Necesitamos educación financiera

[vc_row][vc_column width=”2/3″][vc_column_text]

Desde muy pequeño he sido muy, pero que muy cuidadoso con el dinero. Algunos me llaman “rata”, yo me considero un ahorrador nato. Siempre le he dado suma importancia al dinero y por eso he intentado poseer cuanto más mejor gastando cuanto menos mejor. Es muy probable que esto se deba a las escasas fuentes de financiación que siempre he tenido desde pequeño, ya que, a diferencia de otros niños, yo nunca he tenido paga. El dinero que he ganado ha sido mediante cumpleaños, Navidades y negocios varios. Dicho esto, muchos estaréis pensando adjetivos tales como “¡superficial!” “¡capitalista empedernido!” etc. Pero hombre, no seamos así de hipócritas: todos, absolutamente todos —algunos más otros menos— le damos importancia al dinero ya que no deja de ser el vehículo de la sociedad, pese a quien le pese.

Educación financiera 1Sabiendo esto desde pequeño, siempre me he preguntado porque nuestras escuelas no imparten clases de economía —al menos desde 5º de Primaria— que nos ayuden a entender el complejo mundo de este campo, sobre todo tras la Gran Recesión, la burbuja inmobiliaria y la crisis económica de los últimos años, con las cuales muchos adolescentes se han visto afectados —sus familias— y se preguntarán sobre las razones causantes, ya que no hay peor frustración que el desconocimiento sobre algo que te afecta. Y, gracias a este tipo de educación, puedan contrastar los numerosos puntos de vista de las respuestas que reciben directa o indirectamente. Y es que la educación financiera abarca temas desde cómo manejar nuestros pequeños presupuestos, entender lo que nuestros padres hablan continuamente en casa sobre la economía familiar, saber lo que incluyen los precios de los productos que compramos diariamente, evitar timos… hasta saber que hacen nuestros políticos con nuestro dinero y la estructura económica del país y del mundo en el que vivimos. Todos estos aspectos son fundamentales y sus saberes evitarán que en un momento dado nos puedan timar en una transacción, o creernos alguna propuesta económica irrealizable de algún político con el objetivo de engañar a la mayor masa de población posible. Esto último lo vemos todos los días desde todos los partidos políticos.

Educación financiera 2También hay otros aspectos que considero importantes, algo más generales, tales como por ejemplo saber desde pequeños la diferencia entre el precio y el valor de algo ya que, como dice una frase muy conocida, solamente el necio confunde valor con precio”. Aprender a valorar las cosas que tenemos y no pedir y pedir —una manía muy adolescente—, sino ser previsivos a través del ahorro porque, viviendo en una sociedad excesivamente consumista y malgastadora como en la que vivimos, se mira mal de alguna manera al ahorrador, que es el que siempre sale perdiendo en las sucesivas crisis y soluciones dadas por los Estados a éstas, tales como la devaluación de la moneda, que provoca la pérdida del valor de los ahorros. Pero sobre todo el aspecto que considero más importante y que antes he mencionado, que no nos la cuelen los políticos con sus propuestas en el ámbito económico, saber lo que votamos ya que estos van a ser los que manejen gran parte de nuestro capital —estemos de acuerdo o no, desafortunadamente—. Este es un aspecto que falta mucho en nuestro país, en mi opinión.

Siguiendo con la anterior reflexión, creo que existe un fuerte déficit de este tipo de educación en España, aspecto contrastable en todos los ámbitos. Y si tu, querido lector, estás en desacuerdo conmigo, pregunta a varios adolescentes de entre 12-18 años qué es el déficit, concepto al que todos los días hacen referencia los telediarios, que no es algo que nunca se escuche, vaya. Luego, dime el porcentaje de los adolescentes que lo saben. A ver qué tal.

En conclusión, la educación financiera es un tema pendiente en nuestro país, como tantos otros, siento éste tal vez algo más urgente. Aunque hay que decir que, afortunadamente, ya se está tratando por parte de instituciones tales como la OCDE y la CNMV. Ya la OCDE en el 2003 inició un proyecto gubernamental con el objetivo de proporcionar formas para mejorar la educación financiera a través del desarrollo de principios comunes de educación financiera. La CNMV también se ha puesto manos a la obra. Poco a poco.

[/vc_column_text][vc_separator color=”custom” border_width=”2″ accent_color=”#c4bd00″][vc_column_text]

