Cuando supimos los resultados de las elecciones de diciembre de 2015 me apresuré a pronosticar que habría unas segundas. Antes de las elecciones del junio del corriente me aventuré a decir que si el PSOE no obtenía mejores resultados que en las primeras, iríamos a unas terceras. Sin embargo la situación ha cambiado, y debo rectificar. Buena parte del PSOE no ha resistido la tensión, piensa que unas terceras elecciones serían el final del Partido y apuesta por dejar que el PP gobierne de nuevo, para dar tiempo a que el PSOE se reconstruya. Creo que están en lo cierto, unas terceras elecciones serían probablemente catastróficas para el PSOE, sobre todo después de la escenita que han montado. Antes podría haber habido discusión, pero después de esto está claro que sus resultados serían peores. Así que la jugada de los díscolos no podía salir mal y han logrado lo que buscaban. Nadie en su sano juicio iría a unas elecciones en esas condiciones, así que al PSOE no le queda más remedio que abstenerse y permitir que gobierne el PP, porque dudo que el PP se arriesgue a rematar la faena.

En el electorado ha ido calando la idea de que si no hay gobierno es por culpa del PSOE. A cambio de facilitar la gobernabilidad, el PSOE ha pedido dos veces la cabeza del líder del PP. Pero el PSOE no está en condiciones de negociar semejante cosa con un PP que ha ganado dos elecciones seguidas con el líder que tiene, sea bueno o malo. En una negociación como esta la cuestión no es si tienes o no la razón, sino qué puedes pedir a cambio de lo que ofreces. Además, cualquiera de las posibilidades perjudicaba al PSOE, tanto ir a unas terceras elecciones como dejar gobernar al PP. Precisamente a eso se debe su tremenda división interna, por eso necesitaban la cabeza de Rajoy como trofeo, y precisamente por eso no la han obtenido. La cuestión es cómo ha llegado el PSOE a semejante estado.

Hace años que vengo diciendo que el PSOE está destinado a desaparecer o a convertirse en un partido irrelevante. De hecho, comencé a pensarlo cuando Zapatero ganó las elecciones. Por ser como es, Zapatero sólo podía empeorar la situación de su partido. Alteró varios mecanismos de poder que seguramente no comprendía (ni yo tampoco). Metió sus manos en los medios, cambió apoyos, desplazó su partido hacia la izquierda, y construyó un nuevo escenario en el cual el PSOE no puede sobrevivir a largo plazo. Sus torpezas llevaron al PSOE a una espectacular derrota, y al PP a una inmerecida victoria. Para el PP fue como poner la mano bajo la fruta madura y esperar a que el viento, ese romántico propietario de la Tierra, se la entregase. Zapatero no comprendió nunca que su partido formaba parte un sistema mayor, sostenido por delicados equilibrios. No comprendió que podía rivalizar con el PP para disputarse el poder, pero no podía atacar al sistema mismo, o su partido sufriría las consecuencias.

Zapatero jamás entendió que el PSOE es lo mismo que PP, un partido político cuyo fin último es alcanzar el poder y conservarlo, no jugar a transformar la sociedad de una u otra manera. Esas transformaciones ofrecidas por los políticos son en realidad excusas para persuadir al votante y dar apariencia de utilidad a lo que hacen, no fines en sí mismos. Zapatero desestimó esa visión estratégica que consiste en alcanzar el poder y conservarlo sin dañar al sistema que te permite obtenerlo, por la estrategia propia de quien cree íntimamente que la política es un instrumento para mejorar la sociedad, como si pudiera mejorarse la realidad a golpe de decreto. Actuó con la ingenuidad revolucionaria propia del elefante que, tratando de ser comedido, se pasea por una cacharrería con la intención declarada de mejorar el orden establecido. Y así fue de victoria en victoria, cambiando los cacharros de lugar. Naturalmente, se cargó varios jarrones que ya antes andaban necesitados de restauraciones, y esa sería su perdición.

El PSOE perdió merecidamente las elecciones de 2011, y Zapatero le dijo a Sánchez “ahí te queda eso”; casi nada. El PP, siguiendo a rajatabla el papel que le correspondía como alternativa de poder, dado que el PSOE se había desplazado hacia la izquierda dejando un vacío, hizo también lo propio para llenarlo. Rajoy, ya en 2008, había enseñado la puerta a conservadores y liberales para fortalecer su vocación democristiana, es decir socialdemócrata pero creyente a ratos, e ir preparando el camino. Ganadas las elecciones, en lugar de cambiar nuevamente los cacharros de lugar dejó la mayoría como estaban, barrió cascotes y boñigas, y trató de ventilar el olor a estiércol de elefante. Cosechó los apoyos que Zapatero había dañado y se empezó a preocupar por Ciudadanos, que surgía para pelear por los votos socialdemócratas huidos del PSOE y aléregicos al PP, más los rebotados del PP.

