La derecha española y su miedo a la Libertad (I)

[vc_row][vc_column width=”2/3″][vc_column_text]

El problema de la “derecha”, también donde realmente se ve su carácter dañino a largo plazo, está en las masas sociales y la estructura de pensamiento juvenil del país, muy vinculado al lugar de nacimiento y a la expansión de las grandes urbes, tras el fin del franquismo, dicha “derecha”  siempre apoyada en una clase media urbana, normalmente de ciudad e provincias.

Esto se observa en los ambientes juveniles y el colegio de origen donde se cursa estudios primarios y secundarios además de la cuestión deportiva, es decir la adscripción a un determinado club deportivo casi siempre vinculado a un equipo de fútbol concreto, dicho problema empieza desde la juventud, las bases, es decir los estudiantes formados en dichos colegios donde predomina un pensamiento colectivo de “derechas”, generando un doble lenguaje y un doble comportamiento caracterizado por la contradicción del laicismo cultural reinante en los medios y la educación familiar y escolar. Así como la inconsciente asociación de estos, de un determinado estatus socio económico a los grupos sociales de  valores tradicionales religiosos conservadores, viendo incompatible una forma de fe ilustrada o la separación de Iglesia y Estado.

Si se educa en la no tolerancia y en la ausencia de libertad, jamás habrá una verdadera convicción y vocación de fe.

El empresariado conservador que financia la Iglesia Católica a través del Opus Dei, legionarios de cristo, movimiento neocatecumenal, comunión y liberación, no tienen una visión democrática y liberal de la sociedad, todo lo contrario censuran en lo privado y en lo público, tampoco creen en una sociedad civil, los laicos que financian la iglesia española no lo hacen con fines espirituales o caritativos, sino con el único fin de mantener sus privilegios y perpetuarse en el poder sea público o privado, o ambos al mismo tiempo.

En España la “derecha nacional católica” no es otra cosa que la legitimación de unas aristocracias  radicalizadas y endogámicas de cuna y no de mérito, más propias de siglos pasados e incluso medievales, cuya supervivencia se basa en vivir de las rentas monopolizando el  poder y en el catolicismo-capitalista de amigotes y “enchufes”.  Estos grupos están vendidos a unas pocas personas y empresarios que conforman “la derecha”, de intereses muy concretos, nada abstractos e idealistas, y más bien mundanos y mezquinos que no tienen nada que ver con el conjunto del cristianismo, ni de occidente ni de difundir la palabra de Dios, pues ellos quieren una salvación de alma y una difusión de Dios privativa para ellos y su selecto club de amigos que residen en sus torres de marfil. No se puede servir a Dios y al diablo al mismo tiempo, o se es un cristiano de luz o de tinieblas pero no gris, para ellos, ser creyentes, tener fe, y leer la Biblia o sencillamente tener cultura es un valioso privilegio de  minorías que solo debe ser difundido con prudencia, y por tanto la fe un don divino de minorías. Para ellos ser cristiano es un signo de distinción, en una sociedad cada vez mas atea o agnóstica.

En este punto viene el problema principal, la apropiación reciente, aunque cada vez con menos fuerza, del liberalismo económico en su pensamiento ideológico por parte de estas elites conservadoras, “liberal conservadores” lo cual no hace sino dañar el liberalismo socioeconómico en general.

Veo más coherencia en el calvinismo o protestantismo que cree en el trabajo individual y en su mérito. La Iglesia Católica vive en una contradicción permanente en lo referente a los grupos  religiosos de extrema de derecha.

[/vc_column_text][vc_separator color=”custom” border_width=”2″ accent_color=”#c4bd00″][vc_column_text]Acerca del autor: Pedro Paniagua

Conocedor de los mitos, escritor diletante, estudioso de la historia, miron del buen arte y  literatura, curioso de la filosofia, defensor de la cultura y vigilante de la politica. Amante de la libertad, la verdad y el conocimiento, enemigo de los dogmas y el oscurantismo. Ya que  por las ideas se muere y  por la ideologia se mata, con las ideas se piensa, con la ideologia se manipula. “Todo hombre deberia ser libre de decidir que hacer con su vida y buscar su libertad como deber moral para con su priopia dignidad”

