Liberland: vivir y dejar vivir

[vc_row][vc_column width=”2/3″][vc_column_text]

A lo largo de la Historia, los más diversos grupos humanos basados en afinidades de cualquier naturaleza (etnocultural, ideológica, religiosa), si no se sentían bien tolerados por la sociedad de origen, siempre tenían la posibilidad de trasladarse a otras tierras donde fundar una comunidad nueva, con sus propias normas y su propia organización política. Este derecho, del que tan poco se habla, se ha visto mermado hasta prácticamente desaparecer, y ello se ha debido a la insaciable expansión territorial de un tipo de organización: el Estado. El ancho mundo se ha estrechado por la voracidad del club de Estados soberanos, un club que no llega ni a doscientos cincuenta miembros pero se ha repartido el cien por ciento de las tierras emergidas (salvo la Antártida, que también está gobernada por un tratado entre Estados). Hoy los cuáqueros y los menonitas lo tendrían muy difícil para emigrar en masa y establecer su propia comunidad política en otro lugar.

En general, la soberanía de un Estado sobre una porción de tierra deriva de la fuerza ejercida en el pasado para asentarla, y se mantiene en virtud de los acuerdos con los otros Estados. El entramado del Derecho internacional, frecuentemente criticado como el menos derecho de los Derechos, existe únicamente para beneficio del mencionado club de Estados. Ya desde los tiempos de la Sociedad de Naciones, la pretensión de la “comunidad internacional” es imponer la cristalización del club de Estados, dificultar hasta el extremo la aparición de otros nuevos y sacralizar las fronteras y el poder de cada Estado sobre las tierras correspondientes y sobre quienes las habitan.

El Estado-nación es una construcción política consolidada por el nacionalismo idealista y romántico del siglo XIX, una metaideología colectivista que ha permeado a regímenes de todos los colores políticos y que ha servido una y otra vez para justificar guerras y genocidios. Es un constructo superado ya por la realidad tecnológica y por la globalización —no sólo económica— de nuestro mundo. En consonancia, el Derecho internacional debería evolucionar hacia la fluidificación de las estructuras político-territoriales, estableciendo procedimientos sensatos, legitimadores y pacíficos para la aparición, escisión, unión, asociación y disolución de estas entidades. En esto como en todo, la libre competencia es beneficiosa. Un mundo altamente descentralizado, con una organización política atomizada en muchos Estados pequeños —vinculados apenas por una carta común de libertades individuales y por el libre comercio y el libre tránsito y asentamiento de las personas—, es cada vez más viable y sería más acorde con la realidad de nuestro tiempo. Ayudaría al objetivo hoy esencial de reducir a su mínima expresión el poder de cada uno de esos Estados sobre el individuo soberano, ya que estarían en permanente competencia para no perder empresas y población. Y permitiría que los grupos humanos decididos a establecer comunidades normativas propias pudieran hacerlo, ensayar sus modelos y compararse con sus vecinos. En su magnífica novela Perfectopía, León Hernández presenta un interesante escenario de coexistencia local entre comunidades políticas vecinas autogobernadas con criterios ideológicos diversos, en competencia. Se revela así la superioridad de la libertad sobre la coerción, y del orden espontáneo sobre la planificación central de cualquier Estado.

ARTÍCULO ORIGINAL

[/vc_column_text][vc_separator color=”custom” border_width=”2″ accent_color=”#c4bd00″][vc_column_text]

