¿Otra operación, o sea?

[vc_row][vc_column width=”2/3″][vc_column_text]

O sea, con la mano en el corazón como manda la liturgia, y con toda esa solemnidad pomposa que tanto les pone, nuestros conservadores —perdón, “liberal-conservadores”, o sea— van ingresando en nuevas instituciones que, en apariencia, son simples clubes para organizar conferencias y tal. Así se va reuniendo gente, se va haciendo un buen CRM, y cuando llegue el momento, se lanzará un nuevo Vox o una facción intra-PP. Otra maniobra orquestal en la oscuridad, o sea, y van… no sé, la cuenta ya la he perdido. Esta vez parece que la iniciativa ya no parte de gente tan mayor, y parece también que la línea sería, dentro de lo “liberal-conservador”, un poco más próxima al primer elemento del binomio, al menos al principio. O al menos en intención. Luego ya se verá.

Los rumores que circulan por Madrid y por media España son parecidos a los que había cuando lo de Reconversión, que culminó en Vox aunque aquello fue el parto de los montes. Se trataría de un sector más liberal y más joven del PP y aledaños. Con la estructura de Nuevas Generaciones y con el apoyo de algún economista reputado, vinculado sorprendentemente al PP, se estaría intentando aglutinar todo lo que pueda haber en el campo liberal clásico y más allá, sobre todo entre las comunidades juveniles y estudiantiles donde el “centroderecha” convencional está sencillamente muerto. ¿Para qué ese esfuerzo? ¿Para oponerse por igual y de forma decidida a los dos enemigos de las ideas de la Libertad, es decir, al socialismo y al conservadurismo, que son las dos caras de la moneda colectivista? No parece. Más bien para reunir fuerzas con las que montar una corriente o plataforma de intereses en caso de que se produzcan convulsiones en el PP y se abran espacios para poder hacer algo ahí dentro. Seguramente a beneficio de Espe, o de algún vástago político suyo. Y, si esa vía se tuerce, pues para el enésimo Vox de los oseas. O sea, esta vez más liberal, o sea. Que el de Vidal & Co. era demasiado casposo hasta para los oseas de menos de cincuenta.

Es imposible adivinar quiénes serán los líderes de la cosa, cuál será su logo o qué siglas empleará. Pero me aventuro a adivinar su manifiesto o programa. En lo territorial, unionismo y nacionalismo centrípeto. En lo moral, querencias conservadoras mal disimuladas por un intento de aproximarse al siglo XXI. Y en lo económico, pues en el mejor de los casos —en el mejor— cierto liberalismo friedmaniano moderado hasta la náusea y algún guiño suavecito al mundo austriaco por si se puede pescar a alguien. O quizá ni eso, porque les podrá un mal entendido pragmatismo, consistente en un mercantilismo que todos ellos en menor o mayor medida ya ejercen contrario al libre mercado. Porque, según los rumores, se trata de personas a las que de sobra se conoce por creer que lo necesario en nuestro campo ideológico es edulcorar las ideas en vez de esforzarse en explicarlas. Tanto las respetan.

Un vaticinio: a nada que se pongan de verdad a montar algo en serio, como carezcan de fondos para contratar a quien curre, desfallecerán rápidamente ante el ingente esfuerzo necesario. Que no están hechos ellos para sudar, o sea. Y si hay pasta, será interesante saber de dónde. Y para qué.

Si todo eso llega a algún puerto, los libertarios nos alegraremos de que, dentro del colectivismo, surjan fuerzas que supongan algún grado menos. Pero vamos, que poca diferencia habrá. Así que seguiremos nuestro camino arduo, largo y solitario, ajeno a las operaciones que de forma cíclica se suceden a nuestro alrededor. Y seguiremos dando la bienvenida a cuantos quieran sumarse a nuestro esfuerzo. Eso sí, no les podemos ofrecer ritos iniciáticos ni ceremonias vistosas. Es que nos dan cierta grima, qué le vamos a hacer.