[/vc_column_text][vc_raw_html]JTNDc2NyaXB0JTIwYXN5bmMlMjBzcmMlM0QlMjIlMkYlMkZwYWdlYWQyLmdvb2dsZXN5bmRpY2F0aW9uLmNvbSUyRnBhZ2VhZCUyRmpzJTJGYWRzYnlnb29nbGUuanMlMjIlM0UlM0MlMkZzY3JpcHQlM0UlMEElM0MlMjEtLSUyMFRoZSUyMEhlcmFsZCUyMFBvc3QlMjAtLSUzRSUwQSUzQ2lucyUyMGNsYXNzJTNEJTIyYWRzYnlnb29nbGUlMjIlMEElMjAlMjAlMjAlMjAlMjBzdHlsZSUzRCUyMmRpc3BsYXklM0FibG9jayUyMiUwQSUyMCUyMCUyMCUyMCUyMGRhdGEtYWQtY2xpZW50JTNEJTIyY2EtcHViLTI3Mzk3OTY5NDgzNDk5MTAlMjIlMEElMjAlMjAlMjAlMjAlMjBkYXRhLWFkLXNsb3QlM0QlMjI2MjIxMjAwMTgxJTIyJTBBJTIwJTIwJTIwJTIwJTIwZGF0YS1hZC1mb3JtYXQlM0QlMjJhdXRvJTIyJTNFJTNDJTJGaW5zJTNFJTBBJTNDc2NyaXB0JTNFJTBBJTI4YWRzYnlnb29nbGUlMjAlM0QlMjB3aW5kb3cuYWRzYnlnb29nbGUlMjAlN0MlN0MlMjAlNUIlNUQlMjkucHVzaCUyOCU3QiU3RCUyOSUzQiUwQSUzQyUyRnNjcmlwdCUzRQ==[/vc_raw_html][/vc_column][vc_column width=”1/3″][vc_raw_html]JTNDc2NyaXB0JTIwYXN5bmMlMjBzcmMlM0QlMjIlMkYlMkZwYWdlYWQyLmdvb2dsZXN5bmRpY2F0aW9uLmNvbSUyRnBhZ2VhZCUyRmpzJTJGYWRzYnlnb29nbGUuanMlMjIlM0UlM0MlMkZzY3JpcHQlM0UlMEElM0MlMjEtLSUyMFRoZSUyMEhlcmFsZCUyMFBvc3QlMjAtLSUzRSUwQSUzQ2lucyUyMGNsYXNzJTNEJTIyYWRzYnlnb29nbGUlMjIlMEElMjAlMjAlMjAlMjAlMjBzdHlsZSUzRCUyMmRpc3BsYXklM0FibG9jayUyMiUwQSUyMCUyMCUyMCUyMCUyMGRhdGEtYWQtY2xpZW50JTNEJTIyY2EtcHViLTI3Mzk3OTY5NDgzNDk5MTAlMjIlMEElMjAlMjAlMjAlMjAlMjBkYXRhLWFkLXNsb3QlM0QlMjI2MjIxMjAwMTgxJTIyJTBBJTIwJTIwJTIwJTIwJTIwZGF0YS1hZC1mb3JtYXQlM0QlMjJhdXRvJTIyJTNFJTNDJTJGaW5zJTNFJTBBJTNDc2NyaXB0JTNFJTBBJTI4YWRzYnlnb29nbGUlMjAlM0QlMjB3aW5kb3cuYWRzYnlnb29nbGUlMjAlN0MlN0MlMjAlNUIlNUQlMjkucHVzaCUyOCU3QiU3RCUyOSUzQiUwQSUzQyUyRnNjcmlwdCUzRQ==[/vc_raw_html][vc_widget_sidebar sidebar_id=”td-default”][vc_raw_html]JTNDc2NyaXB0JTIwYXN5bmMlMjBzcmMlM0QlMjIlMkYlMkZwYWdlYWQyLmdvb2dsZXN5bmRpY2F0aW9uLmNvbSUyRnBhZ2VhZCUyRmpzJTJGYWRzYnlnb29nbGUuanMlMjIlM0UlM0MlMkZzY3JpcHQlM0UlMEElM0MlMjEtLSUyMFRoZSUyMEhlcmFsZCUyMFBvc3QlMjAtLSUzRSUwQSUzQ2lucyUyMGNsYXNzJTNEJTIyYWRzYnlnb29nbGUlMjIlMEElMjAlMjAlMjAlMjAlMjBzdHlsZSUzRCUyMmRpc3BsYXklM0FibG9jayUyMiUwQSUyMCUyMCUyMCUyMCUyMGRhdGEtYWQtY2xpZW50JTNEJTIyY2EtcHViLTI3Mzk3OTY5NDgzNDk5MTAlMjIlMEElMjAlMjAlMjAlMjAlMjBkYXRhLWFkLXNsb3QlM0QlMjI2MjIxMjAwMTgxJTIyJTBBJTIwJTIwJTIwJTIwJTIwZGF0YS1hZC1mb3JtYXQlM0QlMjJhdXRvJTIyJTNFJTNDJTJGaW5zJTNFJTBBJTNDc2NyaXB0JTNFJTBBJTI4YWRzYnlnb29nbGUlMjAlM0QlMjB3aW5kb3cuYWRzYnlnb29nbGUlMjAlN0MlN0MlMjAlNUIlNUQlMjkucHVzaCUyOCU3QiU3RCUyOSUzQiUwQSUzQyUyRnNjcmlwdCUzRQ==[/vc_raw_html][td_block_ad_box