Redefiniendo el concepto de Mercado

Normalmente los manuales de economía han mostrado al mercado y a su basta definición, como un conjunto de transacciones en el que el precio alcanzaba un equilibrio al cruce de las curvas de la demanda y de la oferta. Consideran todas ellas al mercado como un sistema de recursos dados y conocidos, en el que estos recursos e información pueden ser cogidos y manipulados para alcanzar los supuestos de la tan ansiada y errada Teoría General del Equilibrio, para lo que es necesario contar con un mercado de competencia perfecta como primer teorema de la economía del bienestar. Han sido muchos los economistas que han construido esta grave y peligrosa teoría acerca del mercado, empezando por Leon Walras, seguido por Piguo, Pareto, Lange y hasta el mismo Samuelson. Aluden que la imposibilidad del Modelo de Competencia Perfecta es debido a la existencia de fallos de mercado que imposibilitan se alcance este óptimo.

Nada más lejos de la realidad que la Teoría general de Equilibrio y el teorema del bienestar acerca del Modelo de Competencia Perfecta. Lo más lamentable de todo ello es el enorme y grave error metodológico del que parten. León Walras, uno de los 3 economistas que inicio la revolución marginalista junto a Carl Menger y a William Jevons, fue el primero de todos los economistas equivocados, en sufrir la influencia de la Física- Mecánica de aquel entonces. A tal punto de que Leon Walras consideraba que la Economía podía ser entendida y estudiada del mismo modo que la Ingeniería mecánica y la física a través de complejas formulas matemáticas, en el que el objetivo era evitar el despilfarro de los recursos dados y conocidos; tal y como lo planteaba la Ley de la Eficiencia energética. Todo esto lo plasmo en su artículo “Economía y mecánica” publicada en 1909, en donde argumenta que la ciencia Física- matemática y sus elementos de economía teórica pura utilizan idénticas fórmulas matemáticas, insistiendo en el paralelismo existente entre los conceptos de Fuerza y rareté, por un lado, y los de energía y utilidad por el otro. Es así como a través de los años, este gran error metodológico, del comparar dos ciencias completamente distintas (la física- mecánica y la economía) termina construyendo toda la economía neo clásica. Así Hans Mayer y Philip Mirowski, luego de sus investigaciones, concluyen que la economía neo clásica se desarrolla como una copia de la Física-mecánica del siglo XIX.  Es esa la razón por la que la dimensión de la eficiencia dinámica, planteada ya por Jenofonte (pupilo directo de Sócrates)  en el “Económico”, 350 a.c., se ve reducido a tal punto de que hoy en más del 95% de la literatura disponible se vea opacada y hasta discriminada.

Sin embargo, han sido pocos, pero importantes; todos los aportes de economistas como Hayek, Mises y sobre todo Izrael Kirzner al desarrollo de la eficiencia dinámica y la función empresarial del ser humano.

Es por ello que la economía Neo clásica, ha terminado siendo un mar de supuestos y teorías irracionales y fuera de todo foco de la realidad. El haber dejado de lado la importancia de la dimensión dinámica de la eficiencia económica, los ha llevado a construir modelos y teoremas completamente irreales que lo único que han generado es permitir y avalar el alto grado de intervencionismo del Estado a los procesos naturales de mercado como los supuestos monopolios.

Entandamos al mercado no como una caja cuadrara en el que la información está dada y por lo tanto podemos hacernos de ella y a través de una fórmula matemática ordenar el mercado hasta que la eficiencia paretiana llegue a suceder. El mercado no es una caja de recursos dados y conocidos, el mercado es un proceso de constantes desajustes y de continuo descubrimiento de nueva información y conocimiento. La información y el conocimiento en el mercado es tan disperso y diseminado que es complemente imposible  intentar hacerse de ella para planificarlo de manera centralizada. El cálculo económico, elemento vital en el mercado, necesita de dos herramientas para que esta información pueda circular en la sociedad mandando así señales de producción y consumo. Estos son: los precios y la libre comercialización. Más adelante ya escribiré acerca sobre precios y dinero.

Hoy, es para nosotros los economistas de la Escuela Austriaca , un enorme honor y a la vez una responsabilidad, seguir trabajando en la investigación y la aplicación de la eficiencia dinámica a las diversas instituciones sociales que se han formado a través de un largo proceso evolutivo de cooperación. Como siempre, en la férrea defensa de la Economía de Libre mercado y nuestra lucha diaria contra el afán estatista, al utilizar mitos o errores metodológicos, para avalar su intervencionismo en los mercados.

Mack Cleam Peña

 

Acerca del autor: Mack Cleinm Peña Argandoña

Liberal. Difusor y promotor de la Escuela Austriaca de Economía.

[td_block_ad_box spot_id=”sidebar”][td_block_11 custom_title=”Mack Cleam Peña” header_color=”#ada700″ post_ids=”-9138″ category_id=”80″ limit=”3″][td_block_ad_box spot_id=”sidebar”][td_block_11 custom_title=”NOTICIAS” header_color=”#ada700″ post_ids=”-9138″ limit=”3″]
Redefiniendo el concepto de Mercado
5 (100%) 2 votes

Deja un comentario