[/vc_column_text][vc_separator color=”custom” border_width=”2″ accent_color=”#c4bd00″][vc_column_text]
David FernándezAcerca del autor: David Fernández

David Fernández tiene un doctorado en Ciencias Políticas y otro en Economía. Tras residir varios años en EE.UU. actualmente vive en Madrid, donde vive con pasión la política. Escribe para varios medios de comunicación tanto en EE.UU como en Europa, siendo conocido por sus contactos y la información que obtiene.

[/vc_column_text][vc_raw_html]JTNDc2NyaXB0JTIwYXN5bmMlMjBzcmMlM0QlMjIlMkYlMkZwYWdlYWQyLmdvb2dsZXN5bmRpY2F0aW9uLmNvbSUyRnBhZ2VhZCUyRmpzJTJGYWRzYnlnb29nbGUuanMlMjIlM0UlM0MlMkZzY3JpcHQlM0UlMEElM0MlMjEtLSUyMFRoZSUyMEhlcmFsZCUyMFBvc3QlMjAtLSUzRSUwQSUzQ2lucyUyMGNsYXNzJTNEJTIyYWRzYnlnb29nbGUlMjIlMEElMjAlMjAlMjAlMjAlMjBzdHlsZSUzRCUyMmRpc3BsYXklM0FibG9jayUyMiUwQSUyMCUyMCUyMCUyMCUyMGRhdGEtYWQtY2xpZW50JTNEJTIyY2EtcHViLTI3Mzk3OTY5NDgzNDk5MTAlMjIlMEElMjAlMjAlMjAlMjAlMjBkYXRhLWFkLXNsb3QlM0QlMjI2MjIxMjAwMTgxJTIyJTBBJTIwJTIwJTIwJTIwJTIwZGF0YS1hZC1mb3JtYXQlM0QlMjJhdXRvJTIyJTNFJTNDJTJGaW5zJTNFJTBBJTNDc2NyaXB0JTNFJTBBJTI4YWRzYnlnb29nbGUlMjAlM0QlMjB3aW5kb3cuYWRzYnlnb29nbGUlMjAlN0MlN0MlMjAlNUIlNUQlMjkucHVzaCUyOCU3QiU3RCUyOSUzQiUwQSUzQyUyRnNjcmlwdCUzRQ==[/vc_raw_html][/vc_column][vc_column width=”1/3″][td_block_ad_box spot_id=”sidebar”][vc_widget_sidebar sidebar_id=”td-default”][td_block_ad_box spot_id=”sidebar”][td_block_11 custom_title=”POLÍTICA” header_color=”#d6c700″ category_id=”6″ limit=”3″][td_block_ad_box spot_id=”sidebar”][/vc_column][/vc_row]

¿Otra operación, o sea?
4.7 (93.33%) 15 votes

17 opiniones en “¿Otra operación, o sea?”

  1. Para evitar malentendidos, desde la redacción del Herald Post queremos aclarar que el autor de esta columna, David Fernández, no pertenece a ningún partido político, ni a ninguna asociación de carácter partidista o relacionada con partido político alguno, siendo su independencia una de sus señas de identidad más reconocible. Y en todo caso de ser así tampoco sería un demérito, del mismo modo que contamos entre nuestras firmas con militantes de varios partidos políticos de diferentes ideologías, aunque este no sea uno de esos casos. Lo importante para El Herald Post no es la afiliación política de nuestros escritores sino la calidad y validez de su trabajo como articulistas. Gracias.

  2. Sé sincero Alvar, lo que de verdad te molesta es que os demos caña a los conservas. Entiendo que tengas “respeto” por el liberalismo ya que muchos hemos hecho de “tontos útiles” para mayor gloria de vuestra caspa y comprendo que sea duro comprobar cómo esto ya está cambiando. Lo siento, pero para vuestra desgracia la Libertad como objetivo político vuelve a tener la relevancia que merece.