spot_id=”sidebar”][vc_widget_sidebar sidebar_id=”td-footer-2″][vc_raw_html]JTNDc2NyaXB0JTIwYXN5bmMlMjBzcmMlM0QlMjIlMkYlMkZwYWdlYWQyLmdvb2dsZXN5bmRpY2F0aW9uLmNvbSUyRnBhZ2VhZCUyRmpzJTJGYWRzYnlnb29nbGUuanMlMjIlM0UlM0MlMkZzY3JpcHQlM0UlMEElM0MlMjEtLSUyMFRoZSUyMEhlcmFsZCUyMFBvc3QlMjAtLSUzRSUwQSUzQ2lucyUyMGNsYXNzJTNEJTIyYWRzYnlnb29nbGUlMjIlMEElMjAlMjAlMjAlMjAlMjBzdHlsZSUzRCUyMmRpc3BsYXklM0FibG9jayUyMiUwQSUyMCUyMCUyMCUyMCUyMGRhdGEtYWQtY2xpZW50JTNEJTIyY2EtcHViLTI3Mzk3OTY5NDgzNDk5MTAlMjIlMEElMjAlMjAlMjAlMjAlMjBkYXRhLWFkLXNsb3QlM0QlMjI2MjIxMjAwMTgxJTIyJTBBJTIwJTIwJTIwJTIwJTIwZGF0YS1hZC1mb3JtYXQlM0QlMjJhdXRvJTIyJTNFJTNDJTJGaW5zJTNFJTBBJTNDc2NyaXB0JTNFJTBBJTI4YWRzYnlnb29nbGUlMjAlM0QlMjB3aW5kb3cuYWRzYnlnb29nbGUlMjAlN0MlN0MlMjAlNUIlNUQlMjkucHVzaCUyOCU3QiU3RCUyOSUzQiUwQSUzQyUyRnNjcmlwdCUzRQ==[/vc_raw_html][vc_raw_html]JTNDYSUyMGNsYXNzJTNEJTIydHdpdHRlci10aW1lbGluZSUyMiUyMGhyZWYlM0QlMjJodHRwcyUzQSUyRiUyRnR3aXR0ZXIuY29tJTJGRWxIZXJhbGRQb3N0JTIyJTIwZGF0YS13aWRnZXQtaWQlM0QlMjI3MTA4Nzg4NzcyMjk0NDUxMjElMjIlM0VUd2VldHMlMjBwb3IlMjBlbCUyMCU0MEVsSGVyYWxkUG9zdC4lM0MlMkZhJTNFJTBBJTNDc2NyaXB0JTNFJTIxZnVuY3Rpb24lMjhkJTJDcyUyQ2lkJTI5JTdCdmFyJTIwanMlMkNmanMlM0RkLmdldEVsZW1lbnRzQnlUYWdOYW1lJTI4cyUyOSU1QjAlNUQlMkNwJTNEJTJGJTVFaHR0cCUzQSUyRi50ZXN0JTI4ZC5sb2NhdGlvbiUyOSUzRiUyN2h0dHAlMjclM0ElMjdodHRwcyUyNyUzQmlmJTI4JTIxZC5nZXRFbGVtZW50QnlJZCUyOGlkJTI5JTI5JTdCanMlM0RkLmNyZWF0ZUVsZW1lbnQlMjhzJTI5JTNCanMuaWQlM0RpZCUzQmpzLnNyYyUzRHAlMkIlMjIlM0ElMkYlMkZwbGF0Zm9ybS50d2l0dGVyLmNvbSUyRndpZGdldHMuanMlMjIlM0JmanMucGFyZW50Tm9kZS5pbnNlcnRCZWZvcmUlMjhqcyUyQ2ZqcyUyOSUzQiU3RCU3RCUyOGRvY3VtZW50JTJDJTIyc2NyaXB0JTIyJTJDJTIydHdpdHRlci13anMlMjIlMjklM0IlM0MlMkZzY3JpcHQlM0U=[/vc_raw_html][vc_raw_html]JTNDaWZyYW1lJTIwc3JjJTNEJTIyaHR0cCUzQSUyRiUyRnJjbS1ldS5hbWF6b24tYWRzeXN0ZW0uY29tJTJGZSUyRmNtJTNGdCUzRHRoZWhlcnBvcy0yMSUyNm8lM0QzMCUyNnAlM0QxMiUyNmwlM0R1cjElMjZjYXRlZ29yeSUzRGdlbmVyaWNvJTI2YmFubmVyJTNEMTU4RFowOVlYMzYzUDNCNDRBMDIlMjZmJTNEaWZyJTIyJTIwd2lkdGglM0QlMjIzMDAlMjIlMjBoZWlnaHQlM0QlMjIyNTAlMjIlMjBzY3JvbGxpbmclM0QlMjJubyUyMiUyMGJvcmRlciUzRCUyMjAlMjIlMjBtYXJnaW53aWR0aCUzRCUyMjAlMjIlMjBzdHlsZSUzRCUyMmJvcmRlciUzQW5vbmUlM0IlMjIlMjBmcmFtZWJvcmRlciUzRCUyMjAlMjIlM0UlM0MlMkZpZnJhbWUlM0UlMEE=[/vc_raw_html][/vc_column][/vc_row]

La derecha española y su miedo a la Libertad (I)
Valora este artículo

Una respuesta a “La derecha española y su miedo a la Libertad (I)”

Deja un comentario