La toma de Mosul ya ha comenzado. Cerca de 30.000 hombres iniciaron este lunes el avance definitivo hacia el principal bastión de Daesh en Irak. En la operación participan de manera conjunta fuerzas iraquíes, peshmergas kurdos, chiíes y suníes, apoyados siempre por la coalición internacional liderada por Estados Unidos. Una decena de pueblos a escasos kilómetros de la ciudad ya han sido liberados, pero la toma definitiva de Mosul no será ni mucho menos tan fácil.

Se estima que hay entre 4.000 y 8.000 combatientes del Estado Islámico en Mosul. Se sabe también que han cabado zanjas y han construído muros para evitar la huida de muchos desertores que ven próxima la derrota, ahora mismo rodeados por todos los frentes. La batalla definitiva y, según dice Haider Al-Abadi “el fin de Daesh en Irak”, está cerca.

“Este ha sido el primer día de lo que suponemos será una campaña dificil que podría llevar algún tiempo”, reconoce desde el Pentagono su portavoz, Peter Cook. “Las primera noticias confirman que hasta el momento las fuerzas iraquíes han cumplido con sus objetivos antes incluso de los tiempos marcados. Todo está yendo según el plan iraquí, pero hay que recordar que aún es pronto y que el enemigo tendrá algo que decir”.

EI tomó el control de Mosul, la segunda ciudad más grande de Irak, en junio de 2014. El líder del grupo extremista, Abu Bakr al-Baghdadi, luego escogió Mosul como el lugar para anunciar la formación del califato. Por lo que retomar la ciudad tendría un peso “simbólico”, según el portavoz estadounidense.

Una de las principales preocupaciones de las fuerzas aliadas tiene que ver con el millón y medio de civiles que se estima están ahora mismo dentro de Mosul. Se teme que muchos de ellos sean usados por los yihadistas como escudos humanos en un último y despiadado intento de mantener en su poder la segunda ciudad más importante de Irak.

Por ello, señaló Priti Patel, secretaria de Desarrollo Internacional del gobierno británico, es que la protección de esta población debe ser una “preocupación principal”. “Retomar Mosul será un paso importante hacia la derrota de EI en Irak y para así terminar su tiranía sobre la población civil en Mosul”, dijo. “Sin embargo, con alrededor de 1,5 millones de personas todavía viviendo allí, está claro que su protección y bienestar debe ser la principal preocupación”.

El gobierno iraquí ha dejado caer miles de volantes en Mosul con instrucciones sobre qué deben hacer sus residentes durante la ofensiva.

NOTICIAS

Estonia, de miseria comunista a meca tecnológica de Europa

Cuando, en 1991, Estonia se convirtió en un país independiente, sus líderes políticos visualizaron el futuro en algo tan abstracto como la codificación y...

Trump desatado: “He heredado un desastre”

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha ofrecido este jueves su segunda rueda de prensa desde que llegó a la Casa Blanca, una comparecencia...
Valora este artículo

No hay comentarios

Deja un comentario