La peor racha de caídas del S&P 500 desde 2008 vuelve a atascar los futuros de las Bolsas europeas, a la espera del dato de empleo de EEUU y de las novedades sobre las elecciones de la próxima semana. El Ibex podría agravar las caídas que acumula en otra semana convulsa, también para las divisas.

La semana que concluye hoy ha reactivado la tensión en los mercados financieros. La incertidumbre crece a medida que se acerca la fecha de las elecciones presidenciales en Estados Unidos, el 8 de noviembre. Los nervios podrían continuar además hasta el próximo miércoles, cuando se conocerán los resultados de los comicios. La pérdida de la ventaja que mantenía en las encuestas Hillary Clinton ha puesto en guardia a los inversores, aleccionados ya por el ‘shock’ que provocó recientemente otras elecciones, las del referéndum sobre el Brexit.

El perfil más defensivo que han adoptado los mercados se ha traducido en una prolongada corrección en Wall Street. El índice S&P 500 encadenó ayer su octava jornada consecutiva de descensos, su peor racha desde el año 2008, al inicio de la crisis financiera. Como consecuencia de las últimas bajadas, el Dow Jones ha perdido el umbral de los 18.000 puntos.

Las novedades sobre las elecciones estadounidense comparten protagonismo hoy con la publicación del informe oficial de empleo de EEUU, correspondiente al mes de octubre. Las previsiones de los analistas auguran una creación de empleo próxima a los 175.000 nuevos puestos de trabajo. Esta cifra permitiría rebajar la tasa de paro del 5% previo al 4,9%, de acuerdo con las estimaciones del mercado.

Los datos de empleo podrían ser claves no sólo para apuntalar las expectativas de una subida de los tipo de interés por parte de la Reserva Federal en la reunión de diciembre. Las cifras de empleo podrían frenar las caídas sufridas por el dólar a raíz precisamente de la creciente incertidumbre sobre el resultado de las elecciones estadounidenses. De momento, el dólar se toma un respiro en sus cruces frente al euro y la libra. La divisa comunitaria repite al filo de los 1,11 dólares. La libra, por su parte, consolida los 1,24 dólares reconquistados en el rally de ayer, alentado por el optimismo del Banco de Inglaterra y en mayor medida aún por la confirmación de que el Parlamento británico tendrá un papel clave en la aprobación del Brexit.

NOTICIAS

Estonia, de miseria comunista a meca tecnológica de Europa

Cuando, en 1991, Estonia se convirtió en un país independiente, sus líderes políticos visualizaron el futuro en algo tan abstracto como la codificación y...
Valora este artículo

No hay comentarios

Deja un comentario