    Por cierto, Díaz Villanueva es un tipo estupendo y 100% libertario y es una pena que se vea obligado (como Rallo con los otros colectivistas) a acudir a medios casposos para poder comunicar su mensaje. Lacalle es otra historia muy distinta

    Mi profundo agradecimiento al Herald Post por ser por fin un medio que da voz al movimiento libertario, entre otros, libre de la censura a la que estamos acostumbrados en este país.

    1. Puedes considerarme “conserva” si así te sientes mejor, pero la verdad es que no coincido con muchos argumentos conservadores.

      Te voy a ser sincero: sí, me molesta, me molesta vuestra prepotencia (lo demuestras en tu comentario), pero a la vez me da risa, me da risa que te creas, en esa prepotencia, que “nos dais caña”, cuando el P-lib solo consiguió unos 3000 votos. Sois la amenaza que todo el mundo desearía tener.

      Me da rabia que prediquéis la tolerancia y, a la vez, critiquéis y os burléis de los valores conservadores, no solo cuando los aplica el Estado, sino como estilo de vida. Después os quejáis de que os llamen relativistas. Esta actitud vuestra demuestra lo mucho que pervertís el liberalismo.

      Me da rabia vuestro modo de ver la Libertad (así, con mayúscula), un modo muy infantil, a mi parecer, y que encima la defendáis con una arrogancia y una superioridad moral (ambas compartidas con la izquierda, para variar en vosotros) muy poco recomendable, pues, a excepción de algunos genios como Juan Rallo, la mayoría no aguantaríais ni un asalto defendiendo vuestras teorías (a las que reducís a un simplismo patético), ni contra los “conservas” ni contra los comunistas.

      Libertarismo P-lib: dogmatismo, intolerancia y pedantería.

      1. Buenas, Alvar.

        Creo que esto parte de una confusión, que voy a intentar explicar, corrígeme si me equivoco:

        Desde el partido se defiende que nadie debe pagar por la fuerza ni procesiones religiosas ni el desfile del orgullo gay. Las religiones y asociaciones deben ejercerse libremente sin coacción. Eso es el P-LIB.

        Ahora, algunos de los que están en el P-LIB, como opinión PERSONAL, pueden oponerse al cristianismo, o al ateismo (eso no es el P-LIB). Es su posición personal y tienen todo el derecho del mundo de hacer criticas, pero hay que separar las opiniones personales de las del partido. Juzgar al partido por la opinión de alguno de sus miembros, no creo que sea justo, y es una prueba que no pasaría ninguna organización humana.

        Cuando desde el partido se critica el conservadurismo y al comunismo se refiere siempre a la política. Si alguien quiere voluntariamente profesar una religión o montarse una comuna, bienvenido sea, siempre que no obligue a los demás. Eso no quita que a titulo personal se pueda tener opiniones sobre tales cosas.

        Que no hubiera confusión con las palabras y definir a qué se refieren en cada momento, requeriría unos párrafos tan largos para cualquier lema o escrito que se quisiera hacer, que no lo veo factible.

        Así lo veo yo.
        Un abrazo.

      2. Nos burlamos de los “valores” conservadores puesto que a nuestro modo de ver son exactamente iguales que los “valores” socialistas. Si no coincides con muchos “argumentos” conservadores entiendo que al menos coincides con algunos.

        No, no son, a nuestro modo de ver, “valores” dignos de mención ni acordes con la Libertad, vuestras agresiones a las libertades civiles de los demás, en base a místicas nacionalistas o religiosas. Como la libertad de organizarse en estados separados del español “indivisible”; la prohibición de determinadas técnicas de reproducción asistida y la libertad de cada uno de hacer con su cuerpo y mente lo que le de la gana.

        Y por otro lado sólo hay que pasarse por cualquiera de los medios de propaganda conservadores para ver qué consideración tienen con las libertades económicas así como su vergonzosa adoración a las fuerzas de opresión del estado. La realidad es que Villanueva o Rallo están solos entre colectivistas de uno u otro credo.