Julio FeitoAcerca del autor: Julio Feito

Libertario y ateo. A veces escribo. Blog personal: My opinion box

[/vc_column_text][vc_raw_html css=”.vc_custom_1459025919499{margin-top: 100px !important;}”]JTNDc2NyaXB0JTIwYXN5bmMlMjBzcmMlM0QlMjIlMkYlMkZwYWdlYWQyLmdvb2dsZXN5bmRpY2F0aW9uLmNvbSUyRnBhZ2VhZCUyRmpzJTJGYWRzYnlnb29nbGUuanMlMjIlM0UlM0MlMkZzY3JpcHQlM0UlMEElM0MlMjEtLSUyMFRoZSUyMEhlcmFsZCUyMFBvc3QlMjAtLSUzRSUwQSUzQ2lucyUyMGNsYXNzJTNEJTIyYWRzYnlnb29nbGUlMjIlMEElMjAlMjAlMjAlMjAlMjBzdHlsZSUzRCUyMmRpc3BsYXklM0FibG9jayUyMiUwQSUyMCUyMCUyMCUyMCUyMGRhdGEtYWQtY2xpZW50JTNEJTIyY2EtcHViLTI3Mzk3OTY5NDgzNDk5MTAlMjIlMEElMjAlMjAlMjAlMjAlMjBkYXRhLWFkLXNsb3QlM0QlMjI2MjIxMjAwMTgxJTIyJTBBJTIwJTIwJTIwJTIwJTIwZGF0YS1hZC1mb3JtYXQlM0QlMjJhdXRvJTIyJTNFJTNDJTJGaW5zJTNFJTBBJTNDc2NyaXB0JTNFJTBBJTI4YWRzYnlnb29nbGUlMjAlM0QlMjB3aW5kb3cuYWRzYnlnb29nbGUlMjAlN0MlN0MlMjAlNUIlNUQlMjkucHVzaCUyOCU3QiU3RCUyOSUzQiUwQSUzQyUyRnNjcmlwdCUzRQ==[/vc_raw_html][/vc_column][vc_column width=”1/3″][vc_raw_html]JTNDc2NyaXB0JTIwYXN5bmMlMjBzcmMlM0QlMjIlMkYlMkZwYWdlYWQyLmdvb2dsZXN5bmRpY2F0aW9uLmNvbSUyRnBhZ2VhZCUyRmpzJTJGYWRzYnlnb29nbGUuanMlMjIlM0UlM0MlMkZzY3JpcHQlM0UlMEElM0MlMjEtLSUyMFRoZSUyMEhlcmFsZCUyMFBvc3QlMjAtLSUzRSUwQSUzQ2lucyUyMGNsYXNzJTNEJTIyYWRzYnlnb29nbGUlMjIlMEElMjAlMjAlMjAlMjAlMjBzdHlsZSUzRCUyMmRpc3BsYXklM0FibG9jayUyMiUwQSUyMCUyMCUyMCUyMCUyMGRhdGEtYWQtY2xpZW50JTNEJTIyY2EtcHViLTI3Mzk3OTY5NDgzNDk5MTAlMjIlMEElMjAlMjAlMjAlMjAlMjBkYXRhLWFkLXNsb3QlM0QlMjI2MjIxMjAwMTgxJTIyJTBBJTIwJTIwJTIwJTIwJTIwZGF0YS1hZC1mb3JtYXQlM0QlMjJhdXRvJTIyJTNFJTNDJTJGaW5zJTNFJTBBJTNDc2NyaXB0JTNFJTBBJTI4YWRzYnlnb29nbGUlMjAlM0QlMjB3aW5kb3cuYWRzYnlnb29nbGUlMjAlN0MlN0MlMjAlNUIlNUQlMjkucHVzaCUyOCU3QiU3RCUyOSUzQiUwQSUzQyUyRnNjcmlwdCUzRQ==[/vc_raw_html][vc_widget_sidebar sidebar_id=”td-default”][td_block_ad_box spot_id=”sidebar”][td_block_11 custom_title=”Más de Julio Feito” header_color=”#b5a800″ category_id=”52″ limit=”2″ ajax_pagination=”next_prev”][vc_raw_html]JTNDc2NyaXB0JTIwYXN5bmMlMjBzcmMlM0QlMjIlMkYlMkZwYWdlYWQyLmdvb2dsZXN5bmRpY2F0aW9uLmNvbSUyRnBhZ2VhZCUyRmpzJTJGYWRzYnlnb29nbGUuanMlMjIlM0UlM0MlMkZzY3JpcHQlM0UlMEElM0MlMjEtLSUyMFRoZSUyMEhlcmFsZCUyMFBvc3QlMjAtLSUzRSUwQSUzQ2lucyUyMGNsYXNzJTNEJTIyYWRzYnlnb29nbGUlMjIlMEElMjAlMjAlMjAlMjAlMjBzdHlsZSUzRCUyMmRpc3BsYXklM0FibG9jayUyMiUwQSUyMCUyMCUyMCUyMCUyMGRhdGEtYWQtY2xpZW50JTNEJTIyY2EtcHViLTI3Mzk3OTY5NDgzNDk5MTAlMjIlMEElMjAlMjAlMjAlMjAlMjBkYXRhLWFkLXNsb3QlM0QlMjI2MjIxMjAwMTgxJTIyJTBBJTIwJTIwJTIwJTIwJTIwZGF0YS1hZC1mb3JtYXQlM0QlMjJhdXRvJTIyJTNFJTNDJTJGaW5zJTNFJTBBJTNDc2NyaXB0JTNFJTBBJTI4YWRzYnlnb29nbGUlMjAlM0QlMjB3aW5kb3cuYWRzYnlnb29nbGUlMjAlN0MlN0MlMjAlNUIlNUQlMjkucHVzaCUyOCU3QiU3RCUyOSUzQiUwQSUzQyUyRnNjcmlwdCUzRQ==[/vc_raw_html][td_block_11 custom_title=”ÚLTIMAS NOTICIAS” header_color=”#bcb600″ limit=”2″][td_block_ad_box spot_id=”sidebar”][/vc_column][/vc_row]

Necesitamos educación financiera
5 (100%) 1 vote

Deja un comentario