Acerca del autor: Juan Pina

Juan Pina trabaja como directivo en el sector privado. Preside el Partido Libertario (P-LIB) y es autor del libro “Una política para la Libertad” (2014) así como de dos novelas publicadas en 2007 y 2011.[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/3″][vc_raw_html]JTNDaWZyYW1lJTIwc3JjJTNEJTIyaHR0cCUzQSUyRiUyRnJjbS1ldS5hbWF6b24tYWRzeXN0ZW0uY29tJTJGZSUyRmNtJTNGdCUzRHRoZWhlcnBvcy0yMSUyNm8lM0QzMCUyNnAlM0QxMiUyNmwlM0R1cjElMjZjYXRlZ29yeSUzRGtpbmRsZXN0b3JlJTI2YmFubmVyJTNEMEVCS0paM1dXRlZQWFdLMkVRRzIlMjZmJTNEaWZyJTIyJTIwd2lkdGglM0QlMjIzMDAlMjIlMjBoZWlnaHQlM0QlMjIyNTAlMjIlMjBzY3JvbGxpbmclM0QlMjJubyUyMiUyMGJvcmRlciUzRCUyMjAlMjIlMjBtYXJnaW53aWR0aCUzRCUyMjAlMjIlMjBzdHlsZSUzRCUyMmJvcmRlciUzQW5vbmUlM0IlMjIlMjBmcmFtZWJvcmRlciUzRCUyMjAlMjIlM0UlM0MlMkZpZnJhbWUlM0UlMEE=[/vc_raw_html][vc_widget_sidebar sidebar_id=”td-footer-2″][vc_raw_html]JTNDc2NyaXB0JTIwYXN5bmMlMjBzcmMlM0QlMjIlMkYlMkZwYWdlYWQyLmdvb2dsZXN5bmRpY2F0aW9uLmNvbSUyRnBhZ2VhZCUyRmpzJTJGYWRzYnlnb29nbGUuanMlMjIlM0UlM0MlMkZzY3JpcHQlM0UlMEElM0MlMjEtLSUyMFRoZSUyMEhlcmFsZCUyMFBvc3QlMjAtLSUzRSUwQSUzQ2lucyUyMGNsYXNzJTNEJTIyYWRzYnlnb29nbGUlMjIlMEElMjAlMjAlMjAlMjAlMjBzdHlsZSUzRCUyMmRpc3BsYXklM0FibG9jayUyMiUwQSUyMCUyMCUyMCUyMCUyMGRhdGEtYWQtY2xpZW50JTNEJTIyY2EtcHViLTI3Mzk3OTY5NDgzNDk5MTAlMjIlMEElMjAlMjAlMjAlMjAlMjBkYXRhLWFkLXNsb3QlM0QlMjI2MjIxMjAwMTgxJTIyJTBBJTIwJTIwJTIwJTIwJTIwZGF0YS1hZC1mb3JtYXQlM0QlMjJhdXRvJTIyJTNFJTNDJTJGaW5zJTNFJTBBJTNDc2NyaXB0JTNFJTBBJTI4YWRzYnlnb29nbGUlMjAlM0QlMjB3aW5kb3cuYWRzYnlnb29nbGUlMjAlN0MlN0MlMjAlNUIlNUQlMjkucHVzaCUyOCU3QiU3RCUyOSUzQiUwQSUzQyUyRnNjcmlwdCUzRQ==[/vc_raw_html][vc_raw_html]JTNDc2NyaXB0JTIwYXN5bmMlMjBzcmMlM0QlMjIlMkYlMkZwYWdlYWQyLmdvb2dsZXN5bmRpY2F0aW9uLmNvbSUyRnBhZ2VhZCUyRmpzJTJGYWRzYnlnb29nbGUuanMlMjIlM0UlM0MlMkZzY3JpcHQlM0UlMEElM0MlMjEtLSUyMFRoZSUyMEhlcmFsZCUyMFBvc3QlMjAtLSUzRSUwQSUzQ2lucyUyMGNsYXNzJTNEJTIyYWRzYnlnb29nbGUlMjIlMEElMjAlMjAlMjAlMjAlMjBzdHlsZSUzRCUyMmRpc3BsYXklM0FibG9jayUyMiUwQSUyMCUyMCUyMCUyMCUyMGRhdGEtYWQtY2xpZW50JTNEJTIyY2EtcHViLTI3Mzk3OTY5NDgzNDk5MTAlMjIlMEElMjAlMjAlMjAlMjAlMjBkYXRhLWFkLXNsb3QlM0QlMjI2MjIxMjAwMTgxJTIyJTBBJTIwJTIwJTIwJTIwJTIwZGF0YS1hZC1mb3JtYXQlM0QlMjJhdXRvJTIyJTNFJTNDJTJGaW5zJTNFJTBBJTNDc2NyaXB0JTNFJTBBJTI4YWRzYnlnb29nbGUlMjAlM0QlMjB3aW5kb3cuYWRzYnlnb29nbGUlMjAlN0MlN0MlMjAlNUIlNUQlMjkucHVzaCUyOCU3QiU3RCUyOSUzQiUwQSUzQyUyRnNjcmlwdCUzRQ==[/vc_raw_html][td_block_11 