        El P-LIB no tiene muchos votos pero se han demostrado ya suficientes para hacer fracasar ciertas ambiciones políticas. Puedes preguntar a Espe a Vidal-Quadras xD

      3. Vamos a hacer una cosa Alvar. Yo me comprometo como libertario a poner de relevancia tus valores conservadores y ponerlos al mismo nivel que los socialistas para que podáis usar la etiqueta y emitir vuestra propaganda sin miedo en este país. Y tú te comprometes a dejar de torcer palabras como libertad o liberalismo para intentar encajarlas en vuestra mística. ¿Hecho?

      4. Dame los medios y los recursos económicos de un Podemos, un Vox o un Ciudadanos y luego empezamos a comparar número de votos. Y por otro lado, la derecha colectivista de este país debería reflexionar profundamente de por qué auparon a un Podemos hasta el punto que ahora lo tenemos pisándonos el cuello. El conservador español ha pisoteado el poco liberalismo incipiente que había en la transición por un lado abrazando de lleno la socialdemocracia y con ella el mercantilismo que tanto practican los libos como bien los definía un ilustre analista hoy director de un prestigioso think tank. Y por otro, no olvidemos quién encumbró a Pablo Iglesias abriéndole las puertas del cielo mediático porque había que desviar la atención de la sociedad de los sobres y los Gürteles que salpicaban directamente al presidente de gobierno. Y para qué hablar del amor a la patria. Anda que para amar así a la patria abocándola al comunismo y ahogándola en más deuda, asifixia fiscal y exilio de nuestras mejores mentes, más vale que se pongan a gobernarla con el odio. Igual les sale mejor a los de pp y sus outlets postizxos. Una cosa está clara, sin un P-LIB en las instituciones no te creas que perdemos sólo los libertarios, sino que pierde la sociedad. Ni que decir que empezando por vosotros, los conservadores. Otra cosa no, pero a qué fastidia bastante tener a un Montoro quitando y poniendo ministro con su cartilla fiscal o que se os tomen por tontos prometiéndoos el oro y el moro en elecciones y luego zasca, en toda la boca, si te he visto, me he llevado tu voto y ahora ni me acuerdo lo que te prometí en campaña como os hizo el pp del socialista Rajoy.

        1. Yoz: El problema es que el P-lib no da esa imagen que tu has expuesto. La imagen que da el P-lib es la de un partido de ideología progresista (opuesto a la religión, opuesto al patriotismo, aborto, inmigración…), repito, imagen (no necesariamente que sus miembros piensen así o lo piensen por otros motivos a los progres) y económicamente liberal, pero, además, todo ello lo acompaña de una actitud hostil contra todo lo que no sigue su programa al pie de la letra. Eso hace que un programa potencialmente atractivo se vea eclipsado por una pésima propaganda.

          Black&Gold: Yo, como no-liberal, no uso esa palabra para definirme, al igual que tampoco me defino como lo que tu entiendes por conservador. Yo soy yo, y punto. No siento simpatía por Esperanza Aguirre, y mucho menos por Rajoy. Vosotros podéis criticar lo que queráis, sean los valores que sean, pero no soy el único que piensa que vuestras formas dejan mucho que desear y dan muy mala prensa al liberalismo. Muy poca gente va a votar a alguien que le llama “colectivista”, “opresor” o “conserva insoportable” cada vez que no están de acuerdo con el. Tampoco atrae mucho una persona que todo lo soluciona con “si se quieren independizar, que se independicen” o “que cada cual haga lo que quiera”. Puedes pensar así, pero que sepas que no ayuda, y menos dicho desde la prepotencia desde la que lo decís.

