El ministro de Justicia y Fomento en funciones, Rafael Catalá, ha defendido este lunes que el Estado asuma la gestión de las autopistas radiales R-3 y R-5, actualmente en proceso concursal, y ha apuntado que puede resultar “un buen negocio”. Lo que contradice el balance de las empresas y el que ninguna otra empresa privada haya querido hacerse cargo de las mismas.

“No es un rescate por nada, no es poner dinero público para nada, son infraestructuras que tienen un alto coste (…) a lo mejor es un buen negocio porque nos han salido mucho más baratas de lo que hubiesen costado si las hubiésemos realizado con cargo a los presupuestos en aquel momento”, ha defendido Catalá en declaraciones en TVE.

“No es dinero tirado ni mucho menos”, ha subrayado el ministro, quien ha reiterado que lo importante es que sigan abiertas, se mantenga negocio y empleo con el horizonte de que en unos años vuelvan a recuperar tráfico. Por lo visto para el político del PP lo importante no es que las empresas sean rentables.

El pasado viernes, el juez de lo Mercantil número 6 de Madrid decidió que estas radiales siguieran funcionado en manos de sus concesionarias evitando así su cierre el 1 de octubre. Tras esto, habrá que esperar dos meses para conocer el auto que aprobará el plan de liquidación de estas concesionarias.

El Ministerio de Fomento se había comprometido a asumir la explotación de estas autopistas pero había solicitado un plazo de 9 meses para que la transición se hiciese de forma ordenada “Si no cambia nada, el Estado se tendrá que hacer cargo”, ha afirmado hoy el ministro, quien ha insistido en que cuando eso ocurra habrá que compensar a las empresas que las construyeron, tal y como se estableció en su momento. “Parece lógico que si te quedas con las carreteras, pagues por lo que valen (…) ese es el equilibrio concesional”, ha añadido.

Sin embargo desde otras instancias se asegura que lo lógico es que no se rescaten empresas con dinero de todos los españoles. En este sentido las declaraciones del nuevo presidente del Partido Libertario, Daniel Martínez, son muy claras “Bancos, constructoras, autopistas… parece que el PP rescata a todos los empresarios fracasados con el dinero de los ciudadanos. ¿Por qué no se rescata a los fontaneros, electricistas, o carpinteros?” El político libertario añade “Lo verdaderamente lógico, lo normal, es que el dinero de los trabajadores españoles permanezca en sus bolsillos y que no se les expolie con altísimos impuestos para rescatar a los empresarios que fracasan”. La polémica está servida.

NOTICIAS

Estonia, de miseria comunista a meca tecnológica de Europa

Cuando, en 1991, Estonia se convirtió en un país independiente, sus líderes políticos visualizaron el futuro en algo tan abstracto como la codificación y...

Trump desatado: “He heredado un desastre”

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha ofrecido este jueves su segunda rueda de prensa desde que llegó a la Casa Blanca, una comparecencia...
Valora este artículo

No hay comentarios

Deja un comentario