La herencia del PP

[vc_row][vc_column width=”2/3″][vc_column_text]

“Las posiciones (por tanto) no están fijas. Esto no significa que no haya condiciones sociales objetivas, pero esas condiciones no tienen significado por sí mismas.  Por decirlo de otro modo, que haya un terremoto y en un barrio pobre se caigan algunas de las casas del vecindario, puede tener significados diferentes: puede ser que la población culpe al terremoto, puede ser que la población culpe a los dioses malvados que les han enviado un temblor de tierra, puede ser que la población culpe al alcalde, al ministro o al presidente. La atribución de significado político a los hechos sociales no es unívoca, es el objetivo de la lucha política. ¿Y por qué es el objetivo de la lucha política? Pues porque en ese instituir sentidos compartidos hay siempre una delimitación de qué es un problema, quiénes son los afectados y quiénes son los culpables. Y eso no está escrito en ningún sitio”.
Íñigo Errejón

El Pleno del Congreso votó ayer, 28 de abril, la creación de una comisión de investigación para “depurar responsabilidades políticas” por el accidente ferroviario que tuvo lugar en julio de 2013 en Angrois. La petición, que venía de Podemos, carecía, sin embargo, de sentido real. A no ser que fuera, claro está, pura “táctica”, un mero “golpe de efecto sin contenido real, sino mediático”, como ha apuntado Andrés Ayala. De este modo, si el objetivo era político y se trataba de instrumentalizar políticamente a las víctimas, podría decirse que sí tiene sentido, al menos conforme a la lógica de Podemos; todo el sentido. Por tanto, qué más da que ya se abriera en su momento una subcomisión sobre el asunto, qué más da que el caso se encuentre ahora ante la Justicia, qué más da que la iniciativa de Podemos -aun cuando hubiera sido aprobada- terminara finalmente decayendo tras la disolución de las Cortes.

Y es que un accidente “puede tener significados diferentes”. Es más, “la atribución de significado político a los hechos sociales no es unívoca; es el objetivo de la lucha política”, decía Errejón. Por su parte, Alexandra Fernández, portavoz de En Marea en el Congreso, ha aplicado hoy todo esto a rajatabla cuando, con ocasión del accidente de Angrois, decía: “Los recortes y la corrupción matan y esto ha sido la cronología de una muerte anunciada”. Recortes y corrupción matan. Esto me recuerda, de nuevo, a lo de que un accidente “puede tener significados diferentes: puede ser que la población culpe a los dioses malvados, puede ser que culpe al alcalde”. La posibilidad de abrir una comisión de investigación parece, pues, una mera argucia con la que, aprovechando lo mediático, atribuir un determinado significado político a un hecho social. Prueba de ello es que a Alexandra Fernández, pese a su petición, no le hace falta investigar nada: recortes y corrupción matan; estaba todo anunciado. Su estrategia, la de Podemos, consiste en politizar todo, incluso un terremoto. El instrumento para hacerlo es el lenguaje y se articula en un relato que canaliza los sentimientos. Los recortes.

Pero la atribución de significados no acaba con esto. También ayer se conocía que uno de los cargos del Ayuntamiento de Madrid, nombrado por el concejal de Economía Sánchez Mato -sí, el de “no queremos ser los mejores gestores del sistema, hemos venido a derribarlo”-, había estado vinculado a una sociedad en Panamá. Hablamos de Fernández-Pirla, funcionaria de carrera que fue nombrada en su momento por Ana Botella como directora general del Sector Público del Ayuntamiento. Sin embargo, tras las elecciones municipales de mayo, “el nuevo equipo de gobierno de Ahora Madrid presidido por la alcaldesa Manuela Carmena no sólo revalidó su confianza en Marta Fernández-Pirla, sino que amplió sus competencias como directora general de Economía y Sector Público”, según OKDiario. 

[/vc_column_text][vc_raw_html css=”.vc_custom_1462263486473{margin-left: 75px !important;}”]JTNDYmxvY2txdW90ZSUyMGNsYXNzJTNEJTIydHdpdHRlci10d2VldCUyMiUyMGRhdGEtbGFuZyUzRCUyMmVzJTIyJTNFJTNDcCUyMGxhbmclM0QlMjJlcyUyMiUyMGRpciUzRCUyMmx0ciUyMiUzRUVsJTIwQXl1bnRhbWllbnRvJTIwZGUlMjBNYWRyaWQlMjBjZXNhJTIwYSUyMHVuYSUyMGFsdG8lMjBjYXJnbyUyMGhlcmVkYWRhJTIwZGVsJTIwUFAlMjBwb3IlMjBlc3RhciUyMHZpbmN1bGFkYSUyMGElMjB1bmElMjBzb2NpZWRhZCUyMGVuJTIwUGFuYW0lQzMlQTEuJTIwJTNDYSUyMGhyZWYlM0QlMjJodHRwcyUzQSUyRiUyRnQuY28lMkZ4UHlTTHJEMjNCJTIyJTNFaHR0cHMlM0ElMkYlMkZ0LmNvJTJGeFB5U0xyRDIzQiUzQyUyRmElM0UlM0MlMkZwJTNFJTI2bWRhc2glM0IlMjBBaG9yYSUyME1hZHJpZCUyMCUyOCU0MEFob3JhTWFkcmlkJTI5JTIwJTNDYSUyMGhyZWYlM0QlMjJodHRwcyUzQSUyRiUyRnR3aXR0ZXIuY29tJTJGQWhvcmFNYWRyaWQlMkZzdGF0dXMlMkY3MjU2NDM0ODc2ODk5OTgzMzYlMjIlM0UyOCUyMGRlJTIwYWJyaWwlMjBkZSUyMDIwMTYlM0MlMkZhJTNFJTNDJTJGYmxvY2txdW90ZSUzRSUwQSUzQ3NjcmlwdCUyMGFzeW5jJTIwc3JjJTNEJTIyJTJGJTJGcGxhdGZvcm0udHdpdHRlci5jb20lMkZ3aWRnZXRzLmpzJTIyJTIwY2hhcnNldCUzRCUyMnV0Zi04JTIyJTNFJTNDJTJGc2NyaXB0JTNF[/vc_raw_html][vc_column_text]

