El tío Sam quiere la puerta trasera de Apple

[vc_row][vc_column width=”2/3″][vc_column_text]

Puerta trasera IphoneCuando la seguridad amenaza la privacidad de millones de personas se convierte en inseguridad para esas mismas personas.

No, no es 1984 de Orwell, es 2016 del Gobierno americano que ahora ha lanzado su nueva caza de brujas, esta vez contra la empresa Apple. El Estado quiere que el FBI tenga acceso por una puerta trasera a la programación de seguridad de los terminales Iphone con la excusa de siempre: la (in)”seguridad” de la sociedad.Recordemos que la tecnología de Apple y de muchas otras compañías ha sido actualizada en los últimos tiempos como consecuencia entre otras de las revelaciones de Edward Snowden sobre los programas de espionaje masivo a toda la sociedad civil por parte del Estado. Y no es para menos, máxime cuando estamos viendo que día tras día nuestras libertades civiles van menguando y por otro lado, todo el gasto estatal destinado a protegernos no sirve realmente para prevenir potenciales atentados. Recuerdo haber leído hace algún tiempo que sólo en Estados Unidos desde los atentados de septiembre 2001 el Estado se gastó la friolera de 57 mil millones de dólares en el nuevo programa de seguridad aeroportuaria iniciado tras aquello, concretamente en noviembre de 2011. Así pues junto a otras burbujas, una más, la de la compra masiva de todo tipo de aparatejosvariopintos, por supuesto carísimos como los escáneres “porno” que sublevaron a la sociedad civil allá por el 2013 que al final tuvieron que irlos retirando. Y todo ello para nuestra ¿seguridad?, por supuesto que no. Y es que agarrense: todos estos miles de millones NO sirvieron ni para prevenir ni para fallar en prevenir un solo ataque terrorista a bordo de los aviones o aeropuertos tal y como lo reconoce la propia administración de seguridad del transporte estadounidense, la TSA.

Ahora, el gobierno quiere obligar a los programadores de Apple a trabajar gratis rehaciendo el actual código de programación instalado en los nuevos terminales Iphone. Se queja el FBI que como la encriptación de los nuevos Iphones al cabo de 10 intentos de romper el código de seguridad borra automáticamente toda la información guardada en él, es urgente tener una puerta trasera para anular tal comportamiento, oiga. Hábrase visto, cómo se le ocurre a la empresa pensar en las necesidades de sus clientes que pagan su buen dinero por comprar sus productos y confían en una serie de prestaciones que para eso eligieron vivir en el capitalismo y no en el socialismo. Hay que pensar más en facilitar la labor a los espías estatales y ponerles las cosas fácil a la hora de vulnerar tranquilamente la privacidad de millones de consumidores. La burda excusa de siempre, el Iphone de un terrorista, vale ya como moneda de cambio para acabar con que la libertad personal de los ciudadanos, vulnerando su privacidad tal y como lo llevamos comprobando con con las escalofriantes revelaciones a raíz de Wikileaks, Snowden…

Sin duda alguna, habrá que seguir muy de cerca para ver el fallo de los tribunales americanos en esta materia porque será un antes y un después en la defensa de nuestras libertades civiles. Será un antes y después en la inmensa capacidad humana de poder crear nueva tecnología, algo que no soportan los ingenieros sociales del Estado, incapaces de entenderla y con ello comprender el cambio de paradigma en el cual ya estamos inmersos. Veremos si nos acercaremos más a la mátrix de 1984 de George Orwell o más al modelo de sociedades abiertas, de las “naciones a las redes” que describía David de Ugarte en uno de sus ensayos. Yo, como soy una optimista, confío en al auge de las nuevas tecnologías y de la capacidad de codificación. Sé que incluso si los Estados limitan la creación de tecnología, de programación, de cifrado, eso será un mero obstáculo, será como ponerle puertas al campo. Ello sin embargo, tengámoslo por seguro que no detendrá el nuevo paradigma traído por Internet y sobre todo por este desarrollo sin precedente de la tecnología de la información. De su mano el progreso de la sociedad humana, el progreso del orden espontáneo, del capitalismo de libre mercado de miles de millones de intercambios voluntarios sin la intermediación de ningún apparatchik estatal analfabeta digital se está extendiendo masivamente y rompe las barreras totalitarias hasta hace una década todavía cerradas.

ARTÍCULO ORIGINAL

[/vc_column_text][vc_separator color=”custom” border_width=”2″ accent_color=”#c4bd00″][vc_column_text]Acerca de la autora: Roxana Nicula

Consultora en el sector internacional de la consultoría en comunicación, posicionamiento online y servicios de traducción. Especialista en creación y gestión de estrategias transversales en Internet para la medición, el seguimiento y el posicionamiento de todo tipo de marcas. Emprendedora y autónoma. Desde diciembre de 2014, Secretaria de Organización del Partido Libertario (P-LIB) y miembro de su Comité Ejecutivo Federal.

