Una treintena de transexuales de otros tantos países del mundo compiten esta semana en Barcelona en el Miss Trans Star Internacional 2016, uno de los concursos de belleza transgénero más importantes del mundo, que también quiere ser una plataforma para denunciar las discriminaciones del colectivo LGTBI.

Las treinta competidoras han posado hoy para la prensa en la estatua de Colón de Barcelona y se han paseado en barco por el puerto de la capital catalana, donde realizarán diversas actividades hasta la gala final, que se celebrará el próximo sábado. La organizadora del Miss Trans Star Internacional, Tara Vells, ha explicado que, además de ser un concurso de belleza, el evento pretende también “dar más visibilidad al colectivo transexual, luchar por los derechos de igualdad y llegar a la sociedad de manera positiva y humana, porque somos personas como todas”. Y es que como en todo, hasta dentro del colectivo LGTBI hay clases, ya que tanto las personas transexuales como las intersexuales, especialmente éstas últimas, no suelen ser tenidas tan en cuenta como el rsto del colectivo LGTBI.

La candidata de Nigeria, Miss Sahhara, ha explicado que en su país las transexuales están perseguidas, criminalizadas y discriminadas “y te pueden enviar a prisión”. “Nos odian y nos discriminan y la única solución es seguir explicando lo que somos”, ha dicho.

Miss Israel, Tallen Abu Hama, que es una de las favoritas del concurso, ha destacado, por el contrario, que ella, “si estuviera en otro país que no fuera Israel, no podría ser transexual y no habría podido” cambiarse “la foto en el documento de identidad o en el pasaporte”. Israel se lo permite, ha subrayado.

Ivana Gay, Miss España, ha reclamado la elaboración en España de una ley estatal de transexualidad “porque no puede ser que los transexuales tengan regulados sus derechos de manera diferente en cada comunidad autónoma”.

La representante de Argentina, Victoria Caram, ha exigido, por su parte, “parar la trata de personas transexuales de Latinoamerica hacia Europa”.

NOTICIAS

Estonia, de miseria comunista a meca tecnológica de Europa

Cuando, en 1991, Estonia se convirtió en un país independiente, sus líderes políticos visualizaron el futuro en algo tan abstracto como la codificación y...
Valora este artículo

No hay comentarios

Deja un comentario