Es común en el país helvético la celebración de referéndums para decidir sobre cuestiones de relevancia. Así ocurrirá el próximo día 5 de junio, fecha en la que los suizos acudirán a las urnas para decidir si aprueban la instauración de una renta mínima garantizada para sus ciudadanos. Esta consulta se celebrará después de que la iniciativa superara las 100.000 firmas necesarias para su tramitación. Aunque los organizadores no han estipulado una cantidad exacta, sí que han sugerido que esta debería rondar los 2.250 euros para los adultos, y un cuarto de este monto para los niños.

A pesar de que este tipo de iniciativas suele despertar un gran fervor en otros países entre los ciudadanos manipulados convenientemente por los partidos populistas, no ocurre así en Suiza, pues las encuestas muestran que en torno al 60% está en contra de la renta mínima garantizada. En este sentido, Alain Berset, ministro de Interior suizo, ha mostrado el rechazo del Gobierno a la instauración de una renta mínima garantizada porque «una iniciativa de este tipo podría debilitar nuestra economía». Además, según el Gobierno, también implicaría una subida de impuestos, la perdida de competitividad de las empresas en Suiza, que podrían trasladar su actividad a lugares donde les resulte mas barato producir, y un aumento del paro.

Por el contrario, y como no podía ser menos, la iniciativa cuenta con el apoyo de uno de los impulsores de la renta básica a nivel mundial: Yanis Varoufakis. El exministro de Economía griego ha señalado que «un país rico como Suiza tiene una gran oportunidad de probar este experimento», ya que, según él, la automatización de la producción y los robots no dejan de eliminar puestos de trabajo. Varoufakis parece ignorar que Suiza tiene una tasa de paro de poco más del 3%.

Además, la cantidad barajada en principio –que rondaría los 27.000 euros anuales– apenas superaría en 500 euros los ingresos que delimitan en el país helvético el umbral de pobreza. En España el umbral de la pobreza se sitúa en los 7.961 euros al año. Los promotores de la propuesta han señalado que esa suma de dinero proporcionaría «una vida digna» a los beneficiarios. Habrá que esperar a ver qué deciden los ciudadanos de uno de los países más prósperos , estables y con un nivel de vida más elevado del planeta.

NOTICIAS

Estonia, de miseria comunista a meca tecnológica de Europa

Cuando, en 1991, Estonia se convirtió en un país independiente, sus líderes políticos visualizaron el futuro en algo tan abstracto como la codificación y...

ESPECIAL VENEZUELA

Los suizos no quieren una renta mínima garantizada de 2.250 euros
4.63 (92.5%) 8 votes

3 Comentarios

  1. “Un país rico como Suiza tiene una gran oportunidad de probar este experimento”. Y lo dice nada más y nada menos que el ex ministro griego! Hay que ser caradura!

  2. «un país rico como Suiza tiene una gran oportunidad de probar este experimento»
    Qué lindo! Todo un país como conejillo de indias para darle el gusto al griego.

Deja un comentario