          whoisjohngalt: UPyD e IU sí tienen medios y tampoco tienen mucho éxito, tendréis que buscar otros motivos por los que no sube el P-lib. Yo no encajo con el típico conservador español, no voto al PP y desprecio tanto como tu las medidas de Montoro y la actitud de la derecha española en general. Lo que si soy es un patriota, ¿realmente crees que me gusta ver como mi patria es abocada al comunismo? ¿realmente crees que me gusta ver como la imagen de patriotismo que se da desde la derecha es la de un nacionalismo centralista totalmente desfasado? Soy un patriota, y por eso quiero menos Estado, porqué el Estado ha destruido a mi patria, ha destruido las tradiciones y ha destruido a sus ciudadanos, convirtiéndoles en niños. En esta parte, como a Miguel Anxo Bastos, sale mi vena conservadora: solo recuperando los valores del esfuerzo, la familia, la austeridad, la caridad y el patriotismo (patriotismo de verdad, no el patriotismo fiscal de Podemos ni el patriotismo centralista de VOX) podremos salir del hoyo en el que estamos y lo que es más importante, nos aseguraremos ante la demagogia de cara al futuro.

          Finalmente, decir que yo también doy las gracias a Heraldpost tanto por su contenido como por permitir estas discusiones.

          1. Alvar, de lo que estamos hartos los liberales y libertarios es de que nos tomen por tontos los conservadores. Recordemos que quien ha iniciado este hilo criticando al P-LIB y a los libertarios eres tú; no parece muy coherente ir de víctima ahora que se te devuelven los golpes (quizás se deba a esa pérdida de valores que critica Bastos)

            Hilo que has iniciado en un artículo en el que se critica el enésimo intento de “entrismo” de los “libegal-conservadores” en las instituciones que tan buenos resultados han dado en el pasado (preguntale a Bastos qué opina sobre edulcorar el mensaje liberal). Vamos, que el que vengas aquí a “dar por saco” ya deja claras ciertas motivaciones.

            Resultados pobres son los de VOX con un presupuesto en las pasadas generales de entre 100 y 200 veces superior al P-LIB (más sedes en toda España y atención mediática total por parte de LD y ESRADIO) y 47.000 votos. Antes de VOX tenemos UPyD, C’s y ahora otra nueva operación. Desde luego vuestro masoquismo es realmente fenomenal.

            ¿Por qué hace algunos años el P-LIB era algo que se ignoraba abiertamente y ahora es objeto de continuos ataques (especialmente en campaña) de los sectores más “libegales”? Porque la realidad que no podéis soportar los colectivistas (conservadores, socialistas y “tú mismo”) es que el mensaje cala y es realmente rompedor. Porque a poco que se relaje la censura mediática con el P-LIB o el partido empiece a ganar visibilidad por otros medios veréis de verdad lo “antipáticos” que somos los libertarios con vuestras pretensiones de imposición moral.

          2. Black&Gold Yo no he ido de víctima en ningún momento. No se porqué te empeñas en encasillarme en VOX, ni siquiera voté en las elecciones.

            Yo no critico a los libertarios (si lo hiciera no habría mencionado a Villanueva o a Bastos), critico a los libertarios que son como tu. Vuestro problema no es que seáis libertarios (lo cual es muy digno). No, vuestro problema es personal, no político. El problema es que sois gente insoportable, sois los beatos del siglo XXI, dogmáticos y repelentes hasta la médula. ¿Rechazáis la imposición moral y defendéis la tolerancia? Seguro, excepto con los conservadores, porqué cualquier cosa que hagan y digan, cualquier juicio moral que den ya les convierte en “colectivistas” y en “enemigos de la Libertad”.

            Siguiendo con lo anterior, lo que parece que no entiendes (ni tu ni ninguno de los que son fanáticos como tu) es que el conservadurismo personal no implica querer imponer valores morales a través del Estado, y ser libertario no implica no poder emitir valores morales más allá del “que haga lo que quiera” (Ron Paul, entre otros, la prueba de ello). Probablemente, esos vecinos que hoy han salido en las noticias por haber formado patrullas vecinales contra el estropicio que causaban los toxicómanos en su barrio también te parecerán “colectivistas conservas y represores moralistas”. Si es así, tu mismo demuestras porqué el P-lib se mantiene en la más absoluta insignificancia, y lo lamento mucho por otros libertarios mucho más sensatos que se ven lastrados por ti y por la Ada Colau del liberalismo, vuestro gran Líder Juan Pina (de hecho, no me extrañaría que fueras el, habláis igual). Por cierto, si es cierto que estáis recibiendo críticas por todos lados (críticas que ni siquiera conocía hasta hoy, fíjate si sois popus) es porqué el muy rastrero se dedicó a soltar bilis sobre VOX y a llevar a cabo la triste estrategia de enseñar su programa electoral… en contraposición a los demás partidos. Tuvo que hacer de Belén Esteban para ganar algo de protagonismo, algo patético y muy, muy perjudicial para los liberales y libertarios sensatos. No me vengas con censura mediática, que ya me recuerdas a los comunistas.