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/3″][td_block_ad_box spot_id=”sidebar”][vc_widget_sidebar sidebar_id=”td-footer-2″][td_block_ad_box spot_id=”sidebar”][td_block_9 custom_title=”Más de Roxana Nicula” header_color=”#c9bc00″ category_id=”28″ limit=”3″][vc_raw_html css=”.vc_custom_1458133681963{margin-left: 35px !important;}”]JTNDaWZyYW1lJTIwc3JjJTNEJTIyaHR0cCUzQSUyRiUyRnJjbS1ldS5hbWF6b24tYWRzeXN0ZW0uY29tJTJGZSUyRmNtJTNGdCUzRHRoZWhlcnBvcy0yMSUyNm8lM0QzMCUyNnAlM0QxMSUyNmwlM0R1cjElMjZjYXRlZ29yeSUzRGtpbmRsZSUyNmJhbm5lciUzRDFSN1dDUzg0TVlLMlFKRFFQQUcyJTI2ZiUzRGlmciUyMiUyMHdpZHRoJTNEJTIyMTIwJTIyJTIwaGVpZ2h0JTNEJTIyNjAwJTIyJTIwc2Nyb2xsaW5nJTNEJTIybm8lMjIlMjBib3JkZXIlM0QlMjIwJTIyJTIwbWFyZ2lud2lkdGglM0QlMjIwJTIyJTIwc3R5bGUlM0QlMjJib3JkZXIlM0Fub25lJTNCJTIyJTIwZnJhbWVib3JkZXIlM0QlMjIwJTIyJTNFJTNDJTJGaWZyYW1lJTNFJTBBJTNDaWZyYW1lJTIwc3JjJTNEJTIyaHR0cCUzQSUyRiUyRnJjbS1ldS5hbWF6b24tYWRzeXN0ZW0uY29tJTJGZSUyRmNtJTNGdCUzRHRoZWhlcnBvcy0yMSUyNm8lM0QzMCUyNnAlM0QxMSUyNmwlM0R1cjElMjZjYXRlZ29yeSUzRGZpcmVfdGFibGV0cyUyNmJhbm5lciUzRDFYUEtQN1NaNk5FUlg5SllBRzgyJTI2ZiUzRGlmciUyMiUyMHdpZHRoJTNEJTIyMTIwJTIyJTIwaGVpZ2h0JTNEJTIyNjAwJTIyJTIwc2Nyb2xsaW5nJTNEJTIybm8lMjIlMjBib3JkZXIlM0QlMjIwJTIyJTIwbWFyZ2lud2lkdGglM0QlMjIwJTIyJTIwc3R5bGUlM0QlMjJib3JkZXIlM0Fub25lJTNCJTIyJTIwZnJhbWVib3JkZXIlM0QlMjIwJTIyJTNFJTNDJTJGaWZyYW1lJTNFJTBB[/vc_raw_html][vc_widget_sidebar sidebar_id=”td-post”][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”2/3″][vc_raw_html]JTNDaWZyYW1lJTIwc3JjJTNEJTIyaHR0cCUzQSUyRiUyRnJjbS1ldS5hbWF6b24tYWRzeXN0ZW0uY29tJTJGZSUyRmNtJTNGdCUzRHRoZWhlcnBvcy0yMSUyNm8lM0QzMCUyNnAlM0Q0OCUyNmwlM0R1cjElMjZjYXRlZ29yeSUzRGdpZnRfY2VydGlmaWNhdGVzJTI2YmFubmVyJTNEMVNZR0o1WVBCU0JUOUJFWTM1RzIlMjZmJTNEaWZyJTIyJTIwd2lkdGglM0QlMjI3MjglMjIlMjBoZWlnaHQlM0QlMjI5MCUyMiUyMHNjcm9sbGluZyUzRCUyMm5vJTIyJTIwYm9yZGVyJTNEJTIyMCUyMiUyMG1hcmdpbndpZHRoJTNEJTIyMCUyMiUyMHN0eWxlJTNEJTIyYm9yZGVyJTNBbm9uZSUzQiUyMiUyMGZyYW1lYm9yZGVyJTNEJTIyMCUyMiUzRSUzQyUyRmlmcmFtZSUzRSUwQQ==[/vc_raw_html][/vc_column][vc_column width=”1/3″][vc_widget_sidebar sidebar_id=”td-default”][/vc_column][/vc_row]

El tío Sam quiere la puerta trasera de Apple
Valora este artículo

Deja un comentario