Entonces… ¿qué es democracia?

Hay un vídeo de un capítulo de la popular serie infantil ‘Shin Chan’, en el que se ve a Shinnosuke con sus padres en el coche debatiendo sobre que iban a comer ese día. El niño quería hamburguesa, y los padres, por el contrario, querían fideos. Entonces, el padre decide hacer una votación para tomar la decisión, y los resultados son claros, dos votos a favor de ShinChan2comer fideos y uno para la hamburguesa. Hiroshi, el padre de Shin Chan, presume de haber ganado democráticamente el proceso electoral y finalmente se impone a la fuerza al pobre Shin Chan a comer fideos, en contra de su voluntad. Finalmente, Shinnosuke pregunta a los padres: ‘Entonces… ¿qué es democracia?’

Esta pregunta que se hace él, también me la hago yo, y muchas personas que estudian y ponen en duda la validez del sistema político actual. Bien es cierto que, desde un punto de visto objetivo, la democracia en sí es el modelo menos malo de los que existen hoy día. Empero desde el punto de vista de la libertad individual, este sistema pone en claro deterioro las esferas de decisiones personales de cada individuo. La democracia permite que lo que decida una mayoría en una votación se imponga a una minoría. Esto es algo preocupante si queremos avanzar a un modelo de organización que respete las libertades propias y personales de las personas.

El sistema que yo propongo y está abierto a todo tipo de debates abajo en los comentarios, es una dictadura libertaria minarquista. No se asuste querido lector, le explico: Primero, con dictadura hago referencia a que cada persona sea ‘dictadora’ de su propia vida, y de vivir según sus valores, preferencias etc… en libre cooperación con el resto de la humanidad, sin interferencias de agentes estatales externos. Segundo, por libertario, entendemos que se respete las decisiones que cada persona tome de manera libre y voluntaria, en todo tipo de ámbitos (libertad de pensamiento, educativa, culto, gestión de plan de pensiones…), tanto libertades civiles como dentro del aspecto económico. Y por último, minarquista, es decir, que el presidente del Gobierno se limite a garantizar las libertades de las personas, así como proporcionar los servicios públicos esenciales para que la ciudadanía conviva en un orden jurídico y social estable: Seguridad, Defensa y Justicia.

Tanto como si estás de acuerdo o no, puedes comentar abajo y podemos debatir con plena libertad.

Jaime de la CasaAcerca del autor: Jaime de la Casa

Estudiante de Finanzas y Contabilidad en la Universidad de Sevilla. Miembro de Students for Liberty y en colaboración con Ágora Libertaria. Blog personal: Opinión Libre

[td_block_ad_box spot_id=”sidebar”]
[td_block_ad_box spot_id=”sidebar”][td_block_18 custom_title=”David Fernández” header_color=”#bfb200″ post_ids=”2915″ limit=”1″][td_block_ad_box spot_id=”sidebar”][td_block_18 custom_title=”ARTÍCULO ESPECIAL” header_color=”#bfb200″ post_ids=”2769″ limit=”1″]
Entonces… ¿qué es democracia?
5 (100%) 1 vote

2 opiniones en “Entonces… ¿qué es democracia?”

  1. Enhorabuena, como siempre un buen artículo. Por crear un poco de “conflicto” y por ver si más gente se anima (considero que estos debates siempre son positivos y todos podemos aprender).
    No consigo aclararme en la mezcla de libertario y minarquista en la misma frase. Un minarquista (yo mismo) que defienda la existencia del Estado, por mínimo que sea, debe estar a favor del principio del monopolio del uso de fuerza.
    Por lo tanto ¿se niega que una voluntad propia pueda anteponerse en la solución de conflictos relacionados con seguridad, defensa o justicia? ¿Pueden complementarse ambas?

    ¡Saludos!

    1. Buenas noches Enrique. Gracias por comentar y verte por aquí de nuevo.

      A ver…, es un tema complejo. Dejar la seguridad en manos del Estado, es permitirle a éste tener el monopolio de la violencia. Yo personalmente prefiero seguridad en manos de la sociedad civil, es decir gestionado por la empresa privada, ya que estamos en supuestos, pongamos que las calles son privadas. Esto no es una contradicción, puesto que en el artículo intento enfocar al máximo el realismo dentro de lo utópico que caracteriza al minarquismo en vistas de la sociedad actual española.
      Ahora bien, ¿puede compaginarse la voluntad de las personas en la solución de conflictos y el Estado en esas tres cuestiones? Quizás sí, no podría mojarme del todo puesto que no he hecho todos los estudios pertinentes. Pero considero que el Estado tiene que proporcionar sí o sí la Justicia y la Defensa, ésta última con posible acción coordinadora con la sociedad civil en asuntos importantes del país. La justicia de forma puramente independiente como es lógico, actuando según los contratos entre personas jurídicas y físicas.

      No se si te he respondido a tu pregunta. ¡Un saludo! Jaime.

Deja un comentario