza, al constituirse en un auténtico estamento privilegiado integrante de un nuevo régimen. Cada vez más voces en toda Europa se alzan pidiendo un cambio, y el crecimiento de los diferentes partidos libertarios como el LP británico y el P-LIB español entre otros, defensores de un Estado limitado, con responsabilidad económica y tolerancia social, son una buena muestra de que algo poco a poco está cambiando. Y ciertamente no parece ser para menos.

[/vc_column_text][vc_raw_html]JTNDc2NyaXB0JTIwYXN5bmMlMjBzcmMlM0QlMjIlMkYlMkZwYWdlYWQyLmdvb2dsZXN5bmRpY2F0aW9uLmNvbSUyRnBhZ2VhZCUyRmpzJTJGYWRzYnlnb29nbGUuanMlMjIlM0UlM0MlMkZzY3JpcHQlM0UlMEElM0MlMjEtLSUyMFRoZSUyMEhlcmFsZCUyMFBvc3QlMjAtLSUzRSUwQSUzQ2lucyUyMGNsYXNzJTNEJTIyYWRzYnlnb29nbGUlMjIlMEElMjAlMjAlMjAlMjAlMjBzdHlsZSUzRCUyMmRpc3BsYXklM0FibG9jayUyMiUwQSUyMCUyMCUyMCUyMCUyMGRhdGEtYWQtY2xpZW50JTNEJTIyY2EtcHViLTI3Mzk3OTY5NDgzNDk5MTAlMjIlMEElMjAlMjAlMjAlMjAlMjBkYXRhLWFkLXNsb3QlM0QlMjI2MjIxMjAwMTgxJTIyJTBBJTIwJTIwJTIwJTIwJTIwZGF0YS1hZC1mb3JtYXQlM0QlMjJhdXRvJTIyJTNFJTNDJTJGaW5zJTNFJTBBJTNDc2NyaXB0JTNFJTBBJTI4YWRzYnlnb29nbGUlMjAlM0QlMjB3aW5kb3cuYWRzYnlnb29nbGUlMjAlN0MlN0MlMjAlNUIlNUQlMjkucHVzaCUyOCU3QiU3RCUyOSUzQiUwQSUzQyUyRnNjcmlwdCUzRQ==[/vc_raw_html][vc_raw_html]JTNDc2NyaXB0JTIwaWQlM0QlMjJpbmZvZ3JhbV8wX254UDB0aGF4dTdueFFJNUUlMjIlMjB0aXRsZSUzRCUyMlNhbGFyaW9zJTIwcGFybGFtZW50YXJpb3MlMjB5JTIwc2FsYXJpb3MlMjBtZWRpb3MlMjIlMjBzcmMlM0QlMjIlMkYlMkZlLmluZm9nci5hbSUyRmpzJTJGZW1iZWQuanMlM0ZUTWclMjIlMjB0eXBlJTNEJTIydGV4dCUyRmphdmFzY3JpcHQlMjIlM0UlM0MlMkZzY3JpcHQlM0U=[/vc_raw_html][vc_raw_html]JTNDc2NyaXB0JTIwYXN5bmMlMjBzcmMlM0QlMjIlMkYlMkZwYWdlYWQyLmdvb2dsZXN5bmRpY2F0aW9uLmNvbSUyRnBhZ2VhZCUyRmpzJTJGYWRzYnlnb29nbGUuanMlMjIlM0UlM0MlMkZzY3JpcHQlM0UlMEElM0MlMjEtLSUyMFRoZSUyMEhlcmFsZCUyMFBvc3QlMjAtLSUzRSUwQSUzQ2lucyUyMGNsYXNzJTNEJTIyYWRzYnlnb29nbGUlMjIlMEElMjAlMjAlMjAlMjAlMjBzdHlsZSUzRCUyMmRpc3BsYXklM0FibG9jayUyMiUwQSUyMCUyMCUyMCUyMCUyMGRhdGEtYWQtY2xpZW50JTNEJTIyY2EtcHViLTI3Mzk3OTY5NDgzNDk5MTAlMjIlMEElMjAlMjAlMjAlMjAlMjBkYXRhLWFkLXNsb3QlM0QlMjI2MjIxMjAwMTgxJTIyJTBBJTIwJTIwJTIwJTIwJTIwZGF0YS1hZC1mb3JtYXQlM0QlMjJhdXRvJTIyJTNFJTNDJTJGaW5zJTNFJTBBJTNDc2NyaXB0JTNFJTBBJTI4YWRzYnlnb29nbGUlMjAlM0QlMjB3aW5kb3cuYWRzYnlnb29nbGUlMjAlN0MlN0MlMjAlNUIlNUQlMjkucHVzaCUyOCU3QiU3RCUyOSUzQiUwQSUzQyUyRnNjcmlwdCUzRQ==[/vc_raw_html][/vc_column][vc_column width=”1/3″][td_block_ad_box spot_id=”sidebar”][vc_widget_sidebar sidebar_id=”td-default”][td_block_ad_box spot_id=”sidebar”][td_block_11 custom_title=”ECONOMÍA” header_color=”#ada700″ limit=”3″][td_block_ad_box spot_id=”sidebar”][td_block_11 custom_title=”INTERNACIONAL” header_color=”#ada700″ category_id=”2″ limit=”3″][td_block_ad_box spot_id=”sidebar”][vc_widget_sidebar sidebar_id=”td-default”][td_block_ad_box spot_id=”sidebar”][td_block_11 custom_title=”LO MÁS POPULAR” header_color=”#ada700″ sort=”popular” limit=”4″][td_block_ad_box spot_id=”sidebar”][td_block_11 custom_title=”Daniel Martínez” header_color=”#b5ab00″ category_id=”35″ sort=”popular” limit=”2″][td_block_11 custom_title=”Roxana Nicula” header_color=”#b5ab00″ category_id=”28″ sort=”popular” limit=”2″][td_block_11 custom_title=”David Muñoz” header_color=”#b5ab00″ category_id=”36″ sort=”popular” limit=”2″][vc_raw_html]JTNDaWZyYW1lJTIwc3JjJTNEJTIyaHR0cCUzQSUyRiUyRnJjbS1ldS5hbWF6b24tYWRzeXN0ZW0uY29tJTJGZSUyRmNtJTNGdCUzRHRoZWhlcnBvcy0yMSUyNm8lM0QzMCUyNnAlM0QxMiUyNmwlM0R1cjElMjZjYXRlZ29yeSUzRGluZm9ybWF0aWNhJTI2YmFubmVyJTNEMUdaTVRYVzRLM0RXQldEM1ZBUjIlMjZmJTNEaWZyJTIyJTIwd2lkdGglM0QlMjIzMDAlMjIlMjBoZWlnaHQlM0QlMjIyNTAlMjIlMjBzY3JvbGxpbmclM0QlMjJubyUyMiUyMGJvcmRlciUzRCUyMjAlMjIlMjBtYXJnaW53aWR0aCUzRCUyMjAlMjIlMjBzdHlsZSUzRCUyMmJvcmRlciUzQW5vbmUlM0IlMjIlMjBmcmFtZWJvcmRlciUzRCUyMjAlMjIlM0UlM0MlMkZpZnJhbWUlM0UlMEE=[/vc_raw_html][/vc_column][/vc_row]

¿Cuánto cobran los políticos en Europa?
4.9 (98.18%) 11 votes

Deja un comentario