Miguel de la Quadra-Salcedo muere a los 84 años

[vc_row][vc_column width=”2/3″][vc_column_text]

El reportero y deportista Miguel de la Quadra-Salcedo ha fallecido a las 6.00 horas de este viernes en su domicilio de Madrid, a los 84 años de edad, según ha informado su hijo Rodrigo de la Quadra-Salcedo. El estado de salud de De la Quadra-Salcedo, que estaba enfermo, se agravó desde la pasada Navidad y ha fallecido de madrugada, “tranquilo”, junto a su esposa y su hijo.

Nacido en Madrid el 30 de abril de 1932 y perito agrícola de formación, fue reportero de TVE, destacó como atleta – representó a España en los Juegos Olímpicos de Roma en 1960, en lanzamiento de disco– y será recordado, sobre todo, como aventurero.

En 1964 empezó a trabajar como reportero para TVE, donde debutó con un reportaje titulado “Las monjas españolas en el Congo”. Fue pionero en la televisión nacional al ser nombrado en 1967 primer delegado de TVE en Sudamérica y trabajó en el programa mensual “A toda plana”. Y en los años 70 formó parte del primigenio grupo de reporteros que contaron en España los sucesos más relevantes del siglo XX, como Jesús González Green, Alberto Vázquez-Figueroa o Enrique Meneses. Así, el De la Quadra-Salcedo reportero y entrevistador se colocó en esa época frente a personajes de la talla de Pablo Neruda, Indira Gandhi, Salvador Allende, Yassir Arafat y el Dalai Lama en espacios como Los reporteros, El mundo en acción y Primera página.

En 1979, por sugerencia del rey Juan Carlos con el objetivo de consolidar los cimientos de la Comunidad Iberoamericana entre la juventud, realizó su primera expedición por el Amazonas, proyecto que retomó con la celebración de un viaje anual desde 1985.

A lo largo de su trayectoria recibió numerosos galardones, como el Español del año (1973), Premio Javier Bueno de la Asociación de la Prensa (2003) y Premio Toda una Vida 2004 que concede la Academia de las Ciencias y las Artes de Televisión (ATV) “en reconocimiento a su trayectoria profesional en el medio televisivo”.

“Yo creo que he sido nómada desde siempre. De niño, cuando me perdía en los montes de Navarra, ya sentía esa llamada”, relataba, hace un año y medio, en una entrevista.