            Desde aquí hago una predicción: si los liberales y libertarios de bien (a los que sí respeto) no se deshacen de Juan Pina y de los quisquillosos como tu, el P-lib no ganará jamás, no porqué no tenga buenas ideas (que las tiene) sino porqué, sencillamente, caéis mal a la gente. Date una vuelta por Internet y descubrirás que no soy el único que lo piensa.

            Aquí lo dejo, diciendo por último que el P-lib no tiene el monopolio de la palabra “liberalismo”, y que el hecho de que alguien lo vea distinto a ti no quiere decir que esté automáticamente equivocado o que os tome por tontos. De todos modos, si alguien ha intentado descaradamente deformar el significado del liberalismo o de la libertad te aseguro que yo no he sido. En ningún momento, como has podido ver, me he declarado liberal, ni siquiera liberal-conservador.

          3. No me deja responderte a tu último comentario así que continuo aquí.

            Me empeño en encasillarte en VOX ya que te resistes a criticarlos y los defiendes en cuanto hay ocasión. ¿Belén Esteban? ¿No era Carmen Lomana? xD Yo también me doy paseos por Internet, en un día lo ves entero ya sabes 😛

            Ya fuera de bromas. A mi personalmente me parecen fenomenales las patrullas vecinales y cubrir de forma espontánea lo que tu querido estado no es capaz de resolver. Más bien cómo lo va a resolver si es el estado quien lo provoca prohibiendo las drogas y recluyéndolas al mundo marginal donde florece el crimen y la inseguridad.

            Lo que es novedoso es eso de que no se vota al P-LIB porque “caemos mal” . La verdad es que desde que me afilié he visto críticas de todos los colores pero esta es nueva. Afortunadamente mi partido tiene mejores objetivos políticos que “caer bien” a ti y a los círculos online en los que te mueves (y consideras, vaya prepotencia, como si fuera TODO Internet). Yo me muevo por muchos círculos y hay ataques … y defensas. Las torres (de marfil o madera) de donde no salís algunos me las conozco de sobra y me aburren. Prefiero salir de mi zona de confort y enfrentarme al mundo esclavista en que vivimos como hacemos muchos activistas del P-LIB todos los días. Porque las conferencias, los toros desde la barrera y las palmaditas en la espalda están bien pero no se cambia el mundo sólo con ellas.

            La decisión del P-LIB de montar la campaña contra VOX no la vi muy adecuada en su momento aunque tampoco es que me quitase el sueño. Estoy acostumbrado a que el P-LIB “arree” a derecha e izquierda y retrospectivamente creo que fue una decisión MUY acertada para marcar territorio. ¿Qué territorio? El que evidencian esas comparativas, que tanto parece que te molestan, de nuestro programa con los de los demás partidos, clones del mismo consenso socialdemócrata colectivista y liberticida. Unas comparativas que, por lo que vi y me contaron, fueron muy bien recibidas en redes sociales en ese momento

            En mi opinión, gracias a esa campaña contra los conservadores de VOX se consiguió abrir los ojos a muchos liberales de verdad a que dejasen a un lado lo que tú llamas “sensatez” (yo lo llamo hacerle el juego a los conservadores). Lo que no sabía era lo que había realmente en VOX, y es que la caspa que ha terminado saliendo es de aúpa y buena parte ya se está “posando” en nuevas operaciones prestas a la caza de liberales y libertarios “de bien” como los llamas.