Como podemos leer en el tuit de Ahora Madrid, “el Ayuntamiento cesa a una alto cargo heredada del PP por estar vinculada a una sociedad en Panamá”. Así se titula también, de manera cargante, el artículo de ElDiario.es. No sabemos si Ahora Madrid y ElDiario.es, antes de publicar la noticia, han contactado para acordar cómo titularla y qué enfoque darle para, de ese modo, no herir los sentimientos de La Gente. Supongo que la idea de titular así la noticia ha sido de ElDiario.es, y supongo también que Ahora Madrid simplemente ha seguido sus pasos. Supongo. El caso es que es una genialidad táctica: “nosotros”, La Gente, “cesamos” a los de “las cuentas en Panamá” (cien puntos para Ahora Madrid); porque Fernández-Pirla, que hasta el día 28 de abril era una simple funcionaria de carrera del Ayuntamiento de La Gente y del Cambio, ya no es una alto cargo “nuestra”, nombrada por “nosotros”, sino que se trata de una alto cargo “heredada del PP” que nos cayó del cielo. Es interesante: lo bueno que no depende de Ahora Madrid, a saber, la reducción de la deuda gracias al superávit dejado por Ana Botella, se debe a la buena gestión de Ahora Madrid; en cambio, lo malo que depende de Ahora Madrid, a saber, evitar que en el Ayuntamiento se revalide a personas con sociedades en Panamá, se debe a “los que roban del PP”.

“Porque en ese instituir sentidos compartidos hay siempre una delimitación de qué es un problema, quiénes son los afectados y quiénes son los culpables. Y eso no está escrito en ningún sitio”.

[/vc_column_text][vc_separator color=”custom” border_width=”2″ accent_color=”#c4bd00″][vc_column_text]Mario CachineroAcerca del autor: Mario Cachinero

Mario Cachinero es estudiante de Derecho y Administración y Dirección de Empresas.

 [/vc_column_text][vc_raw_html]JTNDc2NyaXB0JTIwYXN5bmMlMjBzcmMlM0QlMjIlMkYlMkZwYWdlYWQyLmdvb2dsZXN5bmRpY2F0aW9uLmNvbSUyRnBhZ2VhZCUyRmpzJTJGYWRzYnlnb29nbGUuanMlMjIlM0UlM0MlMkZzY3JpcHQlM0UlMEElM0MlMjEtLSUyMFRoZSUyMEhlcmFsZCUyMFBvc3QlMjAtLSUzRSUwQSUzQ2lucyUyMGNsYXNzJTNEJTIyYWRzYnlnb29nbGUlMjIlMEElMjAlMjAlMjAlMjAlMjBzdHlsZSUzRCUyMmRpc3BsYXklM0FibG9jayUyMiUwQSUyMCUyMCUyMCUyMCUyMGRhdGEtYWQtY2xpZW50JTNEJTIyY2EtcHViLTI3Mzk3OTY5NDgzNDk5MTAlMjIlMEElMjAlMjAlMjAlMjAlMjBkYXRhLWFkLXNsb3QlM0QlMjI2MjIxMjAwMTgxJTIyJTBBJTIwJTIwJTIwJTIwJTIwZGF0YS1hZC1mb3JtYXQlM0QlMjJhdXRvJTIyJTNFJTNDJTJGaW5zJTNFJTBBJTNDc2NyaXB0JTNFJTBBJTI4YWRzYnlnb29nbGUlMjAlM0QlMjB3aW5kb3cuYWRzYnlnb29nbGUlMjAlN0MlN0MlMjAlNUIlNUQlMjkucHVzaCUyOCU3QiU3RCUyOSUzQiUwQSUzQyUyRnNjcmlwdCUzRQ==[/vc_raw_html][/vc_column][vc_column width=”1/3″][td_block_ad_box spot_id=”sidebar”][vc_widget_sidebar sidebar_id=”td-default”][td_block_ad_box spot_id=”sidebar”][td_block_11 custom_title=”Mario Cachinero” header_color=”#baad00″ post_ids=”-3311″ category_id=”49″ limit=”2″ ajax_pagination=”next_prev”][td_block_ad_box spot_id=”sidebar”][td_block_11 custom_title=”ÚLTIMAS NOTICIAS” header_color=”#ada100″ post_ids=”-3311″ limit=”2″][td_block_ad_box spot_id=”sidebar”][/vc_column][/vc_row]

La herencia del PP
Valora este artículo

Deja un comentario