Solar City es un proyecto del empresario americano Elon Musk y sus primos Peter and Lyndon Rive. Musk es más conocido por haber sido creador del servicio de pagos online Paypal y el empresario detrás del proyecto Tesla para coches eléctricos y baterías eléctricas para el hogar. Muchos por ejemplo no conocen sus otras hazañas empresariales como SpaceX  y HyperLoop, dos proyectos para viajar al espacio y un transporte más rápido. El concepto con el que Musk trabajó en ayudar a lanzar Solary City es el de potenciar un mercado energético asequible, más limpio y sostenible para los consumidores y para el medio ambiente.

Y no es para menos, pues al conocer más de cerca lo que este proyecto privado de servicios energéticos ha logrado es como para replantearnos por completo si en España a los consumidores pequeños y grandes nos sigue compensando seguir estando presos de viejos tabúes sobre la energía y la “necesidad” estratégica de estar bajo el control del Estado. Necesidad ya caduca si la analizamos con la mentalidad del siglo XXI y no empeñados en seguir anclados en el viejo orden, es decir el de los políticos de turno controlando al sector estratégico de la energía, en vez de asumir nosotros, la gente, es decir del libre mercado, un mayor control que ya ejercemos sobre otros sectores igual o más estratégicos como por ejemplo la comida.

Solar City inició su andadura en 2006 y ya registra entre sus récords de beneficio al medio ambiente una compensación de nada menos que 178 toneladas de CO2 calculada a treinta años vista o un ahorro de combustible equivalente a dar la vuelta el Ecuador casi dieciséis veces. Pero quizás lo que más interesa para los consumidores de energía, es decir para todas las personas y los negocios es por un lado el ahorro económico en nuestros bolsillo de la factura mensual de la energía y por otro el control energético que hoy en España no lo tenemos quienes consumimos la energía porque lo tienen los políticos.

En España no podemos tener una o varias Solar Cities porque tenemos una REE —Red Eléctrica Española—. La diferencia entre un concepto y otro es como de la tierra al espacio, es decir, inmensa. La primera está basada en la competencia en el mercado tendente hacia mayor libertad. La segunda es un oligopolio del entramado del Estado de mentalidad centralizadora para uso y disfrute de una élite.

La primera al tener que competir con otros servicios sin proteccionismo normativo de los políticos, es decir al menos en teoría con un mayor nivel de libertad, invierte y se esfuerza en responder a las demandas del propio mercado, cubriendo las necesidades reales de quienes la mantienen en el negocio, los consumidores. La segunda no necesita esforzarse, ni ofrecer servicios de calidad a precios competitivos porque está protegida por el entramado legislativo y los altos impuestos que fija el Estado. Sólo tienen que llenar bien los estómagos de los políticos y sindicalistas con poder de decisión. ¿Cómo? Por ejemplo mediante las famosas puertas giratorias que todos conocemos: colocándoles en puestos bien remunerados al dejar su escaño político o financiando campañas de sus partidos y sindicatos directa e indirectamente. De esta manera quienes componen y regentan la REE tienen asegurado un mercado cautivo de consumidores otra legislatura más que pagaremos sin tener elección.

Porque tenemos una REE y no una Solar City, tenemos la factura de la luz de las más caras de Europa. La factura de la luz en realidad es otra forma para el Estado de recaudar más impuestos de la gente. Hoy conocemos por ejemplo gracias a una reciente campaña de los libertarios españoles que los impuestos representan el 60 % de la factura. En un gracioso meme llegamos a conocer la verdadera cara oculta de la luna energética, esta barbaridad de impuestos que pagamos los consumidores cada mes. La última reforma legislativa del mercado energético de hace un par de años en España dejó claro que España no era y no será Holanda mientras no tengamos libertad energética para impulsar unas Solar City.

El nuevo impuesto a la instalación de placas solares y las nuevas trabas regulatorias levantaron una barrera de iure y de facto que nos impide a los hogares y negocios españoles acceder por ejemplo a generar nuestra propia energía vía paneles solares o comprando en el mercado las baterías Tesla y similares. Mientras en Holanda ya un 70% de hogares y un 20 % de comercios y pymes emplean energía solar según el último Informe del Mercado Global de Energía Solar 2015-2019. En España, en el país del sol, menos del 10 % de los hogares españoles y apenas un 5 % de comercios y pymes la utilizan.

No hay algo más estratégico en cuanto a energía que el acceso para uso y disfrute de unas fuentes de energía ilimitadas y limpias. Con conceptos como Solar City también en España podríamos aspirar a acceder a abundante energía limpia siempre y cuando exijamos las reformas por un  libre mercado en lugar de por un mercado intervenido como el actual. El mito del sector estratégico que requiere del control del Estado, o sea de los políticos, ya no se sostiene hoy. Queda patente que la única estrategia que lo ampara es la de mantener a una élite político-financiera sindical y empresarial viviendo a costa de las oportunidades para millones de consumidores. Estos consumidores se beneficiarían del libre mercado energético y además dejarían de ser moneda electoral del gobierno de turno, sea cual sea.

Acerca de la autora: Roxana Nicula

Roxana Nicula es autónoma, de profesión jurista y traductora, actualmente desempeña el cargo de Presidenta de la Fundación para el Avance de la Libertad y de Secretaria Federal de Organización del Partido Libertario (P-LIB).

Roxana Nicula

Ayer los mineros, hoy los estibadores y mañana… la quiebra

Estos días con la nueva reforma para liberalizar la actividad portuaria, los grupos de presión de turno están calentando motores. Primero habría que ver...

España sigue cayendo en el Índice de Libertad Humana

Todos los años por estas fechas llega el momento de repasar el Índice anual de Libertad Humana. Para quienes no están familiarizados con este...

NOTICIAS

Estonia, de miseria comunista a meca tecnológica de Europa

Cuando, en 1991, Estonia se convirtió en un país independiente, sus líderes políticos visualizaron el futuro en algo tan abstracto como la codificación y...

Trump desatado: “He heredado un desastre”

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha ofrecido este jueves su segunda rueda de prensa desde que llegó a la Casa Blanca, una comparecencia...
España necesita una Solar City
3 (60%) 4 votes

No hay comentarios

Deja un comentario