Nueva York y su importancia en las primarias

Los neoyorquinos tienen este martes una cita con las las urnas para participar en una votación crucial en las primarias dentro la carrera hacia la Casa Blanca. Se trata de un pulso dominado, en principio, por la demócrata Hillary Clinton, el republicano Donald Trump y el libertario Gary Johnson. Pero ¿Por qué importan estos comicios?. Pues resulta que Nueva York es tercer estado más poblado de EE.UU. y el que más delegados atribuye después de California, cuyas primarias tendrán lugar en junio. Se trata de un enclave tradicionalmente demócrata, liberal, aunque también diverso y cuna del poder financiero estadounidense. Y sobretodo, es la última cita importante antes del super martes decisivo del 26 de abril.

En 40 años, ningunas primarias de Nueva York habían sido tan cruciales para los dos principales partidos, bien porque llegaban muy tarde en el calendario o porque la carrera ya estaba resuelta. En cambio, esta vez no hay nada decidido aunque Clinton y Trump sean los favoritos para hacerse con la nominación. Nueva York es, además, especial para tres de los candidatos. Trump nació y creció en el distrito de Queens, y montó su imperio en la ciudad de los rascacielos. El candidato socialista Sanders se crió en Brooklyn y nunca perdió el acento, a pesar de que ha pasado toda su carrera política en Vermont. Y Clinton se convirtió en senadora por Nueva York tras su etapa como primera dama, una experiencia política que utiliza para proclamarse como la más preparada para llegar a la Casa Blanca.

Clinton, la favorita de Wall Street, cuenta con ventaja, tanta que la presión no es ganar sino hacerlo con un amplio margen sobre Bernie Sanders. No le vale con una simple victoria, necesita romper la buena racha de su rival, que ha ganado siete de las últimas ocho batallas, con un resultado contundente. En cambio, el senador por Texas, Ted Cruz, juega en terreno hostil. El senador hispano identificó durante la campaña electoral, despectivamente, a Trump con los “valores de Nueva York”. Los valores de Nueva York, aclaró el ultraconservador Cruz en un debate en enero, son progresistas y favorables al matrimonio homosexual y al aborto. “Vamos a defender los valores que han hecho a Nueva York y a Estados Unidos grande”, ha dicho Clinton durante la campaña electoral.

Y si algo ha demostrado que la batalla por Nueva York es importante ha sido el tono de los candidatos en los últimos días. Clinton y Sanders protagonizaron el pasado jueves su debate más áspero. Y Trump, que no se ha mordido la lengua desde el inicio de la campaña, ha llegado a acusar al partido de maniobrar de forma sucia en el proceso de nominación a favor del senador de Texas, Ted Cruz. Con todo la carrera en las primarias a la Casa Blanca entra en una etapa decisiva, mientras a su vez el Partido Libertario sigue su ascenso en las encuestas de intención de voto, al ser el más beneficiado por una campaña electoral de un nivel tan bajo y de tan poca calidad política.

[td_block_ad_box spot_id=”sidebar”]
[td_block_ad_box spot_id=”sidebar”][td_block_11 custom_title=”POLÍTICA” header_color=”#bfb500″ category_id=”6″ limit=”2″][td_block_ad_box spot_id=”sidebar”]
Nueva York y su importancia en las primarias
Valora este artículo

Deja un comentario