El lenguaje está suponiendo un problema. Cuando digo el nombre de mi partido a profanos, saltan las alarmas. Debo entonces luchar por un espacio para explicarme, y hacerles comprender nuestra distancia con los pirómanos de la guerra civil (gracias, educación pública). Una vez lo entienden, y pasados unos días, me recomiendan cambiar el nombre. Utilizo estas pequeñas discusiones para lanzar píldoras ideológicas, hace soportable mantener la discusión infinidad de veces. Hay muchas webs con partidos de nombre similar, tampoco ayuda, pero eso es otra cosa.

Algo similar pasa con el anarquismo. Le sucede, en mi opinión, a Capella en el reciente comentario para el IJM. Se mezcla ¡ay! con la sempiterna discusión sobre el tamaño perfecto para sociedades anarquistas. Parece que cuando una sociedad llega a un determinado tamaño, necesita un gobierno que establezca un criterio sobre discusiones entre ciudadanos. Estoy absolutamente de acuerdo, excepto por el nombre. Lo que necesita es una administración central, y la diferencia entre ambos es por la imposición coercitiva de las decisiones que toma.

Un Estado toma decisiones absolutas, su decisión es ley. Tiene jurisdicción sobre la vida de las personas. Por tanto, establece castigos: hay un código penal e instituciones correctivas.

Una administración tiene jurisdicción sobre un territorio, y sus decisiones sólo son vinculantes en su ámbito de aplicación. Por tanto, carece de la posibilidad de privar de libertad o de arrebatar la propiedad privada de uno de sus miembros.

Este sencillo cambio nos pone de manifiesto la dificultad de la aplicación del castigo en una sociedad anarquista. Hay dos posibles: el exilio o la prisión domiciliaria. Ambos tienen la justificación de que la propiedad privada compartida decide impedir el disfruto del uso el uso a una persona. También el corte de suministro de servicios comunes, así como la peligrosa opción de la falta de atención por la empresa privada (comercios, autónomos…una especie de mobbing) con el fin de corregir comportamientos inadecuados.

¿Cómo forzar un exilio? ¿Es esto pena suficiente para un delito como el asesinato? ¿Deseamos los linchamientos públicos? Quizás son estas las cuestiones que más alejan a los profanos de nuestras opciones, porque no están, de forma práctica y ejemplar, resueltas. Casos como el de Liechtenstein, quizás el más similar a la propuesta, son unicornios poco reproducibles, en el corto plazo. Por tanto, se perciben como utópicos.

También comenta Capella la necesidad de una seguridad coercitiva. Hace poco escribía yo que la defensa del Estado anarquista no ha sido resuelta jamás en la práctica, e incluso la democracia americana ha sido, en gran parte, pervertida. Así que la defensa más importante es la educativa, esto se suele pasar por alto. Pero una vez superado esto (ahí lo llevas), la defensa terrenal es un tema no baladí.

No son pocas las ocasiones en las que imagino un final violento para filés sobresalientes. ¿Qué le impide al Estado detener a los miembros suficientes como para borrar la asociación de un plumazo? Incluso, sin violencia.

El reto es transgeneracional, porque sólo la educación lograra una sociedad estable donde la premisa sea la libertad individual. Es un terreno muy perdido, actualmente. Después, las generaciones educadas tendrán que ser elegidos gobernantes. Tendrán luego que poder llevar a cabo los cambios necesarios. Me vais a obligar a vivir muchos años.

Gerónimo PereaAcerca del autor: Gerónimo Perea

Soy gestor de patrimonio inmobiliario. Autónomo. Emprendedor. Multidisciplinar. Lo más importante, mi familia. Página personal

 

Más de Gerónimo Perea

Control de azafatas

La última cruzada de la censura feminista es la de las azafatas deportivas. A su juicio es denigrante el uso que se hace de...

La España que conozco

¿Cómo se puede hablar de la España que conozco, cuando siento que son tantas? Conozco la España imperial, la socialdemócrata, la ibérica, la dictatorial,...

Desasociarse del Estado

Otros antes que yo lo intentaron, y fracasaron. Intentaron divulgar la rebelión ante el robo que son los impuestos, como intentaron buscar formas de...
Vocabulario para incomunicar
5 (100%) 1 vote

No hay comentarios

Deja un comentario