Política

La Audiencia Nacional confirma el procesamiento de Trapero por sedición

La Audiencia Nacional ha confirmado el procesamiento del ex mayor de los Mossos d’Esquadra, Josep Lluís Trapero, por organización criminal y dos delitos de sedición por “simular un dispositivo engañoso” para el referéndum independentista del 1-O suspendido por el Tribunal Constitucional, y por los días 20 y 21 de septiembre, durante el asedio a la Conselleria de Economía en Barcelona.

Lo magistrados precisan en un auto que es “evidente que las tibias medidas de seguridad” durante los registros judiciales de septiembre “enmascaraban una absoluta condescendencia con los hechos”. Teniendo en cuenta, señala el tribunal, que el edificio asediado solo contó con la protección de los Mossos “sin refuerzo alguno a lo largo del día” y que no atendieron a la petición de la Guardia Civil de establecer un perímetro de seguridad.

Sobre el referéndum ilegal, la Sala dice que las diligencias sumariales “demuestran sin duda la cooperación del recurrente en ese eslabón del plan secesionista”.

Sobre el 1-O

La Audiencia Nacional considera que el responsables de los Mossos incumplió el mandato judicial de que se evitase la celebración de la consulta y que simuló “un dispositivo engañoso, meramente formal, con designio no solo de permitir la celebración de la ilícita consulta sino de socavar la actuación que realizasen los otros cuerpos de Seguridad del Estado”.

Esta postura, añaden, se plasmó al principio en moderadas indicaciones dadas por Trapero apelando a los principios de oportunidad y proporcionalidad, y se tradujo después “en pautas de actuación ambiguas en principio y contrarias a las órdenes del TSJC”.

Además, la Sala destaca que el mecanismo de comunicación entre los agentes de servicio y sus mandos el 1-O era “lento e ineficaz”, un sistema “a todas luces inadecuado por la demora que exigía” y que conllevaba que los propios agentes debían tomar decisiones de “motu propio”.

En conclusión, para la sala, el operativo que se estableció para ese día no obedeció a razones técnicas “sino al designio de posibilitar el referéndum“.

Sobre el asedio a la conselleria

A este respecto los magistrados, según consta en el auto, creen que es “evidente que las tibias medidas de seguridad y apoyo a la comisión judicial formalmente prestadas enmascaraban una absoluta condescendencia con los hechos”.

Critican que el edificio, frente al que se concentraron centenares de personas para protestar contra el registro, solo contaba con la protección de los Mossos, pero estos no establecieron ningún tipo de refuerzo a pesar del incremento de gente, ni tampoco el perímetro de seguridad que la Guardia Civil solicitó y de las siete peticiones de “apoyo policial” que les solicitaron.

De esta manera, se consintió el asedio “sin medida eficaz alguna que permitiera entrar y salir del inmueble y frenase los episodios violentos o pudiera afrontar una eventual invasión del edificio por la muchedumbre”.

Compartir

Leer respuestas y comentar (0)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *