[vc_row][vc_column width=”2/3″][vc_column_text]

Lo decía ayer, anden con cuidado que al que abra la boca y proteste demasiado contundentemente por la nueva masacre islamista, le van a partir la de comer y no me equivoqué ni por una micra. Ya estaban ayer en la Cuatro, con los cadáveres de las víctimas todavía sobre las mesas de la morgue esperando que les llegue el turno para hacerles la necropsia correspondiente, dando la murga sobre las reacciones indeseadas que pudieran darse en nuestro país  a cuenta del brutal atentado de Bruselas.

En un macabro juego de manos, los cadáveres y los heridos pasaban a segundo plano para exponer a la audiencia la extrema preocupación que hay que sentir por si se produce alguna reacción “indeseada” al atentado islamista en el “estado español”. Estaba en la Cuatro el presentador ese que suplió a Cintora, un tipo del que no conozco el nombre, ni tengo interés alguno en conocerlo, un tipo untuoso, almibarado, empalagoso, pero tan o más venenoso que Cintora, largando sobre los terribles problemas de la islamofobia.

Ahí estaba, encantado de conocerse, bailando delicado el miserable minué del discurso progre sobre el atentado islamista de Bruselas. Otro atentado, sin más detalles que ya nos vamos acostumbrando; más muertos, pero en Bruselas que eso cae muy lejos. Entre los heridos nueve españoles, pero sólo cuatro en el hospital y ahí quedo la cosa que por lo visto tampoco  tenía tanta importancia, igual es que pensaba que los heridos españoles serían probablemente funcionarios de la UE que se lo llevan calentito y alguna pega tiene que tener ese chollazo o en el peor de los casos gente rara que estaba de vacaciones en Bruselas, porque ya me dirán ustedes quién diablos se va de vacaciones a Bélgica.

El interés central de la información estaba en subrayar lo del peligro islamófobo que se nos venía encima. Comentó con gesto etéreo y mohines de rosa de pitiminí  lo de la mezquita de la M 30, mostraron un cartel que alguien puso ante ella que decía “Hoy Bruselas ¿Mañana Madrid? y afirmaron que el texto incitaba a la islamofobia. Así son las cosas en esta España en la que hay gente que se siente incómoda y exclama eso de que “no nos merecemos esto”. Lamento decirlo, pero quién dice eso se equivoca, nos merecemos lo que nos sucede, nos merecemos los políticos que tenemos, nos merecemos los medios vendidos que manipulan la realidad y que en lugar de dar información, dan opinión y de la mala, nos merecemos todo eso y lo que venga de propina.

Ver la entrada completa

[/vc_column_text][vc_separator color=”custom” border_width=”2″ accent_color=”#c4bd00″][vc_column_text]Miguel Rives Bernadas

Acerca del autor: Miguel Rives Bernadas

Poco que decir, pensionista, casado, dos hijos, hincha del RCD. Español. Muy, pero que muy catalán y consecuentemente muy, pero que muy español.

