Usted es la persona más capacitada para decidir sobre su futuro

Esta sentencia, que, a primera vista, podría parecer de una simpleza absoluta y carente de cualquier posible duda acerca de su veracidad, es motivo de debate cuando descubrimos que, según algunos estudios recientes, como el de la Fundación BBVA, más del 75% de los españoles considera al Estado el principal responsable de su bienestar presente y futuro.

Es decir, 3 de cada 4 españoles, piensa que es el Estado el que debe solucionar sus problemas, dotándolo de más poder no solo en sanidad, educación o pensiones, sino también en otras cuestiones como precios, salarios e incluso el reparto de beneficios de empresas privadas.

Consideran que son los políticos de un partido determinado, del que casi con total seguridad desconocen su programa económico, o al que probablemente ni siquiera han votado, las personas más adecuadas para gestionar aproximadamente el 50% de sus rentas del trabajo.

Llegar a esta situación en la cual la mayoría de la población confía antes en decisiones ajenas, que, en las suyas propias, solo es posible tras un gran esfuerzo por parte del Estado en poner impedimentos al crecimiento personal, ya sea mediante trabas directas al emprendimiento, un sistema educativo más preocupado en adoctrinar que en formar o a través de su intervención en unos medios de comunicación que cada vez son menos libres.

El Estado no conoce sus planes de futuro, no sabe que le gustaría hacer al finalizar su vida laboral, ni el valor que otorga a esos años de su vida, pero sí le retiene una parte de su sueldo cada mes sin preguntarle si le parece bien. A cambio le promete unas supuestas rentabilidades futuras que, sin embargo, no están sujetas a esos importes desembolsados, sino a la aportación de futuros contribuyentes… pura especulación, y sin su consentimiento.

Somos cómplices de una suerte de estafa piramidal consentida, y no solo la apoyamos, sino que nos gustaría que fuera todavía más grande para que así recayera con más peso esa responsabilidad sobre unos hombros que no son los nuestros, como si al dotar de mayor autonomía al Estado sobre nuestros recursos, nuestro descanso fuera a ser más reparador pues ese problema ya no nos corresponde, es de otros, es de los que mandan.

No debemos esperar que nadie se responsabilice de nuestro futuro, hemos de ser nosotros mismos los que nos anticipemos a ese escenario, cada persona tiene la responsabilidad principal en asegurar su nivel de vida, tanto presente como futuro, y nadie mejor que uno mismo conoce a qué está dispuesto a renunciar ahora para asegurarse un futuro más confortable o si por el contrario considera el presente como los años más valiosos y a los que desea dotar de mejores recursos para ser vividos.

Nadie va a gestionar mejor nuestros recursos, que nosotros mismos, es por eso que nuestros esfuerzos deben ir encaminados a mantener la mayor parte de dichos recursos en nuestro poder, y así, para lo bueno y para lo malo, seguir siendo los dueños de nuestro destino, seguir siendo libres.


David SalazarAcerca del autor: David Salazar

Administrador y asesor de empresas, especializado en gestión de crisis. Apasionado de la política y la economía. Debemos luchar cada dia por la libertad. Colaboro con Ciudadanos y puedes ver mis opiniones personales en: @davidsalazar83

[td_block_ad_box spot_id=”sidebar”]
[td_block_ad_box spot_id=”sidebar”]
Usted es la persona más capacitada para decidir sobre su futuro
Valora este artículo

Deja un comentario