Durante estos días, hemos soportado como se extienden sin remedio varias grandes mentiras sobre la realidad cubana. Es mi propósito desmentirlas.

La primera, la erradicación de la desnutrición infantil. Esto ha sido dicho y repetido en Kaosenlared o la BBC, por citar algunos ejemplos. El primer ejemplo nos remite al informe Estado Mundial de la Infancia 2014. En ese informe no se menciona ni una sola vez la palabra desnutrición, y, más de una decena de veces, Cuba. No hay un dato sobre la desnutrición en todo el informe, sólo datos de mortalidad infantil. Los datos más recientes sobre desnutrición en Cuba son del año 2000, publicados por la propia UNICEF en una tabla Excel. En ella podemos encontrar lo que algunas webs dicen con acierto: se ha eliminado la desnutrición aguda (se supone, el dato es -). En concreto, la tasa de desnutrición es del 2.4% y la de desnutrición leve un 3.4%, con altas tasas de muertes de la madre en el parto. Pero no es el único país latinoamericano, ni es el mejor país latinoamericano. De un vistazo: Chile, Guatemala y Honduras están mejor clasificados. Los datos de Cuba son del año 2000, los otros datos son más recientes. Pero rápido se comprueba que mucha gente no tiene acceso a instalaciones sanitarias o la cantidad de diarreas que sufre la población (no descarto que sea por miedo al régimen, claro).

No es desdeñable el alto grado de alfabetización, claro que Batista fue el artífice de la mayor parte de ese logro. Pero, en calidad y precio, nada puede competir con Udemy, YouTube o incluso el MIT: formación superior gratuita desde uno de los mejores centros del mundo. Así pues, la educación tiene mucho más recorrido en el capitalismo, a la par que opciones, incluso en el corporativismo actual.  Así pues, el mito de la educación cubana, o quizás mejor: adoctrinamiento, también se ha desmentido, de paso.

Claro, Cuba tiene mucho que atender y las cosas van despacio. Por ejemplo, tiene desperdigada una fuerza médica por el mundo ayudando a los necesi… otro mito. Según El País, la venta de los servicios médicos cubanos reporta más divisas que el turismo. Esto se hace a base de la explotación. Tienen la gran ventaja de poder presionar a sus médicos para marcharse, pudiendo evitar que vuelvan si enferman, por ejemplo, de ébola. Una vez en el destino, confiscan los salarios de los médicos hasta un 75%, obteniendo una doble vía de financiación. Por tanto, esta isla caribeña tiene uno de los servicios médicos privados más solicitados del mundo, porque el gobierno les manda donde no quieren ir los otros. Parece, además, que no son buenos médicos. Pero puedes comprobarlo por ti mismo, cursando en Cuba la carrera de medicina. Si crees que será gratis, por el bien de la gente del pueblo, te equivocas. Son 13.000$ , el primer año. Cae ya, pues, el mito de la solidaridad cubana, bajo el peso de las divisas internacionales.

Todo ese comercio de salud y turismo se hace pese al terrible y brutal embargo de EEUU. Lo conocen bien todos los empresarios españoles con intereses en la Isla, los portugueses que compraron servicios de salud o las universidades cubanas: no hay manera de hacer negocio. ¿O no será del todo así? Pero los que han sufrido un bloqueo económico han sido los cubanos, desprovistos de sus propiedades pasadas y actuales y con la cesta de la compra intervenida, como en Europa se interviene el efectivo. El embargo, pues, poco importa para la realidad cubana. Parece que quien quiera puede pagar putas en efectivo, allí. E incluso traerlas. ¿Eso lo causa el embargo? No me hagan reír: Cuba era la azucarera del mundo con más vacas que habitantes cuando Castro llegó al poder. Había comida para todos. Castro murió vestido de Nike y con su hijo disfrutando del yate.

Podría escribir más: sobre la muestra de la encuesta del 2000 en Cuba, sobre la libertad de selección, sobre por qué no hay datos más recientes, por qué la prensa no desmiente esto, o por qué algunos mienten a sabiendas, saquen sus conclusiones.

En un país de trabajadores del gobierno, que caiga el gobierno supone perder el trabajo. Deben, pues, defender su trabajo y su modo de vida para poder alimentar, mañana, a su familia. Dirán lo que sea para poder alimentarse.

Por encima de todo, Castro fue, de todos, El Gran Dictador.

Gerónimo Perea


Acerca del autor: Gerónimo Perea

Soy gestor de patrimonio inmobiliario. Autónomo. Emprendedor. Multidisciplinar. Lo más importante, mi familia. Página personal

 

Más de Gerónimo Perea

Control de azafatas

La última cruzada de la censura feminista es la de las azafatas deportivas. A su juicio es denigrante el uso que se hace de...

La España que conozco

¿Cómo se puede hablar de la España que conozco, cuando siento que son tantas? Conozco la España imperial, la socialdemócrata, la ibérica, la dictatorial,...

NOTICIAS

Estonia, de miseria comunista a meca tecnológica de Europa

Cuando, en 1991, Estonia se convirtió en un país independiente, sus líderes políticos visualizaron el futuro en algo tan abstracto como la codificación y...

Trump desatado: “He heredado un desastre”

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha ofrecido este jueves su segunda rueda de prensa desde que llegó a la Casa Blanca, una comparecencia...
El derrumbe de todos (o casi) los mitos sobre Cuba
5 (100%) 1 vote

No hay comentarios

Deja un comentario