Me encanta leer, la buena comida y el baloncesto. No soy cocinillas pero me interesa mucho la cocina. Y para mi desgracia y sobre todo para la desgracia de mis amigos y lectores, tengo un blog en el que hablo habitualmente de política.[/vc_column_text][vc_raw_html]JTNDc2NyaXB0JTIwYXN5bmMlMjBzcmMlM0QlMjIlMkYlMkZwYWdlYWQyLmdvb2dsZXN5bmRpY2F0aW9uLmNvbSUyRnBhZ2VhZCUyRmpzJTJGYWRzYnlnb29nbGUuanMlMjIlM0UlM0MlMkZzY3JpcHQlM0UlMEElM0MlMjEtLSUyMFRoZSUyMEhlcmFsZCUyMFBvc3QlMjAtLSUzRSUwQSUzQ2lucyUyMGNsYXNzJTNEJTIyYWRzYnlnb29nbGUlMjIlMEElMjAlMjAlMjAlMjAlMjBzdHlsZSUzRCUyMmRpc3BsYXklM0FibG9jayUyMiUwQSUyMCUyMCUyMCUyMCUyMGRhdGEtYWQtY2xpZW50JTNEJTIyY2EtcHViLTI3Mzk3OTY5NDgzNDk5MTAlMjIlMEElMjAlMjAlMjAlMjAlMjBkYXRhLWFkLXNsb3QlM0QlMjI2MjIxMjAwMTgxJTIyJTBBJTIwJTIwJTIwJTIwJTIwZGF0YS1hZC1mb3JtYXQlM0QlMjJhdXRvJTIyJTNFJTNDJTJGaW5zJTNFJTBBJTNDc2NyaXB0JTNFJTBBJTI4YWRzYnlnb29nbGUlMjAlM0QlMjB3aW5kb3cuYWRzYnlnb29nbGUlMjAlN0MlN0MlMjAlNUIlNUQlMjkucHVzaCUyOCU3QiU3RCUyOSUzQiUwQSUzQyUyRnNjcmlwdCUzRQ==[/vc_raw_html][vc_raw_html]JTNDaWZyYW1lJTIwd2lkdGglM0QlMjI1NjAlMjIlMjBoZWlnaHQlM0QlMjIzMTUlMjIlMjBzcmMlM0QlMjJodHRwcyUzQSUyRiUyRnd3dy55b3V0dWJlLmNvbSUyRmVtYmVkJTJGdW80MUFnOGxKMG8lMjIlMjBmcmFtZWJvcmRlciUzRCUyMjAlMjIlMjBhbGxvd2Z1bGxzY3JlZW4lM0UlM0MlMkZpZnJhbWUlM0U=[/vc_raw_html][/vc_column][vc_column width=”1/3″][vc_widget_sidebar sidebar_id=”td-default”][vc_raw_html]JTNDc2NyaXB0JTIwYXN5bmMlMjBzcmMlM0QlMjIlMkYlMkZwYWdlYWQyLmdvb2dsZXN5bmRpY2F0aW9uLmNvbSUyRnBhZ2VhZCUyRmpzJTJGYWRzYnlnb29nbGUuanMlMjIlM0UlM0MlMkZzY3JpcHQlM0UlMEElM0MlMjEtLSUyMFRoZSUyMEhlcmFsZCUyMFBvc3QlMjAtLSUzRSUwQSUzQ2lucyUyMGNsYXNzJTNEJTIyYWRzYnlnb29nbGUlMjIlMEElMjAlMjAlMjAlMjAlMjBzdHlsZSUzRCUyMmRpc3BsYXklM0FibG9jayUyMiUwQSUyMCUyMCUyMCUyMCUyMGRhdGEtYWQtY2xpZW50JTNEJTIyY2EtcHViLTI3Mzk3OTY5NDgzNDk5MTAlMjIlMEElMjAlMjAlMjAlMjAlMjBkYXRhLWFkLXNsb3QlM0QlMjI2MjIxMjAwMTgxJTIyJTBBJTIwJTIwJTIwJTIwJTIwZGF0YS1hZC1mb3JtYXQlM0QlMjJhdXRvJTIyJTNFJTNDJTJGaW5zJTNFJTBBJTNDc2NyaXB0JTNFJTBBJTI4YWRzYnlnb29nbGUlMjAlM0QlMjB3aW5kb3cuYWRzYnlnb29nbGUlMjAlN0MlN0MlMjAlNUIlNUQlMjkucHVzaCUyOCU3QiU3RCUyOSUzQiUwQSUzQyUyRnNjcmlwdCUzRQ==[/vc_raw_html]

Más de Miguel Rives

Podemos no puede esconder su raíz venezolana

Todos sabemos que nombrarle Venezuela a los podemitas viene a ser como mentarles la madre, basta mencionar el país caribeño y el podemita de turno,...

