La cultura del chivo expiatorio

Antiguamente, en el denominado Día de la Expiación, los judíos practicaban un ritual en el que participaban dos machos cabríos -chivos- que habían sido previamente seleccionados. Uno de ellos se sacrificaba ante Yahveh. Sobre el otro chivo, al que se llamaba Azazel, se hacía recaer la culpa de todos los pecados del pueblo y, posteriormente, una vez traspasados los pecados, se le abandonaba en el desierto; algunas fuentes también afirman que se le apedreaba. El chivo expiatorio era por tanto la forma de pagar las culpas y los pecados del pueblo.

Capitalismo mataPero hoy día ese antiguo ritual se sigue practicando en nuestra sociedad, quizás de forma algo más sofisticada, quizás revistiendo otras formas, pero subsiste. Y es frecuente que se recurra al chivo expiatorio no por razones religiosas, sino más bien ideológicas. También hay que señalar que en muchas ocasiones la línea divisoria entre religión e ideología parece difusa, por no hablar ya del del borreguismo en torno al líder pastoril y el mesianismo presente en muchas ideologías u opciones políticas. En este sentido, parece interesante el siguiente fragmento:

Es importante el efecto “chivo expiatorio” por lo fácilmente que funciona el mecanismo que se pone en marcha cuando un grupo desplaza sus propios problemas e imagina un responsable -no necesariamente culpable- al que castiga sin razón real. El hecho de que un grupo humano reconozca un enemigo común, hace que aumente la cohesión del grupo. Cuando el líder desea cohesionar a su grupo fuertemente, puede buscar un enemigo común con estos fines; si no lo encuentra, puede inventarlo y para ello podrá escoger entre los posibles enemigos, a aquel que tenga alguna característica que pueda ser negativa a los ojos del grupo y tratar de magnificar la negatividad encontrada en el chivo expiatorio con el fin inmediato de que el grupo lo odie, y el fin remoto de que el grupo se cohesione alrededor del líder que -vigía de su rebaño- ha denunciado al enemigo común. A veces esta comunidad se esfuerza en condenarlo imputándole la responsabilidad de algo, antes de sacrificarlo.

NeoliberalismoLa cultura a menudo compartida por el perturbado ideológico y los especímenes de la superioridad moral (que con frecuencia se funden y confunden) es la cultura del chivo expiatorio: por un lado, porque es una forma fácil y nada costosa de desplazar ciertos problemas sociales en una dirección concreta y favorable a sus intereses; por otro, porque ese “desplazamiento” de problemas permite responsabilizar al enemigo común -que suele ser una invención u hombre de paja- al que “castiga sin razón real”.

Papa FranciscoConocidas son las declaraciones del Papa Francisco, entre las que destaca la de “luchemos todos juntos contra el ídolo dinero, contra un sistema sin ética, injusto, en el que manda el dinero”. También, con ocasión de los atentados de Bruselas, el Papa ha señalado que “detrás de ese gesto (los atentados), hay fabricantes y traficantes de armas que quieren la sangre, no la paz, que quieren la guerra y no la fraternidad”. Según parece, los terroristas, que son los que cometen los atentados y asesinan, tienen un papel secundario en esto, no son los auténticos responsables. También supongo que los fabricantes de cuchillos con los que Daesh decapita a sus rehenes están detrás del terrorismo y “quieren sangre”.

En la misma línea, el eurodiputado de Podemos, Miguel Urbán, ha afirmado que “El capitalismo mata, es un arma de destrucción masiva de personas y derechos. ¿Hasta cuándo vamos a permitirlo?”. Este mensaje iba acompañado de una noticia cuyo titular era “una mujer se suicida en Barakaldo cuando iba a ser desahuciada”. Más allá de la instrumentalización política de un suicidio, hay que señalar -aunque sea obvio- que nadie ha “matado” a esa mujer; se ha suicidado, y podría estar pasando una situación complicada, pero nadie es responsable de que haya tomado esa decisión. Sin embargo, como ningún suicidio puede quedar sin culpable ideológico, algunos responsabilizan al hombre de paja y chivo expiatorio más manido de nuestros tiempos: el capitalismo. Pero Urbán no se queda ahí. Recientemente, en unas declaraciones por los atentados de Bruselas -ver vídeo al final del artículo-, ha dicho que hay “elementos estructurales en donde hemos fallado; se ha fallado en estructurar a mucha gente que no ve otra salida que inmolarse”. Aquí de nuevo se repite la idea del Papa, pues los responsables no son tanto los terroristas -que son una suerte de víctimas- como nosotros, los europeos, que no hemos sabido “estructurarles”, y no me pregunten qué significa. El caso es que “hemos fallado” y la culpa de los atentados es nuestra. Pero no se engañen, no es un “hemos fallado” inclusivo, en el que ellos se incluyan y se hagan responsables. Es un “nosotros” que en realidad es un “ellos”. La culpa por tanto es de Europa y del capitalismo; los terroristas, sus víctimas.

Mario CachineroAcerca del autor: Mario Cachinero

Mario Cachinero es estudiante de Derecho y Administración y Dirección de Empresas.

 

[td_block_11 custom_title=”Más de Mario Cachinero” header_color=”#baad00″ category_id=”49″ limit=”2″ ajax_pagination=”next_prev”]
[td_block_ad_box spot_id=”sidebar”]
[td_block_ad_box spot_id=”sidebar”][td_block_11 custom_title=”ÚLTIMAS NOTICIAS” header_color=”#ada100″ limit=”2″]
La cultura del chivo expiatorio
Valora este artículo

3 opiniones en “La cultura del chivo expiatorio”

  1. Podemos es un peligro público y lo peor es que no veo la forma de acabar con ellos (no me refiero a montar un holocausto, que no se me entienda mal).

    Es lo peor de lo peor, la forma mas segura de terminar en una sociedad de lo mas parecido a la que describe George Orwell en su novela “1984”.

    Y basta con ver grupos en las redes sociales,como uno llamado “Infoxicados”, en Facebook, para darse cuenta de peligro que suponen. Son de lo mas agresivo y van muy en serio, hasta el mas “mindungui” se nota que está plenamente adoctrinado y dispuesto a realizar cualquier salvajada en el momento que uno de sus lideres se lo ordene, estos pueden terminar incluso hasta con el terrorismo suicida igual que “sus hermanos” musulmanes (lo de “hermanos” no lo digo yo, lo dicen ellos mismos)

    Estimo que hay que buscar una solución y una solucion de urgencia, yo estoy convencido de que lo que se está haciendo en el parlamento es una “mise en scene”, a última hora, Sanchez le dará la puñalada trapera a Rivera y habrá un gobierno “frentepopulista”

    Y eso va a ser nefastamente dramático.

    En otro orden de cosas, dos veces me he suscrito al blog pero no me mandan nada, lo he intentado por tercera vez y esta vez me ha salido un cuestionario para rellenar y todo en inglés.

    He marcado aquí abajo “Recibir nuevas entradas por email” a ver si de esta manera… en otros blogs de WordPress me ha dado resultado.

    Salud.

Deja un comentario