La fiebre de la emprendeduría

[vc_row][vc_column width=”2/3″][vc_column_text]

Ser emprendedor está de moda. Asistimos desde todos los ámbitos -gobierno, universidad, colegios, ayuntamientos, sindicatos, cámaras de comercio, etc.- a un intento de concienciar a niños, jóvenes y adultos de las bondades que supone ser empresario. Tras la quiebra de cientos de miles de empresas y el desempleo de varios millones de personas empezamos a darnos cuenta de que los malditos “explotadores” no son tan malos como creíamos.

[/vc_column_text][vc_column_text]

 Ludwig von Mises
Ludwig von Mises

Decía Ludwig von Mises en La Acción Humana que “el trabajo es un factor de producción escaso”. Siempre hay tantas cosas por hacer y tan poco tiempo disponible que muchos de nuestros proyectos ni siquiera se acometen. Cuando se jubilan, muchas personas no reducen su actividad sino que trabajan tanto como antes. Hablar de vida “activa” (antes de jubilarse) frente a vida “pasiva” (después de jubilarse) carece por completo de sentido. ¿Qué quiero decir con esto? Quiero decir que nunca nos falta trabajo, lo que falta es “empleo”, es decir, solamente escasea el trabajo “asalariado”.

Podríamos preguntarnos por qué en el mercado no falta comida, bebida, ropa, vivienda, teléfonos, vehículos, etc. pero falta empleo. Según Mises, el motivo es el encarecimiento artificial del empleo debido a la intervención del gobierno. Cuando se interviene el precio de ciertos productos, fijando legalmente un máximo inferior al precio de mercado, se produce sistemáticamente un desabastecimiento de tales mercancías. Nadie es tan tonto como para vender a pérdida. Con el empleo sucede otro tanto. Si el gobierno encarece el precio del trabajo con impuestos confiscatorios (valga la redundancia) y obliga al empresario a sufragar vacaciones pagadas, seguridad social, pagas extra y un largo etcétera de servidumbres económicas, el empleo escaseará igual que escasea el papel higiénico en Venezuela. Los políticos ignoran que la Ciencia Económica posee leyes inexorables no sometidas al espíritu voluntarista.

[/vc_column_text][vc_column_text]

Trabajar como autónomo es una forma excelente de soslayar el paro institucional, que ya hemos visto, es creado por gobiernos, sindicatos y su ruinosa legislación laboral. El trasvase del trabajo asalariado al trabajo autónomo, incluido el trabajo sumergido, es la inevitable respuesta del mercado frente al coste que supone cumplir la ley. Como es lógico, los políticos prefieren los empresarios a los freelance de igual modo que los granjeros prefieren el ganado estabulado al que vive en libertad: los primeros son más fáciles de controlar y “ordeñar”.

Los políticos cometen un grave error si creen que inoculando el virus de la emprendeduría pueden dar solución a la merma de ingresos fiscales, única cosa que realmente les importa. Se equivocan al pensar que pueden persuadir, a base de propaganda, talleres y cursillos, a un número suficiente de incautos para que se hagan empresarios y soporten estoicamente el infierno de normas, regulaciones y atropellos fiscales que ellos mismos se niegan a derogar. Los emprendedores, más pronto que tarde, se darán cuenta del engaño y evitarán convertirse en animales de sacrificio de una sociedad plagada de populistas, demagogos, chorizos y parásitos.

[/vc_column_text][vc_separator color=”custom” border_width=”2″ accent_color=”#c4bd00″][vc_column_text]
Acerca del autor: José Hernández