[/vc_column_text][vc_raw_html]JTNDZGl2JTIwJTIwc3R5bGUlM0QlMjJ3aWR0aCUzQTEwMCUyNSUzQnBhZGRpbmctdG9wJTNBNjQlMjUlM0Jwb3NpdGlvbiUzQXJlbGF0aXZlJTNCYm9yZGVyLWJvdHRvbSUzQTFweCUyMHNvbGlkJTIwJTIzYWFhJTNCZGlzcGxheSUzQWlubGluZS1ibG9jayUzQmJhY2tncm91bmQlM0ElMjNlZWUlM0JiYWNrZ3JvdW5kJTNBcmdiYSUyODI1NSUyQzI1NSUyQzI1NSUyQzAuOSUyOSUzQiUyMiUyMCUyMCUzRSUyMCUyMCUyMCUyMCUzQ2lmcmFtZSUyMGZyYW1lYm9yZGVyJTNEJTIyMCUyMiUyMHNyYyUzRCUyMmh0dHAlM0ElMkYlMkZ3d3cucnR2ZS5lcyUyRmRybW4lMkZlbWJlZCUyRnZpZGVvJTJGMzYxMzE2MSUyMiUyMCUyMCUyMCUyMCUyMCUyMCUyMCUyMCUyMCUyMCUyMCUyMG5hbWUlM0QlMjJNdWVyZSUyMGVsJTIwcmVwb3J0ZXJvJTIweSUyMGF2ZW50dXJlcm8lMjBNaWd1ZWwlMjBkZSUyMGxhJTIwUXVhZHJhLVNhbGNlZG8lMjIlMjBzY3JvbGxpbmclM0QlMjJubyUyMiUyMHN0eWxlJTNEJTIyd2lkdGglM0ExMDAlMjUlM0JoZWlnaHQlM0E5MCUyNSUzQnBvc2l0aW9uJTNBYWJzb2x1dGUlM0JsZWZ0JTNBMCUzQnRvcCUzQTAlM0JvdmVyZmxvdyUzQWhpZGRlbiUzQiUyMiUyMCUyMCUzRSUzQyUyRmlmcmFtZSUzRSUyMCUyMCUyMCUyMCUzQ2RpdiUyMHN0eWxlJTNEJTIycG9zaXRpb24lM0FhYnNvbHV0ZSUzQmJvdHRvbSUzQTAlM0JsZWZ0JTNBMCUzQmZvbnQtZmFtaWx5JTNBYXJpYWwlMkNoZWx2ZXRpY2ElMkNzYW5zLXNlcmlmJTNCZm9udC1zaXplJTNBMTJweCUzQmxpbmUtaGVpZ2h0JTNBMS44MzMlM0JkaXNwbGF5JTNBaW5saW5lLWJsb2NrJTNCcGFkZGluZyUzQTVweCUyMDAlMjA1cHglMjAxMHB4JTNCJTIyJTNFJTIwJTIwJTIwJTIwJTIwJTIwJTIwJTIwJTNDc3BhbiUyMHN0eWxlJTNEJTIyZmxvYXQlM0FsZWZ0JTNCbWFyZ2luLXJpZ2h0JTNBMTBweCUzQiUyMiUzRSUzQ2ltZyUyMCUyMCUyMCUyMCUyMCUyMCUyMCUyMCUyMCUyMCUyMCUyMCUyMCUyMCUyMCUyMHN0eWxlJTNEJTIyaGVpZ2h0JTNBMjBweCUzQndpZHRoJTNBYXV0byUzQmJhY2tncm91bmQlM0ElMjB0cmFuc3BhcmVudCUzQnBhZGRpbmclM0EwJTNCbWFyZ2luJTNBMCUzQiUyMiUyMCUyMCUyMCUyMCUyMCUyMCUyMCUyMCUyMCUyMCUyMCUyMCUyMCUyMCUyMCUyMHNyYyUzRCUyMmh0dHAlM0ElMkYlMkZpbWcuaXJ0dmUuZXMlMkZjc3MlMkZydHZlLmNvbW1vbnMlMkZydHZlLmhlYWRlci5mb290ZXIlMkZpJTJGbG9nb1JUVkVlcy5wbmclMjIlM0UlM0MlMkZzcGFuJTNFJTIwJTNDYSUyMCUyMCUyMCUyMCUyMCUyMCUyMCUyMCUyMCUyMCUyMCUyMHN0eWxlJTNEJTIyY29sb3IlM0ElMjMzMzMlM0Jmb250LXdlaWdodCUzQWJvbGQlM0IlMjIlMjB0aXRsZSUzRCUyMk11ZXJlJTIwZWwlMjByZXBvcnRlcm8lMjB5JTIwYXZlbnR1cmVybyUyME1pZ3VlbCUyMGRlJTIwbGElMjBRdWFkcmEtU2FsY2VkbyUyMiUyMCUyMCUyMCUyMCUyMCUyMCUyMCUyMCUyMCUyMCUyMCUyMGhyZWYlM0QlMjJodHRwJTNBJTJGJTJGd3d3LnJ0dmUuZXMlMkZhbGFjYXJ0YSUyRnZpZGVvcyUyRm5vdGljaWFzLTI0LWhvcmFzJTJGMjRoLXNhbGNlZG8tMjAwNTE2JTJGMzYxMzE2MSUyRiUyMiUzRSUzQ3N0cm9uZyUzRU11ZXJlJTIwZWwlMjByZXBvcnRlcm8lMjB5JTIwYXZlbnR1cmVybyUyME1pZ3VlbCUyMGRlJTIwbGElMjBRdWFkcmEtU2FsY2VkbyUzQyUyRnN0cm9uZyUzRSUzQyUyRmElM0UlM0MlMkZkaXYlM0UlM0MlMkZkaXYlM0U=[/vc_raw_html][/vc_column][vc_column width=”1/3″][vc_widget_sidebar sidebar_id=”td-default”][td_block_11 custom_title=”NOTICIAS” header_color=”#ada700″ post_ids=”-3783″ limit=”3″ ajax_pagination=”next_prev”][/vc_column][/vc_row]

Miguel de la Quadra-Salcedo muere a los 84 años
Valora este artículo

Deja un comentario