Los artistas mienten para decir la verdad, mientras que los políticos mienten para ocultarla”. La cita, de la indispensable V de Vendetta, me evocó en el intenso día de ayer a House of Cards, que trata la manipulación de los hilos de poder, las personas y los medios de comunicación como forma de escalar hacia la presidencia de los Estados Unidos. Los excelentes creadores y guionistas de la serie realizan giros sorprendentes en las tramas, incluyen violencia, traiciones y un sinfín de ingredientes para contar una ficción que encierra más verdad de la que pudiera pensarse. Ayer, esa realidad paralela que muestra House of Cards se tornaba más cierta y palpable que nunca: Donald Trump era elegido Presidente del Gobierno de los Estados Unidos de América.

La noticia, que los estadounidenses (y el mundo entero) encajaban con incredulidad y sorpresa, rompía con los pronósticos y encuestas previas que señalaban a Hillary Clinton como vencedora. De nuevo en entredicho el papel de los análisis y sondeos que, para desconfiados como el que escribe, parecen cada vez más una simple farsa orientada a influir en el electorado que una fuente veraz de información sobre la predicción o evolución de la votación en cuestión.

El polémico y extravagante magnate del Partido Republicano ha conseguido 290 escaños frente a los insuficientes 228 de su rival, a quien no le bastó el abrumador apoyo de Obama y los medios americanos. Clinton no era buena candidata, y ayer muchos se planteaban si con Bernie Sanders, con quien compitió en las primarias demócratas (primarias más que posiblemente amañadas, según destaparon los correos filtrados de Clinton), el resultado hubiera sido otro. Aun con todo, la candidatura de un hombre multimillonario con poca preparación política, xenófobo y machista, parecía presagiar que la coherencia y el raciocinio se impondría en la población estadounidense. Sin embargo, el discurso populista, tan peligrosamente en auge en estos tiempos, ha calado y mucho entre los americanos de clase media, cansados y frustrados. Trump ha vendido que la prioridad es el bienestar de los estadounidenses, optando por un manido discurso de tinte proteccionista frente a las amenazas exteriores, como el terrorismo, la inmigración o cualquier acuerdo de carácter internacional (carga contra la OTAN, el libre comercio, los acuerdos de cambio climático, la política de EEUU con Cuba o Irán que ha llevado a cabo Obama…). Entre otras cosas, ha prometido deportar a 11 millones de inmigrantes sin papeles del país, vetar la entrada a musulmanes y restringir el acceso a EE.UU. de extranjeros en función de las posibilidades económicas y de éxito de quienes pretendan hacer vida en la que un día se llamó la tierra de las oportunidades. Junto a todo ello, el macroproyecto de levantar un muro de 3.200 kilómetros en la frontera con México, costeado por los propios mexicanos.

EEUU - Elecciones Presidenciales a la Casa Blanca - Hillary Clinton - Donald Trump - Gana el populismoLo que está fuera de duda es que Trump ha ganado frente al resto de candidatos, mientras la prensa ocultaba intencionadamente tal posibilidad, intentando influir de forma exagerada en el resultado en lugar de informar sobre las elecciones con más rigor. Más mérito aún, por desgracia, para el magnate, que ha vencido a todos los factores: de los 54 periódicos de mayor circulación en EE.UU., sólo uno apoyó al nuevo Presidente. La inversión de Clinton en campaña fue mucho mayor, pero Trump ha sabido servirse de las audiencias televisivas que generaba y ha hecho de ello su mayor arma para conectar con el pueblo americano. Hillary Clinton ha ganado en 31 de las 35 ciudades más grandes, pero Donald Trump ha arrasado en el voto de los “hombres y mujeres olvidados del país”, como él los denomina. Se ha aprovechado del hastío y la mala situación económica y social de millones de votantes que han visto en él la solución que necesitan. Resulta difícil no traer a colación el caso de Hitler en Alemania, aunque esperemos, entre tanta incertidumbre, que todo quede en una desagradable exageración. Así será en el mejor de los casos, si el Senado y el Congreso, también republicanos, logran suavizar un gobierno que se presenta inquietante.

Tras la elección del nuevo presidente, Occidente mira a Estados Unidos receloso y con miedo, a la par que teme un efecto negativo en las elecciones que se celebrarán próximamente en el continente europe, como por ejemplo en Alemania o Francia, donde las corrientes más extremas no dejan de ganar peso preocupantemente. La globalización está en el punto de mira, y la soberanía nacional por la que apuesta fuertemente Donald Trump, los americanos y cada vez más los partidos extremistas, ha ganado. La gravedad del asunto sólo podrá analizarse con el tiempo.

Santiago Soto Gómez

Acerca del autor: Santiago Soto

Abogado concursal sevillano con el doble grado en Derecho y Administración y Dirección de Empresas, en la Universidad de Sevilla y en la Universidad La Sapienza de Roma. Miembro de la Asociación de Derechos Humanos de Andalucía y emprendedor a tiempo parcial. La cultura es la llave de la libertad.

 

Santiago Soto

El nobel que Dylan merece y la literatura necesita

Hemingway, Samuel Beckett, Neruda, García Márquez, Cela, Vargas Llosa, Bob Dylan. Aunque de primeras pudiera identificarse a un intruso en la lista, nada más...

Ganó el no, colombia sangra

Tras celebrarse la semana pasada en Cartagena de Indias el acuerdo entre el Gobierno de Colombia y la guerrilla de las FARC por el...

LO MÁS POPULAR

Los suizos no quieren una renta mínima garantizada de 2.250 euros

Es común en el país helvético la celebración de referéndums para decidir sobre cuestiones de relevancia. Así ocurrirá el próximo día 5 de junio,...

Pues sí, soy antisistema

El otro día, en un programa de «Eco_TV», presentado por Iván Ayala, un inspector de Hacienda le dijo a Fernando Díaz Villanueva que «el...

Dimite en bloque la cúpula de Podemos de Salamanca

La secretaría general y el consejo municipal de Podemos Salamanca ha hecho pública este miércoles su dimisión motivada por el "profundo desacuerdo personal y político con la actual...
Presidente Trump, la victoria del populismo
4 (80%) 3 votes

No hay comentarios

Deja un comentario