Vince Vaughn y el fin de la banca

[vc_row][vc_column width=”2/3″][vc_column_text]

En el capítulo final de la segunda temporada de True Detective, Frank Semyon, interpretado por Vince Vaughn está herido de muerte, en medio del desierto, alejado de cualquier ayuda, sin solución posible. Sin embargo, huye, no se resigna y se pone a caminar en un intento de huir de su funesto destino. Sigue y sigue hasta que la final cuando ya había caído echa la vista atrás y se ve a sí mismo muerto sobre la ardiente arena. Sólo entonces se da cuenta de lo que pasa y desaparece. Esto es lo que le pasa a la banca tradicional.

La banca tradicional lleva años agonizando buscando ayudas y huyendo hacia adelante intentando que la gente no sé de cuenta de que hay otras opciones. Las malas maneras, las colas, los procedimientos innecesarios, el no poder ir cuando quieras. Hasta que finalmente ha caído. Paypal disparó el primero, hoy día millones de personas que lo utilizan como su banco habitual. Incluso emiten tarjetas de crédito y tpv para negocios. 179 millones de usuarios activos.  Google, permite aquí en el Reino Unido transferir dinero desde el propio email. Bitcoin, que nació como una frikada, ya es aceptado como medio de pago en miles de tienda y por empresas del tamaño de Microsoft o Netflix.

En España, como de costumbre, un paso atrás. El paso más valiente lo había dado ING como banco online. Ahora el modelo de ING ya ha llegado a su apogeo y está obsoleto. Atom Bank y Revolut, por citar sólo dos ejemplos del Reino Unido, son bancos móviles. Puedes abrir cuentas bancarias, hacer pagos, aceptarlos, transferencias en la divisa que quieras, incluida Bitcoin con el móvil. BBVA ha sido lista y ha comprado Atom Bank antes incluso de que empezara a operar.

Ese es el camino, cero burocracia, facilidad siempre para el cliente del 110%. Cualquier servicio para el que se requiera una sucursal puede hacerse desde casa o desde una aplicación móvil en cualquier lugar o en el peor de los casos…desde el propio cajero sin tener que entrar en la sucursal. El puesto de trabajo de los bancarios está amortizado y sólo han de perdurar en el tiempo si son capaces de ofrecer algo que no puede dar una máquina. Mientras piensan qué es, sigan cerrando a las 3 de la tarde. Les irá muy bien de esa manera.

[/vc_column_text][vc_separator color=”custom” border_width=”2″ accent_color=”#c4bd00″][vc_column_text]Acerca del autor: Víctor Justo

Víctor Justo es un CFA Charterholder, autor de “Manual Para Futuros Warren Buffetts” y ganador de un Premio Wayra. Actualmente reside en Londres.