Como a perro flaco todo son pulgas, apareció Pablo Iglesias. El carismático líder supo resucitar de manera genuina a la ultraizquierda con la que coqueteaba Zapatero, quien había obtenido parte de esos votos a cambio de los perdidos en el centro político, su ala “derecha”. A igualdad de precio todos preferimos el original a la copia, sobre todo cuando está mejor envuelto. La coleta “mola mazo”, así que los votantes de ultraizquierda abrazaron a Podemos y dejaron al PSOE tambaleándose. Cuando el PSOE vira de nuevo hacia la derecha, se da de bruces con el PP y con Ciudadanos, que han ocupado el espacio abandonado. Ya no tienen hacia donde ir ni con quien pactar. Están encajonados entre lo rechazado a gritos y lo perdido a manos de un líder auténtico que los desprecia. No les queda nada que hacer. Los grandes medios que les apoyaron ya no son grandes, pero es que además tampoco les apoyan.

El PSOE languidece, y creo que languidecerá hasta su definitiva desaparición, dure más o dure menos. Lo único que podría sacarlo de su lenta asfixia sería el inmediato desplazamiento del PP hacia la derecha, o bien el surgimiento de un verdadero líder en el PSOE, alguien con auténtico tirón mediático, con verdadero carisma, capaz de aglutinar votos de ambos lados. Pero hoy por hoy el sistema ya ha decidido que el nuevo PSOE será Ciudadanos, y está haciendo esfuerzos por conseguirlo. Tengo la sensación de que el sistema piensa abandonar al PSOE a su suerte, así que tiene el futuro muy oscuro.

Antonio CanosaAcerca del autor: Antonio Canosa

Consultor industrial en el área de manufacturas de polímeros y comercio internacional de mercancías. Asesor personal de inversiones. Colaborador del Instituto Mises Hispano y miembro del P-LIB.

Más de Antonio Canosa

El IVA y la tortura fiscal

A poco que observemos cómo los impuestos recaen sobre la sociedad, se hace evidente la gran cantidad de esfuerzo que los ciudadanos dedicamos a...

Otra excusa sanitaria para el robo fiscal

La Organización Mundial de la Salud, un organismo de discutible utilidad perteneciente a la Organización de Naciones Unidas, institución internacional de utilidad no menos...

Y otra más de corrupción

En estos días andan los políticos y los medios de comunicación bastante revueltos a cuenta de la imputación de Rita Barberá por blanqueo de...

NOTICIAS

La Fiscalía se querellará por rebelión contra los que participen en la DUI

La Fiscalía General del Estado lleva semanas preparando la posible interposición de una querella contra el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, si se...
video

Declaración de Mariano Rajoy. Aplicación del 155 de la Constitución Española

Declaración de Mariano Rajoy sobre la aplicación del 155 de la Constitución Española. JTNDc2NyaXB0JTIwYXN5bmMlMjBzcmMlM0QlMjIlMkYlMkZwYWdlYWQyLmdvb2dsZXN5bmRpY2F0aW9uLmNvbSUyRnBhZ2VhZCUyRmpzJTJGYWRzYnlnb29nbGUuanMlMjIlM0UlM0MlMkZzY3JpcHQlM0UlMEElM0MlMjEtLSUyMFRoZSUyMEhlcmFsZCUyMFBvc3QlMjAtLSUzRSUwQSUzQ2lucyUyMGNsYXNzJTNEJTIyYWRzYnlnb29nbGUlMjIlMEElMjAlMjAlMjAlMjAlMjBzdHlsZSUzRCUyMmRpc3BsYXklM0FibG9jayUyMiUwQSUyMCUyMCUyMCUyMCUyMGRhdGEtYWQtY2xpZW50JTNEJTIyY2EtcHViLTI3Mzk3OTY5NDgzNDk5MTAlMjIlMEElMjAlMjAlMjAlMjAlMjBkYXRhLWFkLXNsb3QlM0QlMjI2MjIxMjAwMTgxJTIyJTBBJTIwJTIwJTIwJTIwJTIwZGF0YS1hZC1mb3JtYXQlM0QlMjJhdXRvJTIyJTNFJTNDJTJGaW5zJTNFJTBBJTNDc2NyaXB0JTNFJTBBJTI4YWRzYnlnb29nbGUlMjAlM0QlMjB3aW5kb3cuYWRzYnlnb29nbGUlMjAlN0MlN0MlMjAlNUIlNUQlMjkucHVzaCUyOCU3QiU3RCUyOSUzQiUwQSUzQyUyRnNjcmlwdCUzRQ==

Rajoy carga contra Puigdemont por la activación del artículo 155: “Él y sólo él”

El jefe del Gobierno, Mariano Rajoy, ha asegurado hoy que el presidente catalán, Carles Puigdemont, es el único responsable de que se haya activado...
Victorias que conducen a la derrota
5 (100%) 2 votes

No hay comentarios

Deja un comentario