El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ha declarado que el régimen autoritario chavista imprimirá nuevos billetes de mayor denominación, con la excusa de buscar que elmanejo de efectivo en la economía petrolera, afectada por una inflación de tres dígitos, sea más fácil.

El billete de mayor denominación pasará a ser de 5.000 bolívares, 50 veces más que el de 100 bolívares, el de más alto valor en la actualidad. El otro billete será de 500 bolívares.

“Varios millones de billetes de 500 bolívares y luego varios millones de billetes de 5.000 bolívares, van a entrar muy pronto en circulación como parte de las medidas que hemos tomado en coordinación con el Banco Central de Venezuela”, dijo Maduro en un acto transmitido por el canal estatal de televisión. El Banco Central dará detalles de los nuevos billetes la semana que viene, agregó el mandatario.

Los venezolanos deben cargar gruesos fajos de billetes incluso para hacer transacciones sencillas como pagar un taxi o un almuerzo, una situación que ha empeorado a medida que escala la inflación que se mantiene en tres dígitos por segundo año consecutivo, según estimaciones privadas. Debido a la terrible y profunda crisis económica que padecen los venezolanos por la gestión del régimen chavista del país, la inflación se ha disparado de manera brutal. Y las consecuencias las está padeciendo la población.

El ente emisor no ha difundido datos de inflación en lo que va de 2016, pero organismos como el Fondo Monetario Internacional (FMI) calculan que los precios crecerán al menos al 500 por ciento.

Nicolás Maduro, en su ya habitual espiral conspiranoica, también denunció que el viernes hubo un “ataque cibernético” contra operaciones financieras en el país, después de que usuarios de la banca advirtieran de problemas en algunos puntos de venta electrónicos, transacciones por internet y telecajeros.

“Hoy sufrimos un ataque cibernético internacional a la plataforma tecnológica de internet (…) para provocar un estado de colapso y desesperación en los pagos por tarjetas de punto de venta, transacciones financieras”, dijo Maduro.

El mandatario ordenó una investigación y envió al Sebin, el servicio de inteligencia local, a la sede del Consorcio Credicard, la empresa encargada del procesamiento de las operaciones de tarjetas de crédito y débito de las instituciones financieras.

Más tarde, el operador de medios de pago emitió un comunicado en el que informó que su plataforma tecnológica está “operativa para todas las transacciones en sus puntos de venta”. La firma anunció horas antes que el servicio quedó interrumpido debido a problemas técnicos. Algo habitual por el calamitoso estado de las infraestructuras venezolanas.

 

NOTICIAS

Estonia, de miseria comunista a meca tecnológica de Europa

Cuando, en 1991, Estonia se convirtió en un país independiente, sus líderes políticos visualizaron el futuro en algo tan abstracto como la codificación y...

Trump desatado: “He heredado un desastre”

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha ofrecido este jueves su segunda rueda de prensa desde que llegó a la Casa Blanca, una comparecencia...

Estibadores: las claves del conflicto

El conflicto en el sector de la estiba en España está en su punto más álgido. Los puertos españoles están pendientes de un hilo...
Valora este artículo

No hay comentarios

Deja un comentario