custom_title=”MÁS DE JUAN PINA” header_color=”#c6b900″ category_id=”23″ tag_slug=”juan-pina” limit=”3″][vc_raw_html css=”.vc_custom_1458491447239{margin-left: 30px !important;}”]JTNDaWZyYW1lJTIwc3JjJTNEJTIyaHR0cCUzQSUyRiUyRnJjbS1ldS5hbWF6b24tYWRzeXN0ZW0uY29tJTJGZSUyRmNtJTNGbHQxJTNEX2JsYW5rJTI2YmMxJTNEMDAwMDAwJTI2SVMyJTNEMSUyNmJnMSUzREZGRkZGRiUyNmZjMSUzRDAwMDAwMCUyNmxjMSUzRDAwMDBGRiUyNnQlM0R0aGVoZXJwb3MtMjElMjZvJTNEMzAlMjZwJTNEOCUyNmwlM0RhczQlMjZtJTNEYW1hem9uJTI2ZiUzRGlmciUyNnJlZiUzRHNzX3RpbCUyNmFzaW5zJTNEQjAwS0FJQUJCVSUyMiUyMHN0eWxlJTNEJTIyd2lkdGglM0ExMjBweCUzQmhlaWdodCUzQTI0MHB4JTNCJTIyJTIwc2Nyb2xsaW5nJTNEJTIybm8lMjIlMjBtYXJnaW53aWR0aCUzRCUyMjAlMjIlMjBtYXJnaW5oZWlnaHQlM0QlMjIwJTIyJTIwZnJhbWVib3JkZXIlM0QlMjIwJTIyJTNFJTNDJTJGaWZyYW1lJTNFJTBBJTNDaWZyYW1lJTIwc3JjJTNEJTIyaHR0cCUzQSUyRiUyRnJjbS1ldS5hbWF6b24tYWRzeXN0ZW0uY29tJTJGZSUyRmNtJTNGbHQxJTNEX2JsYW5rJTI2YmMxJTNEMDAwMDAwJTI2SVMyJTNEMSUyNmJnMSUzREZGRkZGRiUyNmZjMSUzRDAwMDAwMCUyNmxjMSUzRDAwMDBGRiUyNnQlM0R0aGVoZXJwb3MtMjElMjZvJTNEMzAlMjZwJTNEOCUyNmwlM0RhczQlMjZtJTNEYW1hem9uJTI2ZiUzRGlmciUyNnJlZiUzRHNzX3RpbCUyNmFzaW5zJTNEQjAxQk80T1E4TSUyMiUyMHN0eWxlJTNEJTIyd2lkdGglM0ExMjBweCUzQmhlaWdodCUzQTI0MHB4JTNCJTIyJTIwc2Nyb2xsaW5nJTNEJTIybm8lMjIlMjBtYXJnaW53aWR0aCUzRCUyMjAlMjIlMjBtYXJnaW5oZWlnaHQlM0QlMjIwJTIyJTIwZnJhbWVib3JkZXIlM0QlMjIwJTIyJTNFJTNDJTJGaWZyYW1lJTNF[/vc_raw_html][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”2/3″][vc_raw_html]JTNDaWZyYW1lJTIwc3JjJTNEJTIyaHR0cCUzQSUyRiUyRnJjbS1ldS5hbWF6b24tYWRzeXN0ZW0uY29tJTJGZSUyRmNtJTNGdCUzRHRoZWhlcnBvcy0yMSUyNm8lM0QzMCUyNnAlM0Q0OCUyNmwlM0R1cjElMjZjYXRlZ29yeSUzRGdpZnRfY2VydGlmaWNhdGVzJTI2YmFubmVyJTNEMVNZR0o1WVBCU0JUOUJFWTM1RzIlMjZmJTNEaWZyJTIyJTIwd2lkdGglM0QlMjI3MjglMjIlMjBoZWlnaHQlM0QlMjI5MCUyMiUyMHNjcm9sbGluZyUzRCUyMm5vJTIyJTIwYm9yZGVyJTNEJTIyMCUyMiUyMG1hcmdpbndpZHRoJTNEJTIyMCUyMiUyMHN0eWxlJTNEJTIyYm9yZGVyJTNBbm9uZSUzQiUyMiUyMGZyYW1lYm9yZGVyJTNEJTIyMCUyMiUzRSUzQyUyRmlmcmFtZSUzRSUwQQ==[/vc_raw_html][/vc_column][vc_column width=”1/3″][vc_widget_sidebar sidebar_id=”td-default”][/vc_column][/vc_row]

Liberland: vivir y dejar vivir
Valora este artículo

Deja un comentario