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/3″][vc_widget_sidebar sidebar_id=”td-default”][vc_raw_html]JTNDc2NyaXB0JTIwYXN5bmMlMjBzcmMlM0QlMjIlMkYlMkZwYWdlYWQyLmdvb2dsZXN5bmRpY2F0aW9uLmNvbSUyRnBhZ2VhZCUyRmpzJTJGYWRzYnlnb29nbGUuanMlMjIlM0UlM0MlMkZzY3JpcHQlM0UlMEElM0MlMjEtLSUyMFRoZSUyMEhlcmFsZCUyMFBvc3QlMjAtLSUzRSUwQSUzQ2lucyUyMGNsYXNzJTNEJTIyYWRzYnlnb29nbGUlMjIlMEElMjAlMjAlMjAlMjAlMjBzdHlsZSUzRCUyMmRpc3BsYXklM0FibG9jayUyMiUwQSUyMCUyMCUyMCUyMCUyMGRhdGEtYWQtY2xpZW50JTNEJTIyY2EtcHViLTI3Mzk3OTY5NDgzNDk5MTAlMjIlMEElMjAlMjAlMjAlMjAlMjBkYXRhLWFkLXNsb3QlM0QlMjI2MjIxMjAwMTgxJTIyJTBBJTIwJTIwJTIwJTIwJTIwZGF0YS1hZC1mb3JtYXQlM0QlMjJhdXRvJTIyJTNFJTNDJTJGaW5zJTNFJTBBJTNDc2NyaXB0JTNFJTBBJTI4YWRzYnlnb29nbGUlMjAlM0QlMjB3aW5kb3cuYWRzYnlnb29nbGUlMjAlN0MlN0MlMjAlNUIlNUQlMjkucHVzaCUyOCU3QiU3RCUyOSUzQiUwQSUzQyUyRnNjcmlwdCUzRQ==[/vc_raw_html][vc_widget_sidebar sidebar_id=”td-footer-2″][td_block_ad_box spot_id=”sidebar”][vc_raw_html css=”.vc_custom_1458759537994{margin-left: 35px !important;}”]JTNDaWZyYW1lJTIwc3JjJTNEJTIyaHR0cCUzQSUyRiUyRnJjbS1ldS5hbWF6b24tYWRzeXN0ZW0uY29tJTJGZSUyRmNtJTNGbHQxJTNEX2JsYW5rJTI2YmMxJTNEMDAwMDAwJTI2SVMyJTNEMSUyNmJnMSUzREZGRkZGRiUyNmZjMSUzRDAwMDAwMCUyNmxjMSUzRDAwMDBGRiUyNnQlM0R0aGVoZXJwb3MtMjElMjZvJTNEMzAlMjZwJTNEOCUyNmwlM0RhczQlMjZtJTNEYW1hem9uJTI2ZiUzRGlmciUyNnJlZiUzRHNzX3RpbCUyNmFzaW5zJTNEQjAwSjZIWE82MCUyMiUyMHN0eWxlJTNEJTIyd2lkdGglM0ExMjBweCUzQmhlaWdodCUzQTI0MHB4JTNCJTIyJTIwc2Nyb2xsaW5nJTNEJTIybm8lMjIlMjBtYXJnaW53aWR0aCUzRCUyMjAlMjIlMjBtYXJnaW5oZWlnaHQlM0QlMjIwJTIyJTIwZnJhbWVib3JkZXIlM0QlMjIwJTIyJTNFJTNDJTJGaWZyYW1lJTNFJTBBJTNDaWZyYW1lJTIwc3JjJTNEJTIyaHR0cCUzQSUyRiUyRnJjbS1ldS5hbWF6b24tYWRzeXN0ZW0uY29tJTJGZSUyRmNtJTNGbHQxJTNEX2JsYW5rJTI2YmMxJTNEMDAwMDAwJTI2SVMyJTNEMSUyNmJnMSUzREZGRkZGRiUyNmZjMSUzRDAwMDAwMCUyNmxjMSUzRDAwMDBGRiUyNnQlM0R0aGVoZXJwb3MtMjElMjZvJTNEMzAlMjZwJTNEOCUyNmwlM0RhczQlMjZtJTNEYW1hem9uJTI2ZiUzRGlmciUyNnJlZiUzRHNzX3RpbCUyNmFzaW5zJTNEQjAxQk80T1E4TSUyMiUyMHN0eWxlJTNEJTIyd2lkdGglM0ExMjBweCUzQmhlaWdodCUzQTI0MHB4JTNCJTIyJTIwc2Nyb2xsaW5nJTNEJTIybm8lMjIlMjBtYXJnaW53aWR0aCUzRCUyMjAlMjIlMjBtYXJnaW5oZWlnaHQlM0QlMjIwJTIyJTIwZnJhbWVib3JkZXIlM0QlMjIwJTIyJTNFJTNDJTJGaWZyYW1lJTNFJTBB[/vc_raw_html][/vc_column][/vc_row]

Vince Vaughn y el fin de la banca
5 (100%) 1 vote

2 opiniones en “Vince Vaughn y el fin de la banca”

Deja un comentario