La aerolínea irlandesa líder en Europa del sector de bajo coste también elevó sus ingresos hasta 4.132 millones de euros entre los pasados abril y septiembre, un 2 % más que en 2015.

Ryanair obtuvo un beneficio neto de 1.168 millones de euros entre abril y septiembre, lo que supone un aumento del 7% con respecto a los mismos seis meses del pasado año, gracias, entre otros factores, al incremento del número de pasajeros transportados (+12%).

Ryanair mejoró también el “factor de carga”, que mide el porcentaje de asientos ocupados y que se situó en el 95% entre abril y septiembre, dos puntos porcentuales más que el pasado ejercicio.

Por otro lado, la compañía ha recordado que en octubre recortó un 5% su previsión de beneficio para el presente ejercicio, que finaliza en marzo de 2017, debido al impacto que la futura salida del Reino Unido de la UE está teniendo sobre la libra.

No obstante, Ryanair señala que, “a pesar de la incertidumbre que presenta el Brexit, la aerolínea prevé que mantendrá un crecimiento rentable en toda Europa gracias al control del gasto, al abaratamiento de los billetes y al aumento de sus factores de carga”.

El consejero delegado de Ryanair, Michael O’Leary, ha dicho estar encantado “con el aumento del 7% del beneficio, consecuencia de una buena gestión en unas condiciones de mercado difíciles por culpa de las huelgas de controladores aéreos, ataques terroristas y el impacto del Brexit”.

NOTICIAS

Estonia, de miseria comunista a meca tecnológica de Europa

Cuando, en 1991, Estonia se convirtió en un país independiente, sus líderes políticos visualizaron el futuro en algo tan abstracto como la codificación y...
Valora este artículo

No hay comentarios

Deja un comentario