A Susana Díaz le falta pegada y a Pedro Sánchez le sobra cinismo

Lo del PSOE lleva un camino bastante más peligroso de lo que a primera vista pudiera parecer, ya sé que mucha gente opina que la...
[vc_raw_html css=”.vc_custom_1458211821386{margin-left: 30px !important;}”]JTNDaWZyYW1lJTIwc3JjJTNEJTIyaHR0cCUzQSUyRiUyRnJjbS1ldS5hbWF6b24tYWRzeXN0ZW0uY29tJTJGZSUyRmNtJTNGbHQxJTNEX2JsYW5rJTI2YmMxJTNEMDAwMDAwJTI2SVMyJTNEMSUyNmJnMSUzREZGRkZGRiUyNmZjMSUzRDAwMDAwMCUyNmxjMSUzRDAwMDBGRiUyNnQlM0R0aGVoZXJwb3MtMjElMjZvJTNEMzAlMjZwJTNEOCUyNmwlM0RhczQlMjZtJTNEYW1hem9uJTI2ZiUzRGlmciUyNnJlZiUzRHNzX3RpbCUyNmFzaW5zJTNEMTUwNTIxMzkwOCUyMiUyMHN0eWxlJTNEJTIyd2lkdGglM0ExMjBweCUzQmhlaWdodCUzQTI0MHB4JTNCJTIyJTIwc2Nyb2xsaW5nJTNEJTIybm8lMjIlMjBtYXJnaW53aWR0aCUzRCUyMjAlMjIlMjBtYXJnaW5oZWlnaHQlM0QlMjIwJTIyJTIwZnJhbWVib3JkZXIlM0QlMjIwJTIyJTNFJTNDJTJGaWZyYW1lJTNFJTBBJTNDaWZyYW1lJTIwc3JjJTNEJTIyaHR0cCUzQSUyRiUyRnJjbS1ldS5hbWF6b24tYWRzeXN0ZW0uY29tJTJGZSUyRmNtJTNGbHQxJTNEX2JsYW5rJTI2YmMxJTNEMDAwMDAwJTI2SVMyJTNEMSUyNmJnMSUzREZGRkZGRiUyNmZjMSUzRDAwMDAwMCUyNmxjMSUzRDAwMDBGRiUyNnQlM0R0aGVoZXJwb3MtMjElMjZvJTNEMzAlMjZwJTNEOCUyNmwlM0RhczQlMjZtJTNEYW1hem9uJTI2ZiUzRGlmciUyNnJlZiUzRHNzX3RpbCUyNmFzaW5zJTNEODQ5ODkyNzYwOSUyMiUyMHN0eWxlJTNEJTIyd2lkdGglM0ExMjBweCUzQmhlaWdodCUzQTI0MHB4JTNCJTIyJTIwc2Nyb2xsaW5nJTNEJTIybm8lMjIlMjBtYXJnaW53aWR0aCUzRCUyMjAlMjIlMjBtYXJnaW5oZWlnaHQlM0QlMjIwJTIyJTIwZnJhbWVib3JkZXIlM0QlMjIwJTIyJTNFJTNDJTJGaWZyYW1lJTNFJTBB[/vc_raw_html][vc_widget_sidebar sidebar_id=”td-footer-2″]
[vc_raw_html css=”.vc_custom_1458851918259{margin-left: 10px !important;}”]JTNDaWZyYW1lJTIwc3JjJTNEJTIyaHR0cCUzQSUyRiUyRnJjbS1ldS5hbWF6b24tYWRzeXN0ZW0uY29tJTJGZSUyRmNtJTNGdCUzRHRoZWhlcnBvcy0yMSUyNm8lM0QzMCUyNnAlM0QyODglMjZsJTNEdXIxJTI2Y2F0ZWdvcnklM0RnZW5lcmljbyUyNmJhbm5lciUzRDA0MVRXNjNDNjc0RUtUNUJQOFIyJTI2ZiUzRGlmciUyMiUyMHdpZHRoJTNEJTIyMzIwJTIyJTIwaGVpZ2h0JTNEJTIyNTAlMjIlMjBzY3JvbGxpbmclM0QlMjJubyUyMiUyMGJvcmRlciUzRCUyMjAlMjIlMjBtYXJnaW53aWR0aCUzRCUyMjAlMjIlMjBzdHlsZSUzRCUyMmJvcmRlciUzQW5vbmUlM0JtYXgtd2lkdGglM0E5MDBweCUzQm1heC1oZWlnaHQlM0E2MDBweCUzQiUyMiUyMGZyYW1lYm9yZGVyJTNEJTIyMCUyMiUzRSUzQyUyRmlmcmFtZSUzRSUwQQ==[/vc_raw_html][/vc_column][/vc_row]

El martes fue la masacre, ayer la islamofobia
Valora este artículo

No hay comentarios

Deja un comentario