El Consejo de Ministros aprobará este viernes la subida del salario mínimo, el techo de gasto y varios cambios fiscales que afectarán de manera directa al bolsillo de los españoles. La subida en un 8% del salario mínimo interprofesional (SMI) para 2017, desde los 655,2 euros actuales hasta 707,6 euros mensuales en 14 pagas, su mayor aumento en 30 años, es la más llamativa pero no la única subida que se producirá.

De acuerdo con los sindicatos, el Gobierno ha tomado esta decisión tras la demanda de una subida del SMI de los interlocutores sociales y de la propuesta del PSOE, cuyo portavoz en el Congreso, Antonio Hernando, exigió al Ejecutivo una subida del SMI de, al menos, un 8% para apoyar el objetivo de déficit y de deuda para 2017.

El Ministerio de Empleo se reunió ayer con representantes de CCOO, UGT, CEOE y Cepyme para comunicarles el incremento previsto para el salario mínimo.

Tanto UGT como CCOO han calificado de “avance, pero insuficiente” la subida del SMI propuesta por el Gobierno, ya que consideran que aún está “alejada” de la demanda de los sindicatos de que el SMI se sitúe en 800 euros en 2017 y llegue al 60% del salario medio en 2020 (unos 1.000 euros).

Además, el Ejecutivo dará luz verde hoy al límite de gasto no financiero de 2017, que rondará los 118.000 millones de euros, y aprobará un real decreto de medidas tributarias para recaudar 8.000 millones de euros más, que afectará básicamente el Impuesto sobre Sociedades y a los impuestos especiales que gravan el alcohol y el tabaco, al tiempo que se creará una nueva figura impositiva para gravar las bebidas azucaradas.

Junto con el techo de gasto, el Gobierno aprobará los objetivos de estabilidad para los años 2017-2019, con el horizonte de rebajar al 3,1% del PIB el déficit de 2017, objetivo que, de acuerdo con las previsiones del Ejecutivo está asegurado gracias a este aumento de recaudación, que se sumará a otros 10.000 millones más de ingresos que espera ingresar por la mejora del ciclo económico el próximo año.

En total, confía en contar con 18.000 millones más, lo que permitiría asegurar, incluso de manera holgada, el recorte del déficit desde el 4,6% del PIB este año hasta el 3,1% comprometido para 2017 con Bruselas, y asegurar así que España saldrá del procedimiento de déficit excesivo en 2018, cuando los ‘números rojos’ se situarían por debajo del 3% por primera vez desde el inicio de la crisis.

Desde el Gobierno garantizan que este techo de gasto de 118.000 millones de euros, similar a lo ejecutado este año, pero inferior en 5.000 millones al techo de gasto que se aprobó inicialmente, permitirá no tener que recortar ninguna partida social, como educación, sanidad o servicios sociales y, al mismo tiempo, gracias al aumento de ingresos tributarios, cumplir con el déficit.

Nuevo rejonazo fiscal a empresas y consumidores

Para ello, el Ejecutivo pretende consolidar la mejora de los ingresos tributarios por el Impuesto sobre Sociedades, tras el parche aprobado este año -mediante el aumento del tipo mínimo de los pagos fraccionados-, y, con esta finalidad, limitará algunas deducciones, así como la compensación de bases imponibles negativas, pero no se tocarán los actuales tipos impositivos. Las medidas aportarán unos ingreso extra de unos 4.500 millones de euros, según indicaron a Europa Press en fuentes del Ministerio de Hacienda.

Junto con este incremento, el Gobierno aprobará un aumento de los impuestos que gravan el consumo de alcohol de alta graduación –quedan fuera la cerveza y el vino- y del tabaco, y finalmente descarta subir el Impuesto sobre Hidrocarburos, ya que penalizaría a autónomos y profesionales en un momento en el que el precio del petróleo está subiendo. Además, el Gobierno creará un nuevo impuesto para gravar las bebidas de alto contenido en azúcar -refrescos básicamente-. Con todas estas medidas, confía en recaudar unos 500 millones de euros, 300 millones procedentes del nuevo tributo y 200 millones por las subidas de especiales.

En el caso del tabaco, Hacienda elevará su fiscalidad y suprimirá el sistema actual de doble mínimo, un tipo impositivo que se incrementa cuando el precio está por debajo de un límite predeterminado, tras la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, que obligó a Italia a suprimir este sistema.

NOTICIAS

Estonia, de miseria comunista a meca tecnológica de Europa

Cuando, en 1991, Estonia se convirtió en un país independiente, sus líderes políticos visualizaron el futuro en algo tan abstracto como la codificación y...

Trump desatado: “He heredado un desastre”

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha ofrecido este jueves su segunda rueda de prensa desde que llegó a la Casa Blanca, una comparecencia...

Estibadores: las claves del conflicto

El conflicto en el sector de la estiba en España está en su punto más álgido. Los puertos españoles están pendientes de un hilo...

Ayer los mineros, hoy los estibadores y mañana… la quiebra

Estos días con la nueva reforma para liberalizar la actividad portuaria, los grupos de presión de turno están calentando motores. Primero habría que ver...
Valora este artículo

No hay comentarios

Deja un comentario