José Hernández Cabrera es un experto en economía austríaca y empresario de éxito. Su empresa Somer Consulting se dedica a dar servicios de formación, especializados en cursos in-company, y servicios de Mystery Shopping por toda España.[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/3″][td_block_ad_box spot_id=”sidebar”][td_block_11 custom_title=”Más de José Hernández” header_color=”#d6c700″ category_id=”37″ limit=”2″ ajax_pagination=”next_prev”][td_block_ad_box spot_id=”sidebar”][vc_wp_recentcomments number=”5″][vc_raw_html css=”.vc_custom_1458407948078{margin-left: 15px !important;}”]JTNDaWZyYW1lJTIwc3JjJTNEJTIyaHR0cCUzQSUyRiUyRnJjbS1ldS5hbWF6b24tYWRzeXN0ZW0uY29tJTJGZSUyRmNtJTNGdCUzRHRoZWhlcnBvcy0yMSUyNm8lM0QzMCUyNnAlM0QxMiUyNmwlM0R1cjElMjZjYXRlZ29yeSUzRGdlbmVyaWNvJTI2YmFubmVyJTNEMTU4RFowOVlYMzYzUDNCNDRBMDIlMjZmJTNEaWZyJTIyJTIwd2lkdGglM0QlMjIzMDAlMjIlMjBoZWlnaHQlM0QlMjIyNTAlMjIlMjBzY3JvbGxpbmclM0QlMjJubyUyMiUyMGJvcmRlciUzRCUyMjAlMjIlMjBtYXJnaW53aWR0aCUzRCUyMjAlMjIlMjBzdHlsZSUzRCUyMmJvcmRlciUzQW5vbmUlM0IlMjIlMjBmcmFtZWJvcmRlciUzRCUyMjAlMjIlM0UlM0MlMkZpZnJhbWUlM0UlMEE=[/vc_raw_html][vc_raw_html css=”.vc_custom_1458495336366{margin-left: 30px !important;}”]JTNDaWZyYW1lJTIwc3JjJTNEJTIyaHR0cCUzQSUyRiUyRnJjbS1ldS5hbWF6b24tYWRzeXN0ZW0uY29tJTJGZSUyRmNtJTNGbHQxJTNEX2JsYW5rJTI2YmMxJTNEMDAwMDAwJTI2SVMyJTNEMSUyNmJnMSUzREZGRkZGRiUyNmZjMSUzRDAwMDAwMCUyNmxjMSUzRDAwMDBGRiUyNnQlM0R0aGVoZXJwb3MtMjElMjZvJTNEMzAlMjZwJTNEOCUyNmwlM0RhczQlMjZtJTNEYW1hem9uJTI2ZiUzRGlmciUyNnJlZiUzRHNzX3RpbCUyNmFzaW5zJTNEQjAwS0FJQUJCVSUyMiUyMHN0eWxlJTNEJTIyd2lkdGglM0ExMjBweCUzQmhlaWdodCUzQTI0MHB4JTNCJTIyJTIwc2Nyb2xsaW5nJTNEJTIybm8lMjIlMjBtYXJnaW53aWR0aCUzRCUyMjAlMjIlMjBtYXJnaW5oZWlnaHQlM0QlMjIwJTIyJTIwZnJhbWVib3JkZXIlM0QlMjIwJTIyJTNFJTNDJTJGaWZyYW1lJTNFJTBBJTNDaWZyYW1lJTIwc3JjJTNEJTIyaHR0cCUzQSUyRiUyRnJjbS1ldS5hbWF6b24tYWRzeXN0ZW0uY29tJTJGZSUyRmNtJTNGbHQxJTNEX2JsYW5rJTI2YmMxJTNEMDAwMDAwJTI2SVMyJTNEMSUyNmJnMSUzREZGRkZGRiUyNmZjMSUzRDAwMDAwMCUyNmxjMSUzRDAwMDBGRiUyNnQlM0R0aGVoZXJwb3MtMjElMjZvJTNEMzAlMjZwJTNEOCUyNmwlM0RhczQlMjZtJTNEYW1hem9uJTI2ZiUzRGlmciUyNnJlZiUzRHNzX3RpbCUyNmFzaW5zJTNEQjAxQk80T1E4TSUyMiUyMHN0eWxlJTNEJTIyd2lkdGglM0ExMjBweCUzQmhlaWdodCUzQTI0MHB4JTNCJTIyJTIwc2Nyb2xsaW5nJTNEJTIybm8lMjIlMjBtYXJnaW53aWR0aCUzRCUyMjAlMjIlMjBtYXJnaW5oZWlnaHQlM0QlMjIwJTIyJTIwZnJhbWVib3JkZXIlM0QlMjIwJTIyJTNFJTNDJTJGaWZyYW1lJTNF[/vc_raw_html][vc_widget_sidebar sidebar_id=”td-default”][vc_single_image image=”790″ img_size=”full” alignment=”center” onclick=”custom_link” link=”https://www.facebook.com/SomerConsulting/”][/vc_column][/vc_row]

La fiebre de la emprendeduría
Valora este artículo

Deja un comentario