            Bueno Alvar, nos vemos en las trincheras políticas y de buena gana seguiré debatiendo contigo y tus ideas no-conservadoras, no-liberales, no-socialistas representadas por ese partido al que no votas 😉

  3. Hay dos tipos de liberales: los liberales y los liberales P-lib. Los primeros, al estilo Daniel Lacalle o Fernando Díaz Villanueva, son gente coherente, constructiva, formada y respetuosa. Los liberales P-lib son esos progres de propiedad privada que odian la patria, la religión y todo lo que no suene a “libertad libertad, sin ira libertad” y que no se cortan a la hora de insultar y criticar, con una pedantería y una arrogancia insoportables, a todo aquel que no crea en el NAP como única medida para emitir juicios morales.

    El problema de estos últimos es que son la única opción política liberal-libertaria para España y, con un confuso y fantasioso mensaje resumido en un simple “vivir y dejar vivir”, creo que nunca llegarán a nada.

    No soy liberal, pero siento un gran respeto por los liberales, y me fastidia ver como esta ideología se hecha a perder por culpa de un grupo de antipáticos personajes que, en mi opinión, son al liberalismo (o libertarismo, como prefieran) lo que al comunismo es Maduro.

    1. Pongamos algunos hechos sobre la mesa:

      1) Lacalle es una persona que se dice Liberal pero vota y promueve que se vote al PP, partido que llegó al poder prometiendo bajar impuestos (IVA, IRPF) y lo primero que hizo fue subirlos, incluso más de lo que había propuesto el PSOE. No vamos a negar que sea un tipo bien formado pero NO ES “gente coherente, constructiva”.

      2) En el P-LIB hay ateos y hay religiosos, conviven católicos, protestantes, judíos y musulmanes sin problemas porque todos entienden que la libertad pasa por el respeto para que los demás tengan sus propias creencias. Lo que no es aceptable es ponerse el sombrero de Liberal y andar promoviendo la intervención del Estado para que todo el mundo se alinee con la moral opus-deista y salir en youtube con un cirio como un místico transfigurado.

      3) Cualquier parecido que pueda usted encontrar entre el P-LIB y el progresismo izquierdista puede deberse a dos razones. Una, su propia incapacidad para diferenciar entre imponer por la fuerza del Estado la onda progre movidochentera para que todos seamos postmodernos y el respeto de la NO INTERVENCIÓN del Estado en los asuntos de las personas.

      4) “Vive y deja vivir” es un lema que resume bastante bien un conjunto de principios filosóficos que constituyen la fundamentación ideológica del P-LIB, de lo que habla Yván Ecarri en su blog: http://yvan.ecarri.org/index.php/2016/03/25/cinco-principios-libertarios/

      5) “Los deseos no preñan” decía mi bisabuela. Usted puede querer que el P-LIB nunca llegue a nada, pero por mucho que usted lo desee no puede afectar el resultado de largo plazo, que depende exclusivamente del entusiasmo de los militantes del partido, del liderazgo de sus dirigentes y sobre todo del dinero que los donantes y contribuyentes pongan sobre la mesa para pagar agencias de marketing de primera categoría y espacios en los medios de comunicación para llegar al gran público.

      6) Si usted piensa que ningún líder del P-LIB puede dar la talla en un debate es porque no ha visto a Roxana Nicula, Daniel Martínez o el mismo Juan Pina debatiendo.

      7) No creo que nadie en el P-LIB odie “la patria”. Es más probable que la mayoría estén convencidos de que un estado pequeño en extensión y competencias es más saludable que una gran nación con bandera flameante, escudo coronado e himno marcial. La patria son la gente que uno quiere, los paisajes que uno añora. La patria de bandera y escudo solo sirve para ennoblecer el asesinato y consolar a los huérfanos de la guerra.

      8) El problema de los juicios morales es que cada persona los hace desde sus propios valores. Yo no conozco otra ideología política que cuente entre sus valores la igualdad moral. Todos piensan que sus valores son los verdaderos y superiores y procuran imponerlos a través de la fuerza del Estado. Lo que dice y repite hasta el cansancio el P-LIB es que usted no puede imponer sus valores morales y mucho menos venir luego a quejarse de que el P-LIB impone los suyos.

