Mientras Madrid amanece preparado para enfrentarse a la nueva huelga del sector educativo estatal en contra de la LOMCE y de las reválidas, conviene recordar cuál es en verdad la raíz del problema. Y no es otra que la estatalización de la educación por parte del Estado. O dicho de otro modo, el control de ésta por parte de los políticos a través del Gobierno de turno. Se mire como se mire, la LOMCE es un producto defectuoso, que ya antes de ver la luz del despacho de Wert, y de los demás socialistas del Congreso y el Senado, había caducado si la comparamos con los modelos educativos que se dan en otros países y, sobre todo, con las demandas reales en el mercado laboral mundial y en el modelo de la red distribuida que es hoy cada vez más la economía global, la española incluida.

Tampoco sería mejor el modelo que proponen los sindicatos y los políticos comunistas convocantes de la huelga porque insisto, seguiría siendo un modelo tan alejado de la realidad de la economía y del mercado laboral como la actual LOMCE e incluso más aun. Estos días me encontré entre mis múltiples grupos de trabajo en Telegram con una reflexión de un brutal sentido común. La hacía un libertario murciano en el grupo del Partido Libertario de Murcia. Decía: “la universidad en España va por un lado y la realidad va por otro”.

En efecto, tanto la universidad y en general la educación, en especial la educación estatal conocida erróneamente como “pública” cuando en verdad les pertenece a los políticos, vive desde hace décadas un traumático divorcio continuado de la realidad, es decir de la sociedad civil, de la comunidad. Ir a la escuela o educarse en casa es un derecho de todo niño. No lo es ir a la escuela estatal. Al confundir acceso universal a la educación con derecho a la educación estatal seguiremos condenando a nuestros hijos al fracaso formativo y laboral siempre.  Los alumnos año tras año acaban masivamente poco o nada preparados para emprender unos proyectos laborales, profesional o empresariales que les asegure un sustento y no les haga depender del subsidio estatal con cargo a los impuestos y al esfuerzo cada vez mayor de la población productiva.

En todo el mundo tenemos modelos anclados en la sociedad y alejados de la mano política como la Singularity University en Sillicon Valley o modelos educativos controlados por la propia comunidad local como es el caso de los hunza de Pakistán. Allí se estima que vive la población más leída con una tasa de alfabetización real del 95% de toda la población. Se les conoce mundialmente por la comunidad de individuos más pacífica y amorosa. Y su secreto es que no esperan a vivir a costa de otros y que gracias a la libertad educativa, la escuela no está en manos del gobierno de turno, sino en manos de los propios vecinos de la comunidad hunza. En España hay modelos educativos que van a esa línea como las escuelas cooperativas donde padres, profesorado y empresariado local deciden poner una escuela para formar a sus propios hijos y a todos los que ahí se educan para la vida real. Y es posible que todos los alumnos accedan a este tipo de centros privados incluyendo a aquellos de bajos recursos. En estos modelos educativos en libertad el Estado como proponen los libertarios españoles sólo se limitaría a extender al alumno un cheque por valor precio de mercado para que pueda escoger en libertad una escuela u otra, sacando así al político y al sindicalista del sector educativo.

En la escuela estatal los alumnos aprenden antes cuáles son sus “derechos” como el acceso a subsidios y “ayudas”, no tanto las obligaciones para con uno mismo para que no sea una carga para su familia, comunidad y país de residencia. Peor aún, se les inculca antes de haber pisado su primera entrevista de trabajo o de haber presentado su primer borrador de proyecto empresarial, toda una serie de “destrezas” para convertirse en el mejor gorrón de la sociedad. Todo ello gracias al plan educativo estatal que destierra legislatura tras legislatura el sentido común ya en huelga perpetua.

Brillan por su ausencia en los planes de estudios marcados por el “ministerio” de la anti-educación los principios básicos del comportamiento y la cooperación libre y voluntaria en la sociedad, en la comunidad; o unas destrezas básicas para enfrentarte a un mercado laboral acelerado gracias a las nuevas tecnologías y a la globalización; como también se ausentan de los estudios de los alumnos de las escuelas estatales una presentación objetiva del significado del dinero, el lucro, la empresa o el respeto a la propiedad del vecino.

Abundan, en cambio, tanto en la actual LOMCE como en las anteriores reformas y en las que proponen los otros socialistas, los más próximos al comunismo, no sólo las enseñanzas de vivir a costa de otros, sino una clara estrategia de desprestigiar el lucro, el beneficio o la empresa privada. Exaltan a la función pública, a los servicios estatales tipo educación, sanidad, pensiones o infraestructuras frente a los privados.  Menosprecian el trabajo privado, ese de la economía real, el que crea la riqueza que luego el Estado arrebata y sus gestores, los políticos y funcionarios, malgastan en sus propias redes clientelares generalmente. Los alumnos salen de la escuela preparados no para ser emprendedores de éxito a pequeña o a gran escala, sino para ser carne de nuevas huelgas para pedirle al Estado que les dé un techo “digno”, unos subsidios para sus proyectos sin jugarse nada suyo en ello, total viene de los impuestos de los demás; que les cree puestos de trabajo a ser posible estatales; o que les quiten las reválidas. Los alumnos en definitiva caen una y otra vez en la trampa política de perpetuar a aquellos que les levantaron las barreras en primera lugar al acceso al empleo, al aprendizaje de experiencias laborales, al libre emprendimiento y por lo tanto a la posibilidad de realmente prosperar. Y así la huelga al sentido tiene todo el sentido hoy en España.

Acerca de la autora: Roxana Nicula

Roxana Nicula es autónoma, de profesión jurista y traductora, actualmente desempeña el cargo de Presidenta de la Fundación para el Avance de la Libertad y de Secretaria General del Partido Libertario (P-LIB).

Roxana Nicula

Ayer los mineros, hoy los estibadores y mañana… la quiebra

Estos días con la nueva reforma para liberalizar la actividad portuaria, los grupos de presión de turno están calentando motores. Primero habría que ver...

España sigue cayendo en el Índice de Libertad Humana

Todos los años por estas fechas llega el momento de repasar el Índice anual de Libertad Humana. Para quienes no están familiarizados con este...

El Soon-silGate coreano

El mes de noviembre ha sacudido la política asiática con el mayor escándalo de corrupción que haya enfrentado Corea del Sur desde su independencia....

NOTICIAS

Estonia, de miseria comunista a meca tecnológica de Europa

Cuando, en 1991, Estonia se convirtió en un país independiente, sus líderes políticos visualizaron el futuro en algo tan abstracto como la codificación y...

Trump desatado: “He heredado un desastre”

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha ofrecido este jueves su segunda rueda de prensa desde que llegó a la Casa Blanca, una comparecencia...

Estibadores: las claves del conflicto

El conflicto en el sector de la estiba en España está en su punto más álgido. Los puertos españoles están pendientes de un hilo...
Huelga al sentido común
5 (100%) 3 votes

No hay comentarios

Deja un comentario