      9) Le sale paseo por el DRAE. “Hecha” es participio de hacer. “Echa” es la palabra que busca.

      1. Siento haberle ignorado, no había visto el comentario. Solamente tres cosas, para no alargar mucho más el debate:

        – El P-lib es un partido que gasta la mitad de sus esfuerzos en criticar todo lo que suene a conservador (como usted ha demostrado llamando “místico transfigurado” a un supuesto liberal que decidiera ir a una procesión. ¿Qué problema hay en eso?) y la otra mitad en defender todo aquello que también defiende el progresismo, por mucho que los defienda por motivos diferentes. Por poner un ejemplo: ustedes defienden la legalización de las drogas. Yo también lo defiendo, pero estoy a favor de ello porqué estoy en contra de la prohibición, lo cual no me impide declarar que, a pesar de que sean legales, estoy totalmente en contra de sus consumo, especialmente de las drogas duras, y que la legalización de su comercialización no implicará, por ejemplo, la total libertad para consumirla a placer en cualquier lugar público. Por el contrario, cuando yo veo al P-lib lo que veo es una defensa de la legalización de las drogas y una total indiferencia por lo que pase después; casi veo una incitación a consumir drogas, o, como mínimo, desdén por todos aquellos que simplemente no ven con buenos ojos a los drogadictos, aunque no quieran meterlos en la cárcel. Aunque no sea esa la intención del P-lib, al menos esa es la imagen que da, y no la de un partido neutral.

        – “Vivir y dejar vivir” es un lema muy bonito, pero es demasiado simple. A veces hay que ser duro, hay que ser intolerante y plantar cara cuando se avecina un peligro potencial, y no me refiero al Estado, sino a la gente corriente. Sinceramente, con los problemas y dificultades que suelen tener las personas entre sí no creo que la convenzáis con un “vive y deja vivir” al estilo de Timón y Pumba.

        – Ya hubo alguien que renunció a las banderas y a los escudos: la izquierda española. Ahora tienen que sacar la bandera de la república, lo cual les quita bastante popularidad. Quiero decir que renunciaron a una arma muy importante como es el patriotismo, y esto les deja en cierta desventaja. Véase como la izquierda griega o venezolana no tiene ese problema. Las banderas, los escudos y los himnos (incluso los mitos militares) no son en absoluto contrapuestos al liberalismo, y si el P-lib sabe aprovecharlos correctamente puede ganarse un punto a su favor, desde luego mucho más que diciendo que las banderas son “trapos de colores” (Juan Pina) o que el hecho de escuchar el himno es un rito pomposo que les pone a los conservadores (este mismo artículo).

        Saludos.

        P.D.: Siento lo de “hecha”.

        1. Lo siento Alvar pero el P-LIB es lo que es, no lo que quieres que sea. La despenalización de las drogas implica que se puedan usar en la calle mientras sigan siendo controladas por el estado. Luego cada ayuntamiento hara lo que le de la gana, como siempre. A mi personalmente me pueden molestar también el funeral de semana santa asusta-niños o la bacanal del orgullo gay corta calles y me toca aguantarme también.

          El P-LIB defiende la privatización de las calles y espacios públicos y devolverlas a los vecinos (quienes decidirán si quieren drogas, funerales o bacanales en su propiedad) y así lo defendió en la campaña de las locales donde se presentó. Si te acercas a cualquier reunión abierta del partido te lo podrán explicar sin problemas.

          El que no entiendas que un candidato supuestamente liberal (vuelves a defender a VOX, y ya van …) apareciendo con un cirio o yendo a misa es un sinsentido demuestra el nivel a que ha llegado el desprestigio de la etiqueta liberal en España. Si sales de España verás que en Europa y en el mundo se entiende como lo que es: ritos propios de los conservadores.

Deja un comentario